Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Paavo Nurmi, el finlandés volador

Fue la primera gran estrella de los Juegos Olímpicos; en París 1924 ganó los 1500 y los 5000 el mismo día batiendo los récords del mundo con sólo una hora de descanso entre ambas pruebas

Sábado 10 de junio de 2017 • 22:01
SEGUIR
PARA LA NACION
0

La aparición de Paavo Nurmi (1897-1973) en los Juegos Olímpicos de Amberes 1920 rompió todos los moldes del atletismo.

El finlandés volador obtuvo en total 9 medallas de oro y 3 de plata e integra el selecto grupo de Larisa Latynina, Mark Spitz y Carl Lewis, sólo superados por el nadador Michael Phelps (18), como máximos ganadores de preseas.

Se dedicó de lleno al atletismo inspirado en Hannes Kolehmainen, otra de las grandes leyendas finlandesas de este deporte.

Fue uno de los primeros atletas en utilizar el cronómetro, porque creía que su verdadero rival era el tiempo, y no los demás competidores.

Debutó con 23 años en los Juegos de Amberes 1920, donde obtuvo el oro en los 10.000 metros y en las pruebas a campo traviesa (individual y por equipos) y una presea de plata en los 5000 metros. Ganó 12 medallas en tres Juegos distintos (9 de oro y 3 de plata)

En París 1924, logró su mejor performance: se convirtió en el primer atleta en conseguir cinco medallas de oro en una misma edición (1500, 5000, 3000 en equipos y las dos pruebas a campo traviesa). Se quedó con las ganas en los 10.000 metros porque los líderes del equipo de Finlandia no lo inscribieron, pues aducían que su salud podría verse afectada porque ya había competido en cinco pruebas.

Nurmi demostró que estaban equivocados: una vez en su país, corrió la distancia en 30m06s02/100, que se mantuvo como mejor marca durante casi 13 años. Cuatro años después, en Ámsterdam 1928, logró el oro en los 10.000 metros y la plata en los 5000 metros y 3000 con obstáculos.

No pudo continuar compitiendo en los Juegos Olímpicos. En la maratón de Los Ángeles 1932 (ganó el argentino Juan Carlos Zabala) esperaba cerrar su carrera atlética, pero lo acusaron de haber cobrado por competir en Estados Unidos. Entonces, ser profesional estaba vedado por el Comité Olímpico Internacional. En Helsinki 1952 recibió su merecido reconocimiento y ofició de último relevo de la Antorcha. Cuando falleció, a los 76 años, recibió funeral de Estado.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas