Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Aprender a programar como alternativa de inclusión social

Varias ONG y universidades ofrecen cursos cortos de programación para capacitar a jóvenes sin estudios universitarios y ayudarlos a entrar en el mercado laboral

Lunes 15 de junio de 2015 • 00:18
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Foto: Reuters

"Quería trabajar y sabía que en informática podía hacerlo rápidamente. Por eso, a los 19 años hice un curso de programación de tres meses de duración en la ONG ComunidadIT, y al terminarlo me propusieron varios empleos, aunque elegí uno en Softtek al que me había postulado a través de Internet", explica Gisela Quiroga, que hoy tiene 21 años y aún se desempeña en esta compañía de soluciones y servicios de tecnología, realizando tareas de desarrollo web y mantenimiento de aplicaciones. Al mismo tiempo, esta joven, que vive en Ciudad Evita con sus padres y hermanos, estudia Ingeniería en Informática en la Universidad de La Matanza.

"Varias empresas tecnológicas locales y ONGs capacitan a jóvenes para que puedan conseguir empleo en informática. No es para reemplazar a la universidad, sino una herramienta de inclusión social "

A través sus áreas de Responsabilidad Social Empresaria (RSE), varias empresas tecnológicas locales capacitan a jóvenes para que puedan conseguir empleo en este sector, que padece un déficit de profesionales. No es, claro, una opción para reemplazar la carrera universitaria sino, más bien, una herramienta de inclusión para sectores de la sociedad que desconocen a la informática como opción laboral o no tuvieron los recursos necesarios para acercarse a ella naturalmente.

También hay varias ONGs que imparten cursos gratuitos y cortos, como Comunidad IT: "no nos ocupamos de indigencia porque creemos que allí hay otros problemas que atacar previamente. Pero sí buscamos gente con trabajos precarios o cuyas familias reciben ingresos bajos. Además, apuntamos a personas que hayan terminado el secundario, porque necesitamos un nivel mínimo de capacidad lógica y no queremos que abandonen los estudios formales ante la posibilidad de conseguir trabajo calificado", explica Pablo Listingart, presidente de la institución.

Enseñar en lugar de regalar

"Actualmente estamos participando con varias ONGs mediante acciones en donde nuestros empleados se ofrecen como voluntarios para realizar tareas de programación, desarrollo o sistemas de capacitación, entre otras actividades. Además, contamos con un programa de capacitaciones gratis, que consiste en una serie de cursos de un mes sobre programación y procesos para acercar a los candidatos a su primera experiencia laboral -explica Constanza Suárez, Capability Director para Sudamérica Hispana de Softtek-. Al finalizar la cursada, los participantes realizan un examen y presentan de un proyecto especial. Aquellos que cumplan con los requisitos, ingresan a la empresa en carácter de aprendiz, bajo un sistema de mentoreo para acompañarlos en esta nueva etapa y posibilitar su integración dentro de la compañía".

"La iniciativa surgió por la necesidad de las escuelas técnicas de realizar prácticas en empresas para que los alumnos tengan un contacto directo con la profesión "

VEMN Sistemas es una empresa de ingeniería informática de 35 empleados ubicada en Ituzaingó, en la provincia de Buenos Aires, que impulsa el Proyecto GEMA, ganador del Premio Sadosky 2014 a la Inclusión Digital. Empresas de software participan en las prácticas profesionales que tienen que hacer los alumnos del último año de las escuelas técnicas, a través de empleados que se postulan voluntariamente para acompañar a estos estudiantes en su paso por el ámbito privado.

Daniel Laco, director ejecutivo de VEMN, comenta que esta iniciativa surgió de la necesidad que tienen las escuelas técnicas de realizar prácticas en empresas reales, para que los alumnos tengan un contacto directo con la profesión, y de la escasez de recursos humanos que tiene la industria Informática. "Además, realizamos charlas vocacionales para los estudiantes de tercer año, con el fin de que tengan más nociones al momento de elegir la especialidad de su orientación escolar", manifiesta.

Foto: Archivo / Telám

Microsoft también realiza acciones de RSE alineadas con la educación. Por ejemplo, su campaña #YoPuedoProgramar promueve el aprendizaje de programación entre jóvenes de 12 a 25 años. Los cursos (gratis, de corta duración) están disponibles en su página web y fueron diseñados en conjunto con organizaciones especializadas como Code.org, OIJ y Comunidad IT, entre otras.

"Muchos creen que la informática es para los nerds. Por eso esta campaña permite entender cómo funciona una computadora, y a partir de esto generar interés por la programación", explica Jorge Cella, Director de Tecnología y Ciudadanía Corporativa de Microsoft para Argentina y Uruguay. Hasta el momento, estos cursos fueron tomados por más de 140.000 chicos en la Argentina y más de 2 millones en América latina.

"Pero hay muchísimos jóvenes que no estudian ni trabajan. Frente a este panorama también apoyamos a organizaciones que imparten cursos de reparación de PC y otros relacionados, para que motiven a este segmento de la población", comenta Cella.

Es el caso de CILSA, que capacita para promover la inclusión y el uso eficiente de las tecnologías a personas con discapacidad y aquellas en situación de vulnerabilidad en las ciudades de Santa Fe, Rosario, Córdoba, Mar del Plata y La Plata. Entre otros temas, enseñan cursos básicos sobre herramientas informáticas como Word, Excel, Power Point e Internet y un curso avanzado, para quienes ya poseen conocimientos informáticos.

Paula Rossi, la coordinadora nacional de su programa de cecas y oportunidades, dice que han capacitado a 2793 personas: más del 60% tienen entre 16 y 30 años. Por su parte, Comunidad IT comenzó a operar en el 2012 y ha capacitado alrededor de 130 personas. "No realizamos capacitaciones masivas para poder brindar una educación de calidad que sirva para que los asistentes consigan trabajo", justifica Listingart.

"Tanto el Estado a nivel nacional como el gobierno porteño tienen campañas para facilitar el aprendizaje de programación "

En Fundación Equidad también hay una escuela de formación y capacitación técnica que funciona desde el año 2008 donde dictan cursos arancelados de reparación de PC, reparación de monitores LCD y redes informáticas, entre otros; la fundación también recibe donaciones de computadoras que a su vez reparte a institutos y asociaciones civiles.

Por otra parte, bajo el nombre Programá tu futuro, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ofrece cursos sin cargo que se toman a distancia a través de Internet para aprender a programar en seis lenguajes distintos. En tanto, Program.AR es una iniciativa del Estado Nacional para acercar a los jóvenes al aprendizaje de las Ciencias de la Computación y concientizar a la sociedad sobre la importancia de conocer estos conceptos a través de distintas actividades como foros y encuentros que se realizan en distintos puntos del país.

Los desafíos

El ejecutivo de VEMN destaca que el impacto de este tipo de acciones es muy importante para sumar a los jóvenes al mercado laboral en puestos menores: "como muestra, en el 2012 solo 2 alumnos del curso siguieron una carrera de informática. Luego de comenzar Gema en el 2013, 8 alumnos de 31 se inscribieron en una carrera afín. Al concluir el 2014 contamos con 16 de 37 alumnos que han decidido avanzar con algún estudio de informática".

"Durante 2013 el empleo en el sector creció, pero siguen sin cubrir unos 5000 puestos de trabajo "

"Lo difícil es llegar a la gente correcta, la que está en situación de vulnerabilidad y no sabe que están disponibles esta oportunidades para aprender e insertarse laboralmente", se sincera Cella. Al respecto, Quiroga comenta que se enteró de esta propuesta de Comunidad IT a través de publicidad que vio en Internet. "De un grupo de 10 alumnos, yo era la única mujer, y el más grande tenía 30 años. En todos los casos, el objetivo eran el mismo: capacitarse para trabajar, aunque los más chicos también los tomaban para darse cuenta de si les gustaba programar", relata.

"Los datos del último informe del Observatorio Permanente de la Industria del Software y Servicios Informáticos de la República Argentina (OPSSI) revelan que durante 2013 el empleo en el sector se incrementó: un 63% de las compañías manifestaron haber crecido en personal. A pesar de eso, el sector sigue contando con alrededor de 5 mil puestos de trabajo sin cubrir: desde jóvenes egresados de escuelas técnicas, hasta diseñadores gráficos, programadores o ingenieros, tienen oportunidades en la industria. La industria tecnológica es sumamente importante para el desarrollo social, desde la innovación, la infraestructura y las comunicaciones, hasta el desarrollo de aplicaciones, procesos y contenidos que puedan dar una respuesta a la demanda de otras industrias -explica José María Louzao, presidente de la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos (CESSI). Para esto es clave generar instrumentos de cooperación con el sector público y privado, fomentar la formación de recursos humanos calificados para la industria SSI e incentivar el estudio de carreras informáticas para que sean cada vez mayores los aportes que el sector pueda brindar para el desarrollo del país."

Esto, en un contexto nacional en el que el 80 por ciento de los estudiantes de informática abandona la cursada, según un informe de 2013 del Ministerio de Educación.

Las problemáticas están planteadas. Las soluciones que por su cuenta ejecutan las empresas tecnológicas y las ONG, también. "Estas iniciativas pueden ayudar a paliar una situación educacional deteriorada como la actual, pero el Estado es quien debe abordar una solución más integral para la juventud en general. Desde nuestra posición como ONG podemos ayudar a la sociedad, pero el impacto real que tenemos es muy bajo comparado con el que puede tener el aparato educativo formal en su totalidad", concluye Listingart.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas