Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La orquesta recuperada

SEGUIR
PARA LA NACION
Lunes 15 de junio de 2015
0

Orquesta Sinfónica Nacional / Director: Günter Neuhold / Solista: Xavier Inchausti, violín / Programa: Jan Sibelius: Concierto para violín y orquesta / Richard Strauss: Sinfonía Alpina / Centro Cultural Kirchner.

Con un concierto de memorable calidad, el viernes, en la sala La Ballena Azul, del Centro Cultural Kirchner, la Orquesta Sinfónica Nacional empezó una nueva vida. Durante los últimos cincuenta y tantos años, tuvo una existencia migratoria, porque debió resignarse a cuanto sitio parecía capaz de albergar una audición orquestal, en su mayoría totalmente inadecuados para tal operativo. Y, por cierto, sus conciertos no fueron especialmente favorecidos por la crítica.

¿Cómo una macroorquesta pudo transformarse tan radicalmente, de un día para otro, y sonar con la excelencia que se hizo evidente el viernes? La réplica natural es que, por fin, actuó en el ámbito indicado para su condición y categoría. Como sala, la "Ballena" es, por fin, el único auditorio apto de Buenos Aires. Su respuesta acústica es irreprochable. Este redactor no pudo descubrir sitios ciegos o disminuidos ni en sus bandejas altas ni en su platea. El revestimiento de madera devuelve los pianísimos, medios y fortísimos con la más equilibrada presencia. No acentúa brillos ni opaca y no se advirtieron resonancias o retornos parásitos.

Xavier Inchausti, estrella de la noche
Xavier Inchausti, estrella de la noche. Foto: CCK

Una sala de música orquestal no se improvisa en cualquier espacio. La Avery Fischer, de Nueva York, se vació totalmente, se dejó solo la cáscara exterior y se hizo de nuevo, porque no funcionaba como debía. La Berliner Philharmonie es una de las más brillantes medallas del arquitecto Hans Scharoun. Pero Dios sabe las mortificaciones que pasaron hasta disponer eficazmente las pantallas acústicas.

En una visita con Jorge D'Urbano al Concertgebouw de Amsterdam, este redactor compartió la extrañeza ante una sala con las paredes descascaradas por efecto de los bombardeos. Consultadas, las autoridades respondieron que esperarían a que las escamas cayeran solas, porque al tocarlas, tal vez podían alterar la acústica. Los primeros cuatro años del Colón fueron amargos. Se escuchaba mal. Pero sus arquitectos de entonces dijeron que cuando fraguaran los materiales todo quedaría solucionado. Parece que tenían razón.

En el espléndido palacio del Correo ya hubo cien años de espera para que los materiales concluyan su ciclo de maduración. La prueba de fuego la produjo, el viernes, el director alemán Günter Neuhold, con la Sinfonía Alpina, de Richard Strauss. Una orquesta agrandada a 123 instrumentistas y la demanda de máximo rendimiento, en una gama sonora que recorre la gradación íntegra de matices e intensidades, puso a la Sinfónica ante una experiencia riesgosa para cualquier organismo.

La Sinfónica salió brillantemente airosa del compromiso y la estrella fue el violinista argentino Xavier Inchausti, quien realizó una impecable ejecución y una versión de alto vuelo expresivo en el Concierto para violín, de Sibelius. Sin duda eligió uno de los conciertos del romanticismo de más difícil interpretación. Pero su criterio de no permitirse concesiones quedó claro cuando para el bis, tocó la "Ballade", tercera Sonata para violín sólo del belga Eugene Ysaye, de complejísima técnica, con una línea musical que no puede caerse o el impedimento de manierismos para disimular dificultades.

La orquesta liderada por Neuhold realizó un trabajo totalmente opuesto a la rutina y logró algo nada frecuente: la calidad y el retrato del sonido Sibelius. Una sala repleta, integrada mayoritariamente por jóvenes y adolescentes, aplaudió con entusiasmo trascendente, este programa de inflexible severidad.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas