Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un documento de China reavivó la polémica por la base de Neuquén

Un informe militar incluyó el espacio en la estrategia de defensa; hay inquietud en la oposición y en ámbitos militares

SEGUIR
LA NACION
Lunes 15 de junio de 2015
0

Un nuevo mensaje emitido desde Pekín volvió a poner en alerta a legisladores de la oposición y a referentes de las Fuerzas Armadas por el posible uso militar que podría tener la estación espacial que está construyendo China en 200 hectáreas de Neuquén que fueron concedidas a 50 años por el Gobierno.

Si el debate sobre el eventual uso militar de esa estación espacial giró hasta ahora en torno al secretismo con que fueron aprobados los convenios de ese proyecto sellados entre Cristina Kirchner y Xi Jinping, el paper que emitió el 26 de mayo pasado la Oficina de Información del Consejo de Estado chino abonó nuevas sospechas y más polémica.

En un informe sobre la estrategia militar de China que Pekín distribuyó a la prensa de ese país y que consta de seis capítulos, se dio a entender que "la fuerza aérea se esforzará por cambiar su enfoque de la defensa aérea del territorio tanto en defensa como en ataque". Y planteó la intención de "construir una fuerza de defensa del espacio aéreo como una estructura que puede cumplir con los requisitos de operaciones aerotransportadas, la proyección estratégica y el apoyo integral" para la defensa. El texto es sinuoso y ambiguo. Está escrito en inglés y habla de la defensa aérea, pero no menciona directamente la estación de Neuquén, aunque añade un concepto defensivo del espacio aéreo y lo que allí se realice.

En Neuquén avanzan las obras de la estación espacial china
En Neuquén avanzan las obras de la estación espacial china. Foto: Archivo

El documento de China al que accedió LA NACION contempla un capítulo dedicado a la seguridad nacional; otro sobre "misiones y tareas estratégicas de las fuerzas armadas de China"; un apartado sobre la "línea estratégica de defensa activa"; el capítulo IV habla de "construcción y desarrollo de las fuerzas armadas de China"; el V apartado, de la "preparación para la lucha militar", y el VI capítulo, sobre "cooperación militar y seguridad".

En uno de sus párrafos relevantes el paper sostiene que "el espacio exterior se ha convertido como dominante en la competencia estratégica internacional". Y añade que "los países afectados están desarrollando sus fuerzas e instrumentos espaciales y han aparecido los primeros síntomas de militarización del espacio ultraterrestre".

Si bien el texto señala que "China ha defendido el uso pacífico del espacio exterior y se opuso a la militarización de la carrera armamentista en el espacio exterior", también aclara que Pekín "se mantendrá al tanto de la dinámica del espacio exterior, frente a las amenazas de seguridad y los desafíos en ese dominio para asegurar sus activos espaciales y servir a su desarrollo económico y social del país para mantener la seguridad en el espacio ultraterrestre".

El área de prensa de la embajada de China en Buenos Aires no amplió detalles sobre el tema ante consultas de LA NACION y se limitó a enviar el mismo documento de estrategia militar china. También se aclaró que en otras oportunidades el embajador Yang Wanming negó cualquier posibilidad de un uso militar de la estación espacial de Neuquén.

La estación terrestre china será operada por China Satellite Launch and Tracking Control (CLTC), una entidad cuyo director es el general Zhang Youxia, que ocupa ese cargo por su condición de jefe del Departamento General de Armamentos del Ejército Popular de Liberación (EPL), el nombre que todavía conservan las fuerzas armadas chinas. Zhang es uno de los 11 miembros de la Comisión Militar Central del PC chino, presidida por Xi Jinping.

Según supo LA NACION de fuentes académicas confiables, Zhang también es director del Science and Technology Committee (STC), a cargo de la innovación tecnológica de armamentos, otra entidad que participa en el programa de modernización de misiles de corto alcance hasta los ICBM (intercontinentales), incluyendo aquellos con capacidad para transportar ojivas nucleares.

Críticas en reserva

Oficiales y académicos vinculados con las Fuerzas Armadas de la Argentina mostraron en reserva su preocupación ante el documento de defensa que acaba de emitir China. "En el texto se deja en claro que el conflicto por el espacio aéreo parece ser claramente una amenaza a futuro para China y un elemento más de la guerra cibernética", expresó un asesor de las Fuerzas Armadas. La misma fuente aclaró que si bien la antena aérea que China instalará en Neuquén no tiene aparente uso militar, está claro que "podrá transformarse en un elemento del espacio para la transmisión de información sensible". Para China, el ciberespacio se convirtió en un pilar del desarrollo económico y un nuevo campo de la seguridad nacional.

Desde la oposición hubo un llamado de alerta luego de la lectura del nuevo documento de China y sumaron más polémica a la que se desató tras la aprobación en el Congreso de los convenios para la instalación de la estación espacial que constan de dos anexos secretos.

El jefe de bloque de diputados de Pro, Federico Pinedo, presentó un proyecto de declaración que exige al Gobierno que antes de la habilitación y posesión de la planta "negocie un anexo al acuerdo de la estación espacial con China en donde conste la prohibición de uso de las instalaciones para cualquier aplicación de tipo militar, bajo pena de rescisión automática" del convenio.

Desde el radicalismo, el jefe de bancada de Diputados, Mario Negri, dijo a LA NACION que "todas las dudas que había por el uso que China le dará a la base espacial de Neuquén ahora se agravan con el documento público del Ministerio de Defensa chino, donde reconoce la relación que tiene la investigación espacial con el desarrollo militar chino para la defensa".

Desde el massismo también hubo llamados de atención. El asesor en política exterior del Frente Renovador Sebastián Velesquén explicó que, "en el momento en que se compruebe que China decide utilizar la estación de Neuquén para fines militares u otros fines, debemos dar por terminado el convenio". También desde el massismo, la asesora en temas de defensa del diputado Francisco de Narváez, Natalia Gambaro, dijo a LA NACION que "hoy no hay hipótesis de conflicto de China en la región de América del Sur, pero hay que seguir muy de cerca el tema de la estación en Neuquén y darle la mayor transparencia posible por el eventual uso militar que se le quiera dar".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas