Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cristian "Cholo" Castelo: "Nos manejamos como un grupo de rock"

La voz de Quiero 24, que con su humor mordaz y sus tangos propios se destaca en la escena, celebra sus diez años de historia

Viernes 19 de junio de 2015
SEGUIR
LA NACION
0

Estoy sin luz, cantando solo en el laburo, esperando a que alguien me llame por teléfono", cuenta el "Cholo" Castelo como si estuviera escribiendo en el momento la letra de un próximo tango. Son diez años como cantor del grupo Quiero 24, una rara avis del género que emergió en la zona sur. Medio Valentín Alsina está sin luz en este invierno gris. El cantor y ex blusero está en su taller de serigrafía en absoluta soledad: otra postal suburbana que podría entrar en su repertorio de tangos nuevos. Pero no está de bajón, sino todo lo contrario. La banda que completan Maximiliano Zenarola (violín), Laura Genlote (guitarrón), Alejandro "El Zurdo" Alustiza (guitarra) y Gonzalo "Pucho" Rodríguez (bandoneón) cumple una década y lleva su celebración al CAFF, el templo del tango nuevo, creado por la Orquesta Fernández Fierro.

Para Cristian Castelo, "El Cholo", como lo conocen sus amigos, hay mucho para celebrar. Siguen vivos con una banda de tangos que canta sus propios temas. Vendieron seis mil copias de los simples de su último disco, Las viejas son mejores. Y lograron un estilo -humor mordaz y social- que los diferencia de sus compañeros de ruta dentro de la nueva escena tanguera. "Hoy me di cuenta de que hay muchas cosas que duran menos de diez años, así que eso es un triunfo -dice con su particular optimismo-. Por eso, a nosotros siempre nos gusta festejar los cumpleaños de la banda. En este recital nos podemos dar el lujo de tocar en el CAFF, que es como llegar a Cemento para nosotros. El otro día mis amigos de Alsina que paran en la esquina les decían a todos: «Hay que ir porque tocan en el Cemento del tango». Es un show que lo preparamos dos meses antes y eso está bueno. ¡Llegamos!", cuenta el Cholo con esa voz aguardentosa que recuerda a Pappo y que va perfecta para sus tangos barriales "Pompeya no duerme" y "La milonga del tachero".

Después de una década intensa en la floreciente escena tanguera y creando espacios como el Festival de Tango en Valentín Alsina, el cantante remueve en su memoria para recordar la génesis del grupo. "El tango fue lo que nos juntó. En esa época yo cantaba en una banda de blues y rock y me arruiné la voz. Me acuerdo de que hablaba como Sabina y tuve que empezar con una profesora de canto. Ahí me encuentro con compañeros que eran todos guitarristas y percusionistas que cantaban folklore y tango y todo eso me encantó, no lo conocía. Lo mío siempre fue el rock. Ahí descubrí un mundo nuevo."

-¿Cuándo surgió la idea de hacer temas propios?

-Cuando empezamos con el grupo veíamos que en el circuito se cantaban siempre las mismas cosas hasta que conocimos a Juan Vattuone, La Chicana y El Tape Rubín. Todos ellos venían de los 90 haciendo tangos propios y pensamos, "¿por qué no se hacen tangos ahora?" Lo que todos cantaban eran tangos del 50. Fue entonces cuando apareció una necesidad de escribir y de hacer nuestras canciones.

-¿Qué te sorprendió cuando conociste la escena del tango?

-Para mí tenía similitudes con el under del rock, pero lo que más me sorprendió fue la hermandad entre los grupos de la misma generación. En el rock cada uno hacía la suya. Además, con el tango era más simple, podías tocar en cualquier lado. Nosotros con una banda de rock nos la pasábamos ensayando para conseguir una fecha al mes. Con el tango podías salir a tocar directamente en una plaza o en un bar.

-¿Cuál es la diferencia entre Quiero 24 y otros grupos de la escena actual?

-No nos consideramos una orquesta, sino que somos una banda de tango y nos manejamos como un grupo de rock. No es un cantante al que lo acompañan los demás. La banda es lo que pesa, como en La Renga o Las Pelotas. Tenemos esa impronta, pero dentro del tango. Lo otro son las letras. En la manera que decimos las cosas hay un guiño a capusottear los tangos. Hay cosas muy cómicas del ambiente y las reflejamos. En un momento hasta nos habían puesto dentro de una escena de tangos bizarros, pero ahora cada uno está haciendo su estilo. Grupos de nuestra época como Juan Serén, El Quinteto Negro La Boca o La Vidú fueron creando su estética, aunque crecimos parejo. Creo que en unos años se va a ver el fruto del laburo del tango en estos primeros diez años.

Quiero 24

Tangos barriales y nuevos

CAFF, Sánchez de Bustamante 764.

Mañana, a las 22.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas