Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mapas cooperativos de cobertura celular

SEGUIR
LA NACION
Sábado 20 de junio de 2015
0

Los smartphones son capaces de hacer algo que es al mismo tiempo genial y escalofriante: enviar estadísticas a terceros sin que nos demos cuenta. Aplicaciones como Waze (hoy en manos de Google) emplean este método para guiarnos por el camino menos congestionado, advertir sobre accidentes de tránsito y demás.

Una de las cosas más sorprendentes de Waze es que informa cuán rápido (o lento, en general) marcha el tránsito por la ciudad. La pregunta es: ¿cómo puede saberlo? Simple: la app corre en un celular que tiene GPS, y el GPS puede medir la velocidad a la que el receptor se está moviendo. Por extensión, sabe la velocidad a la que los vehículos están trasladándose. El resto es difundir el dato a todos los que estén conectados a la red de Waze. Por obvias razones, cuantos más coches emitan dichas estadísticas, más precisa será la información.

Hay muchos proyectos colaborativos de esta clase, y en varias categorías. La técnica se conoce como crowdsourcing (no confundir con crowdfunding) y el otro día, en un almuerzo en el que sólo pretendíamos hablar de bueyes perdidos, me enteré de una aplicación de lo más interesante. Varias, en realidad.

Señales en un mapa

¿Qué ocurriría si el teléfono enviara la intensidad de la señal y otros datos de ese orden desde cada lugar donde nos encontramos? Exacto, se podría crear un mapa de cobertura celular que, como en el caso de Waze, se iría volviendo cada vez más preciso a medida que se sumaran muestras y teléfonos. Existen varias compañías que hacen esto, y una de ellas es argentina.

La inglesa OpenSignal (http://opensignal.com) es la veterana del rubro y también posee una app para recabar estadísticas de los sensores de temperatura, humedad y presión de los smartphones más nuevos, con lo que compila un mapa del estado del tiempo; se llama WeatherSignal y, como OpenSignal, está disponible para Android y iOS (iPhone, iPad). El mapa de cobertura de OpenSignal se puede ver en el teléfono o en el sitio Web y discrimina por operador (Claro, Movistar, Personal) y por tecnología (2G, 3G y 4G). La app ofrece asimismo un medidor de velocidad de descarga y subida de datos. Todas estas funciones están presentes, con más o menos suerte, en las otras apps de su tipo.

MyMobileCoverage (www.mymobilecoverage.com), por ejemplo, ofrece un mapa que se visualiza en el teléfono y requiere registrarse con una dirección de correo electrónico. No está mal, pero me pareció inoportuno –y no pude desactivarlo desde la configuración, a pesar de que existía la opción–que encendiera la pantalla toda vez que salía de una zona de cobertura de 3G, algo demasiado frecuente en Buenos Aires. Eso, sumado al uso del GPS, se devoró la batería.

Otras dos de este tipo son Coverage Mapper (www.coveragemapper.com) y Cell Phone Coverage (http://webcoveragemap.rootmetrics.com). Con algunos pequeños factores diferenciales, informan más o menos todas lo mismo.

Como adelanté hay una compañía argentina trabajando en este rubro, Iquall Networks, con su app The Coverage Project (www.thecoverageproject.org). Hace básicamente lo mismo que las otras, pero en este caso tuve la oportunidad de hablar con sus creadores y enterarme de unos cuantos detalles detrás de la escena.

Marcos Sitz, uno de los fundadores de Iquall, me contaba que estas aplicaciones móviles son gratis para el usuario, pero detrás hay un modelo de negocios bastante simple: su compañía, como las otras, ofrecen datos y servicios avanzados a la industria de la telefonía celular. "Ofrecemos a los operadores y los entes reguladores de cada país información más detallada y también otros parámetros específicos, como por ejemplo los que conciernen a la calidad de la red de datos", me explicó.

Sitz enumeró los puntos por tener en cuenta tanto para que la app funcione como para que los datos obtenidos sean fidedignos. Entre otras cosas ("dejando de lado algunas muy técnicas", me aclaró), hay que considerar: "Que la app no te coma la batería en 3 minutos; que no sea invasiva; que no le robe al usuario datos que no está dispuesto a dar; que la información que te entregue sea de una calidad y cantidad interesantes (por ejemplo, ¿de qué sirve si tenés toda la noche el teléfono en la mesa de luz y obtenemos 1000 muestras iguales del mismo punto de la red?), y que la información que nos mande no consuma mucho ancho de banda del usuario".

Le pregunté si el "que no sea invasiva" tiene que ver con la privacidad. Sitz me respondió que sí, pero que además la app no debe interferir cuando querés hacer otra cosa, es decir, debe quedar en segundo plano molestando lo menos posible. "Y relacionado con el punto anterior –me dijo–, que no consuma recursos para que no se vea afectada la duración de la batería. Por ejemplo, si no usás el teléfono, la app está dormida. Si no te movés de posición, también está dormida."

Me dio asimismo detalles sobre cómo opera internamente el sistema y, con eso, cuán sutil es la línea que divide el crowdsourcing de la invasión a la privacidad del usuario. "La idea –resumió– es que el dispositivo sea un tester remoto de calidad de red. Lo que vos hagas con el teléfono es tu historia. Lo que sí necesitamos saber es la posición geográfica del dispositivo, pero a nuestro servidor donde se procesa la información sólo llegan los datos de que en tal coordenada hay tal o cual parámetro de señal, calidad de acceso a Internet, tipo de cobertura (2G, 3G, LTE), etcétera. No sabemos quién mandó los datos, ni qué hizo antes o después de que eso sucediera". Se lee entre líneas que es posible abusar de la información que las apps toman del teléfono del usuario. Sitz es categórico al respecto: "Nosotros nos hemos comprometido públicamente a no hacer uso de esa información".

Para el resto de nosotros, estas apps son interesantes, si cuentan con suficiente masa crítica para que el mapa sea fidedigno (y cada una podría serlo más o menos, según su región de origen), para averiguar dónde hay cobertura para hablar o, en el otro extremo, para datos 4G. Se me ocurre, por experiencias algo amargas, que puede ayudar en el momento de lidiar con el soporte técnico. O antes de una travesía en la que podríamos quedarnos sin señal de celular.

Detalles técnicos

También le pregunté a Sitz por qué en su sitio la intensidad de la señal celular se expresa en algo llamado ASU, en lugar de usar dBm (https://es.wikipedia.org/wiki/DBm). Me dijo: "Tradicionalmente, las mediciones de intensidad de señal se hacían en dBm, un parámetro técnico que es correcto según la tecnología de que la que se trate. Hay casos donde tenés muy buena intensidad de señal, pero también mucho ruido, por lo que la comunicación no funciona, mientras que en otras tecnologías esta relación señal/ruido no afecta en lo más mínimo las llamadas.

"En nuestro caso, lo que mostramos en los mapas indica el nivel de señal promedio en cada punto de la red medido en Arbitrary Strenght Units [https://en.wikipedia.org/wiki/Mobile_phone_signal#ASU]. Mediante este indicador se puede visualizar el nivel de señal obtenido en cada región, promediado sobre las distintas muestras tomadas, y detectar las zonas que requieren mejorar su cobertura.

"La unidad de medida ASU, definida en la especificación técnica 27.007 del Instituto Europeo de Estándares de Telecomunicaciones (versión 8.5.0, sección 8.5 Signal quality +CSQ), permite determinar la potencia de la señal independientemente de la tecnología en cuestión."

Permisos y privacidad

Abajo se listan los permisos que piden las apps de mapeo de cobertura celular que probé esta semana. Algunos son obvios: si van a construir un mapa, necesitarán conocer tu ubicación. Otras son más oscuras. Ocurre que Android organiza los permisos en bloques, de modo que el desarrollador no puede tomar uno aislado, sino que debe escoger el conjunto donde ese permiso se encuentra. Por eso es tan complicado a veces establecer si una app está solicitando demasiadas concesiones.

Por ejemplo, "Identidad" y "Fotos/archivos multimedia" hacen falta para poder compartir una imagen del mapa en las redes sociales, según me explicó Sitz. Por otro lado, para saber si las muestras desde una misma coordenada provienen de uno varios dispositivos, deben usar un permiso que se encuentra dentro de un bloque que incluye los datos de las llamadas. Mete miedo, pero no les queda opción, si quieren obtener información precisa.

En cambio, hay permisos que sugieren un uso menos inocente. "Otras apps piden el permiso ‘Historial de aplicaciones y del teléfono’ –me dijo Sitz– porque luego venden esa información a los departamentos de marketing de las empresas. Es arriesgado compartir eso, si lo que querés es mantener tu privacidad, y desde el punto de vista de obtener la información de cobertura no es un permiso que haga falta."

En el listado de abajo se observa que dos de las 5 apps que probé esta semana solicitan ese permiso en particular: Cell Phone Coverage y My Mobile Coverage. En cambio Coverage Mapper y The Coverage Project, piden autorizaciones razonables. Open Signal, una de las dos que más me gustaron (la otra es la de Iquall), solicita también permiso para acceder al teléfono y los SMS; en principio no veo por qué necesita enviar, leer, o ver el historial de las llamadas y los mensajes de texto. My Mobile Coverage también trata de acceder al teléfono.

Actualización: la gente de OpenSignal se puso en contacto ayer conmigo para aclararme por qué su app pide acceso al teléfono y a los SMS. "Con respecto a las autorizaciones que la app solicita, lo que sucede es que los permisos que nos permiten crear la página de Estadísticas (donde se muestra la cantidad de datos usados y de llamadas realizadas) aparecen en el kit de desarrollo Android junto con aquellos de acceso a los SMS y contactos. Sin embargo, no accedemos al contenido de los mensajes de los usuarios ni a su lista de contactos. Lo que sí hacemos (que es lo que se ve en la página de Estadísticas) es contar las llamadas realizadas y los mensajes enviados. Pero los permisos que necesitamos para hacer esto, Google Play los incluye en la misma categoría que aquellos requeridos para acceder a los SMS/contactos." Siendo así, se encuentran en una situación semejante a la que Sitz me comentaba sobre The Coverage Project.

El detalle de los permisos de cada una de las apps que estuve probando, en orden alfabético:

Cell Phone Coverage

Historial de aplicaciones y del dispositivo

Ubicación

Fotos/archivos multimedia/archivos en general

Información sobre la conexión Wi-Fi

Identificación del dispositivo y datos de llamadas

Coverage Mapper

Identidad

Ubicación

Fotos/archivos multimedia/archivos en general

Identificación del dispositivo y datos de llamadas

My Mobile Coverage

Historial de aplicaciones y del dispositivo

Ubicación

Teléfono

Fotos/archivos multimedia/archivos en general

Información sobre la conexión Wi-Fi

Identificación del dispositivo y datos de llamadas

Open Signal

Contactos

Ubicación

SMS

Teléfono

Fotos/archivos multimedia/archivos en general

Información sobre la conexión Wi-Fi

Identificación del dispositivo y datos de llamadas

The Coverage Project

Identidad

Ubicación

Fotos/archivos multimedia/archivos en general

Información sobre la conexión Wi-Fi

Identificación del dispositivo y datos de llamadas

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas