Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ganarían más impulso las causas en su contra

En la justicia tucumana creen que el caso Ledo podría ahora avanzar

Miércoles 24 de junio de 2015
SEGUIR
PARA LA NACION
0

SAN MIGUEL DE TUCUMÁN.- Con el retiro del jefe del Ejército, César Milani, podría cobrar mayor impulso la causa por la desaparición del conscripto riojano Alberto Ledo, ocurrida en 1976, en esta provincia, que lo tiene como imputado.

Así lo entienden en los tribunales federales locales, donde se sustancia el expediente, que fue iniciado en 2007 y se encuentra paralizado desde hace más de tres meses en la Cámara Federal de Apelaciones de Tucumán.

"A los fines legales, la situación de Milani sigue siendo la misma, porque nunca tuvo fueros que impidan su llamado a indagatoria. Sin embargo, es evidente que ahora la Justicia podrá actuar sin la presión que implicaba llevar adelante una investigación contra unos de los funcionarios más poderosos del Gobierno, que tenía a su cargo el aparato de inteligencia", dijo una fuente judicial consultada por LA NACION.

En diciembre del año pasado, el fiscal Carlos Brito le requirió al juez federal de Tucumán, Daniel Bejas, que cite a declarar a Milani, a quien acusó de haber falsificado el acta en la que se hizo figurar a Ledo como "desertor", con la supuesta finalidad de cubrir su secuestro y asesinato en manos del gobierno de facto.

Pero en febrero de este año el magistrado rechazó el pedido argumentando que "no existen por ahora motivos bastantes para endilgarle (a Milani) el carácter de sospechoso de haber cometido un delito gravísimo", que justifique su llamado a indagatoria.

Un mes después, en marzo pasado, Brito y la familia Ledo recurrieron esta decisión del juez ante la Cámara Federal de Apelaciones, donde la causa se encuentra frenada debido a que falta resolver incidentes previos, como las impugnaciones planteadas por la defensa de Milani contra el propio Brito y contra el fiscal general Gustavo Gómez.

Cuando desapareció, Ledo cumplía con el servicio militar obligatorio en el Batallón de Ingenieros en Construcciones 141 de La Rioja, que en mayo de 1976 había sido desplegado en territorio tucumano. La última vez que sus compañeros lo vieron fue el 17 de junio de ese año, cuando salió a realizar un recorrido en la zona de Monteros, 50 kilómetros al sur de esta capital, junto al entonces capitán Esteban Sanguinetti, que fue el único que regresó.

Por considerarlo presunto autor del secuestro y posterior asesinato de Ledo, el juez Bejas procesó y le dictó prisión preventiva a Sanguinetti.

Otras acusaciones

Milani también enfrenta una causa por el secuestro y tortura de Ramón Olivera y su padre, que quedó hemipléjico a raíz de los tormentos recibidos en una cárcel de La Rioja, en un hecho ocurrido en 1977. Según la denuncia, Milani y otras siete personas habrían secuestrado al padre de Olivera de su casa, tras lo cual lo trasladaron a una cárcel riojana, donde fue torturado, y tres días después lo dejaron "tirado" en la puerta de su vivienda, de donde se llevaron a su hijo Ramón Alfredo.

No son los únicos frentes judiciales que empañan el futuro del ahora ex jefe militar: la Justicia también investiga a Milani en una causa por presunto enriquecimiento ilícito. Y la oposición, además, acusó al militar de montar un aparato de inteligencia prohibido por la ley.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas