0

Anconetani: historia de una pasión familiar

Adolfo C. Martínez
0
2 de julio de 2015  

Anconetani (Argentina/2015) / Dirección y montaje: Silvia Di Florio y Gustavo Cataldi / Guión: Gustavo Alonso y Silvia Di Florio / Fotografía: Gustavo Cataldi / Música: Mintcho Garramonne / Distribuidora: Cepa / Duración: 62 minutos / Calificación: apta para todo público / Nuestra opinión: muy buena

Calidez y recuerdos. Sobre la base de ambos elementos transita este documental que habla de un hombre que, a los 91 años, sigue la tradición familiar de construir acordeones. Por su lúcida memoria se recrea la única fábrica de esos instrumentos musicales fundada por su padre, Giovanni Anconetani, a principios del siglo XX, quien había nacido en Loreto, Ancona, una región italiana especializada en la construcción de acordeones. Nazareno, el menor de cinco hermanos, es quien narra la historia comenzada por su progenitor llegado a la Argentina como representante de los famosos acordeones Paolo Soprani. Al dejar de venir las piezas importadas para armar estos instrumentos como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial, Giovanni funda aquí su propia fábrica de acordeones.

Nazareno, quien heredó el oficio, recrea frente a la cámara su artesanal manera de trabajar y la magia de sus relatos. Por ese taller que encierra la magia de la tarea diaria de un Anconetani siempre sonriente, que no deja un solo día de elaborar con sus manos los más difíciles artilugios de la fabricación de acordeones, pasan Raúl Barboza, Chango Spasiuk y Tarragó Ros.

Los directores Silvia Di Florio y Gustavo Cataldi lograron un film emotivo que es, a la vez, un homenaje a los inmigrantes que dedicaron su pasión y su trabajo a construir un patrimonio y una identidad cultural.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.