Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Larreta ganó por 20 puntos, pero deberá disputar el ballottage con Lousteau

El candidato a jefe de gobierno de Pro obtuvo el 45,6% y tendrá que enfrentar el 19 de julio al postulante de ECO; el FPV, representado por Recalde, quedó en tercer lugar, mientras que Zamora desplazó a Bregman de la cuarta posición

Lunes 06 de julio de 2015
SEGUIR
LA NACION
0
Rodríguez Larreta, en el centro, flanqueado por Macri y Michetti durante los moderados festejos de Pro, en Costa Salguero
Rodríguez Larreta, en el centro, flanqueado por Macri y Michetti durante los moderados festejos de Pro, en Costa Salguero. Foto: Silvana Colombo

Horacio Rodríguez Larreta, candidato de Pro a jefe de gobierno porteño, triunfó ayer en las elecciones de la Capital por una rotunda diferencia de 20 puntos sobre su rival más inmediato, Martín Lousteau, de Energía Ciudadana Organizada (ECO). No obstante, el resultado no le alcanzó para evitar la segunda vuelta electoral, que enfrentará a ambos candidatos el 19 de este mes: escrutado anoche el 92,7% de las mesas, Rodríguez Larreta reunía el 45,6% de los votos, mientas que Lousteau, el 25,6%.

El candidato de ECO confirmó anoche que no se bajará de la compulsa y que le dará batalla a su competidor de Pro dentro de dos semanas. "Todos los porteños decidieron que habrá ballottage. ¡Con el ballottage ganamos todos!", exclamó un Lousteau exultante, quien resaltó que, con los resultados de ayer, su espacio político quedó consagrado como segunda fuerza política en la Capital al desplazar al Frente para la Victoria de ese lugar. En efecto, el escrutinio provisional arrojaba anoche un 21,7% de los votos para el candidato kirchnerista, Mariano Recalde, que se ubicó tercero.

Cuarto en el podio se situó Luis Zamora, con casi el 4% de los votos. Su desempeño fue mejor que en las primarias, ya que logró desplazar a la candidata del Frente de Izquierda de los Trabajadores (FIT), Myriam Bregman, que anoche obtenía el 3,1% de los sufragios.

En Pro, aun con lo contundente del triunfo en su bastión electoral, los festejos fueron moderados; es que, pese a que el desafío era difícil y así lo admitían, algunos albergaban la esperanza de cruzar la barrera del 50% de los votos para evitar el ballottage. Esto finalmente no ocurrió. Además, Rodríguez Larreta perdió casi dos puntos respecto de lo que cosechó su partido en las elecciones primarias del 26 de abril pasado. En aquella oportunidad el partido de Mauricio Macri reunió el 47,9% de los votos, sumadas las boletas de Rodríguez Larreta y de Gabriela Michetti.

"El kirchnerismo es el pasado"

Aún así, Macri se mostró eufórico durante los festejos. Investido en su traje de candidato presidencial, el líder de Pro aprovechó el triunfo porteño para ensayar un duro discurso contra el gobierno kirchnerista. A él le achacó el pretender instalar una sensación de triunfo anticipado con vistas a las próximas elecciones.

"El Gobierno está preocupado por instalar que ya ganaron y que nosotros queremos volver al pasado; no es verdad, ellos son el pasado, porque gobernaron durante 25 años y cumplieron muy poco de lo que prometieron", acusó.

Rodríguez Larreta, en tanto, evitó hablar del ballottage. "En las urnas hubo una demostración de un gran trabajo en equipo. Venimos bien, pero sabemos que hay mucho para hacer", admitió.

En el búnker del Frente para la Victoria predominaban las caras largas pese a los cánticos y las sonrisas de compromiso. Aunque el kirchnerismo porteño creció tres puntos respecto de las primarias de abril pasado, lo cierto es que Recalde bajó seis respecto de lo que obtuvo Daniel Filmus en 2011, en la primera vuelta electoral.

Esta sangría de votos se reflejará en la próxima Legislatura. El Frente para la Victoria perderá cuatro bancas y la segunda minoría del cuerpo; el frente ECO ganó cinco escaños, mientras que Pro perdió uno.

La de ayer no fue, en efecto, una jornada demasiado feliz para el Frente para la Victoria, que prefirió exaltar el resultado del plebiscito en Grecia, en donde triunfó el no al plan de austeridad propuesto por el Fondo Monetario Internacional (FMI). Lo hizo Recalde al subir anoche al escenario con el peso de la derrota a cuestas, y la presidenta Cristina Kirchner, quien ignoró el resultado en la Capital y elogió lo sucedido en Grecia.

En los otros distritos

En rigor, el "superdomingo" electoral que se vivió ayer en distintos puntos del país no deparó demasiadas alegrías para el kirchnerismo: de los cuatro distritos donde se realizaron elecciones, el Frente para la Victoria perdió en tres.

En Córdoba,el Frente para la Victoria salió tercero y muy lejos de los dos primeros. Pese a las expectativas de la Casa Rosada, su candidato a gobernador, Eduardo Accastello, cosechaba anoche el 18% de los votos, mientras que Oscar Aguad (Juntos por Córdoba) reunía el 33,5% y el delasotista Juan Schiaretti (Unión por Córdoba) -quien asomaba como el ganador de la compulsa-, el 38% de los sufragios. En las semanas previas a la elección, el kirchnerismo se jactaba de que saldría segundo.

En La Pampa, el peronista antikirchnerista Carlos Verna se impuso en elecciones internas sobre su rival Fabián Bruna, que responde a la Casa Rosada. En Corrientes, las elecciones legislativas locales daban como claro ganador al frente opositor liderado por el radicalismo.

En la única provincia donde el oficialismo festejó anoche fue en La Rioja, donde el kirchnerista Sergio Casas se atribuyó el triunfo sobre el radical Julio Martínez. Hacia allí partió el candidato presidencial del Frente para la Victoria, Daniel Scioli, quien llamó a la unidad del peronismo. En esta oportunidad, empero, no hizo mención al ex presidente Carlos Menem.

Los porteños ya tuvieron otras segundas vueltas

El ballottage que encararán Horacio Rodríguez Larreta y Martín Lousteau el 19 de julio próximo no es el único que habrán protagonizado los porteños en la reciente historia política. En los comicios de 2000, Aníbal Ibarra le ganó a Domingo Cavallo la jefatura de gobierno porteño con el 49,3% de los votos contra el 33,2% y, según la ley, debían ir a segunda vuelta, ya que ninguno había superado el 50% de los votos. Pero finalmente el ex ministro de Economía de Menem desistió de ir a ballottage.

No ocurrió lo mismo en 2007, cuando Mauricio Macri sacó el 45,6% de los votos contra Daniel Filmus, que obtuvo el 23,7% en primera vuelta. En el ballottage, Macri obtuvo el 60,9% de los votos, contra 39% de Filmus. En 2011 se dio un escenario similar: Macri logró el 47% contra el 27,7% de Filmus. Y en la segunda vuelta el líder de Pro logró 64,2% de los votos y Filmus, el 35,7%.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas