Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Galerías de Buenos Aires: la lucha por sobrevivir a los shoppings

Los pasajes comerciales explotan su valor histórico y artístico; otros orientan su oferta a tribus y productos de diseño

Miércoles 08 de julio de 2015
SEGUIR
LA NACION
0
Hay galerías que luchan por  sobrevivir al avance de los shopping, con  alto valor patrimonial, piezas de arte en su interior, fueron adoptadas por tribus urbanas, reductos de diseño y emprendedores. Foto: LA NACION / Daniel Jayo
Hay galerías que luchan por  sobrevivir al avance de los shopping, con  alto valor patrimonial, piezas de arte en su interior, fueron adoptadas por tribus urbanas, reductos de diseño y emprendedores. Foto: LA NACION / Daniel Jayo
Hay galerías que luchan por  sobrevivir al avance de los shopping, con  alto valor patrimonial, piezas de arte en su interior, fueron adoptadas por tribus urbanas, reductos de diseño y emprendedores. Foto: LA NACION / Daniel Jayo
Hay galerías que luchan por  sobrevivir al avance de los shopping, con  alto valor patrimonial, piezas de arte en su interior, fueron adoptadas por tribus urbanas, reductos de diseño y emprendedores. Foto: LA NACION / Daniel Jayo
Hay galerías que luchan por  sobrevivir al avance de los shopping, con  alto valor patrimonial, piezas de arte en su interior, fueron adoptadas por tribus urbanas, reductos de diseño y emprendedores. Foto: LA NACION / Daniel Jayo
Hay galerías que luchan por  sobrevivir al avance de los shopping, con  alto valor patrimonial, piezas de arte en su interior, fueron adoptadas por tribus urbanas, reductos de diseño y emprendedores. Foto: LA NACION / Daniel Jayo

De alto valor patrimonial, con piezas de arte en su interior, adoptadas por tribus urbanas, reductos de diseño y emprendedores, las galerías comerciales de Buenos Aires todavía ofrecen alternativas válidas para compras y paseos, aunque algunas cayeron en el olvido, mientras enfrentan el auge de los shoppings.

El dúo que conforman el pasaje Libertad y la Rue des Artisans, en Recoleta. Los negocios under, de tatuajes, moda punk, surfer y skater, de la Bond Street, en Santa Fe al 1600. La bien mantenida Galería San José, en Flores, con los frescos de Castagnino, Policastro y Urruchúa recuperados. La Galería Güemes, en Florida al 100, con sus mármoles traídos de Italia, próxima a cumplir 100 años. Son algunas de una treintena que integran un universo disímil y que lograron mantenerse vigentes.

Según recordó Fabio Grementieri, arquitecto especializado en preservación y patrimonio, las primeras galerías construidas como pasajes que atraviesan manzanas aparecieron a fines de 1800 y principios de 1900 en la zona de la Avenida de Mayo y la peatonal Florida.

En los años 40, las Pacífico inauguraron la moda de los murales en galerías, que se reprodujo en la Santa Fe (Santa Fe 1600) en 1953 y en la San José (Rivadavia al 6800) en 1956, recordó el profesor de la Universidad Di Tella.

Ya para entonces había sido sancionada la ley de propiedad horizontal, por lo que muchos edificios y torres empezaron a ensamblarse sobre galerías. Sobre las avenidas Santa Fe, Cabildo y Rivadavia proliferó este tipo de galería comercial.

En el centro porteño, el pasaje Roverano (Avenida de Mayo 560, con salida por Hipólito Yrigoyen) y su historia centenaria se abren ante los ojos de quien lo visita. Inaugurado en 1878 en estilo neoclásico, hoy convive con el vértigo del corazón financiero e institucional de la ciudad. Los comerciantes allí instalados aprendieron a aggiornarse. Como Antonio Aranda, que desde 1978 se hizo cargo junto con su socio René Maniac de la Cerrajería Ramilo, que funciona en las góndolas centrales del Roverano. "Primero trabajábamos para oficinas y domicilios particulares. Luego incorporamos a los grandes bancos. Hoy, son nuestros principales clientes", contó Antonio.

El Roverano también intenta atraer turismo mediante el llamado Circuito Papal: la peluquería Romano, que funciona sobre Avenida de Mayo, era la elegida por el entonces cardenal Jorge Bergoglio.

Los administradores de la Galería Güemes, el señorial complejo de la calle Florida que incluye un pasaje comercial con locales y góndolas, cuatro edificios, un teatro en el subsuelo y un mirador con vista de 360 grados, trabajan desde hace 10 años en la restauración de diversos sectores y tesoros del conjunto arquitectónico diseñado por el arquitecto Francisco Gianotti para llegar al centenario, que se cumplirá en diciembre próximo, en pleno resurgimiento. Hoy se observa una vida comercial activa en la galería y empieza a llegar el turismo por el atractivo del reinaugurado mirador.

La Galería del Este, con entradas por Florida y por Maipú, vivió su esplendor en los años 60, con varios locales dedicados al arte, las artesanías, bares y librerías. Solía visitarla Jorge Luis Borges y firmó ejemplares en la sede de la librería La Ciudad. Hoy, el acceso desde Florida fue recuperado por una cadena de hoteles e invita, luminoso, a ser transitado. Pero el peatón que ingresa por Maipú ve una serie de locales vacíos, en torno de la tradicional pérgola central, a media luz.

Con otra morfología, a cielo abierto, el pasaje Libertad (Libertad 1240) y la Rue des Artisans (Arenales 1239), que solían ser una misma estructura, gozan de buena salud. Conviven en ellas diseñadores de moda, decoradores, restauradores, artistas y arquitectos, en un entorno de patios que recuerdan a París y a La Toscana italiana. "Primero fueron caballerizas, los caballos recorrían el pasaje. Luego se utilizó como vivienda, tipo conventillo. Hasta que en 1980 conformamos un consorcio y fijamos reglas de conservación y uso. Trabajamos con gente del barrio", explicó el restaurador Fernando López, del pasaje Libertad.

En otras galerías se repite un denominador común: la captación de tribus urbanas. El ícono del grupo es la Bond Street, que ya nació en 1963 como un espacio para los jóvenes que no encajaban en los perfiles comerciales mayoritarios. Nunca perdió ese perfil. Hoy, es permanente el movimiento de consumidores de tatuajes, body painting, piercings y moda alternativa.

Varias galerías de la avenida Cabildo, entre el 2000 y el 2400, en Belgrano, replican -sin deslumbrar- la oferta de tatuajes, moda alternativa y productos vintage, entre locales de rubros diversos.

En la misma cuadra de la Bond Street, la galería Santa Fe tiene como principal atractivo los frescos pintados por el maestro Raúl Soldi y otros artistas de la época. Las paredes con venecitas y rejas de hierro forjado completan la ornamentación que caracterizaba el momento de la inauguración, en 1953.

"Estoy desde hace cinco años. Vine atraído por el arte y por lo que significó la galería. Creo que debería estar más explotada", dijo Ricardo Lopreste, un peluquero y armador de pelucas que se formó en el Teatro San Martín y luego peinó a famosas como Susana Giménez y Liza Minelli.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas