Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Por día se roban 7000 celulares en la Argentina

Son cifras que publicó la Cámara de Agentes de Telecomunicaciones Móviles, que reflejan un incremento del 15 por ciento respecto a 2014; por su parte la Asociación GSMA ubica al país al tope del ranking en la región, con unos 6500 de terminales robados

SEGUIR
LA NACION
Lunes 13 de julio de 2015 • 16:15
El robo de celulares creció un 15 por ciento, de acuerdo a cifras publicadas por la Cámara de Agentes de Telecomunicaciones móviles de la Argentina
El robo de celulares creció un 15 por ciento, de acuerdo a cifras publicadas por la Cámara de Agentes de Telecomunicaciones móviles de la Argentina. Foto: Reuters
0

Con precios que superan los 10.000 pesos, los teléfonos móviles se convirtieron en el blanco predilecto de los delincuentes en situaciones de arrebatos en el transporte público o en la calle. Y cuanto más modelos y prestaciones tienen los dispositivos móviles, las cifras de robos no paran de crecer.

A la fecha, en la Argentina se roban 7000 celulares por día según un reporte de la Cámara de Agentes de Telecomunicaciones Móviles de Argentina (CATEMA), un incremento de un 15 por ciento respecto al anterior informe publicado en 2014.

El número se asemeja al reporte publicado por la Asociación GSMA, con unas 6500 unidades robadas por día en la Argentina, y un 35 por ciento de las víctimas son menores o adolescentes. Asimismo, señala que estas cifras se ubican al tope del ranking de América latina: Colombia se ubica en segundo lugar con 2700 terminales robados por día, seguido por Brasil con 2500 y Ecuador con 1400.

En la Argentina, el valor estimado del negocio que deriva del robo de celulares es de aproximadamente unos 30.000.000 de pesos mensuales, aunque estas cifras son parciales y no incluye al mercado informal ligado al desbloqueo y liberación de equipos. A su vez, desde CATEMA señalan la falta de stock como una de las causas que impulsaron esta actividad delictiva, que lleva un promedio de 10 a 15 terminales por robo a cada local de venta de telefonía móvil.

La radiografía se completa con la línea de equipos Samsung como los teléfonos más robados, seguidos por el Moto G de Motorola y algunos modelos de LG. Por su parte, las aseguradoras redujeron sus coberturas o incrementaron el costo mensual del seguro.

Si bien existen diversas iniciativas y proyectos de ley a nivel local que buscan abordar este problema, por el lado de los fabricantes recién comenzaron a implementarse algunas medidas que buscan frenar este tipo de actividades delictivas.

Las operadoras, por su parte, impulsan el uso de bases de datos de IMEI (International Mobile Equipment Identity) un número único que identifica a cada terminal móvil y que permite su posterior bloqueo de la red móvil ante la denuncia de un usuario.

Esta opción suele ser insuficiente, ya que existen circuitos informales que permiten el desbloqueo de terminales robados. Ante este panorama, los fabricantes comenzaron a implementar una modalidad que permite inutilizar el dispositivo móvil a pedido del usuario.

A mediados del año pasado, Apple implementó la opción Kill Switch desde la versión iOS 7 en sus dispositivos móviles, mientras que Google hace lo mismo desde la actualización a Android Lollipop. Microsoft también promete lo mismo para los smartphone con Windows Phone. La iniciativa tomó impulso tras una norma del estado de California, que exige a los fabricantes a implementar esta función desde julio de 2015.

Al margen de inutilizar los teléfonos móviles, los usuarios también cuentan con herramientas sin costo alguno que permiten rastrear un dispositivo y eliminar de forma remota la información almacenada. Los equipos con iOS de Apple, Android de Google, Windows Phone de Microsoft y BlackBerry poseen estas funciones de forma predeterminada, junto a otros servicios y aplicaciones, gratis y con costo, disponibles en las tiendas de aplicaciones.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas