Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Analizan sacar a los 70 argentinos varados en Potosí con un avión Hércules

Reclamos piqueteros tienen la ciudad tomada y dejaron atrapados a turistas argentinos, que denuncian que se están quedando "sin plata y sin comida"; piden que el tema se traten hoy cuando se reunan Cristina Kirchner y Evo Morales por acuerdos de energía

Miércoles 15 de julio de 2015 • 15:15
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Los 70 argentinos atrapados en Potosí están perdiendo la batalla contra los nervios. Los distintos piquetes distribuidos por las calles no dejan entrar a nadie a esta ciudad boliviana, pero tampoco salir. El paro total llevado a cabo por los manifestantes amenaza el suministro de comida de esta fría ciudad del altiplano, donde las temperaturas a menudo bajan los cero grados.

La solución del conflicto parece difícil: los manifestantes sólo aceptan al presidente Evo Morales como interlocutor, y el mandatario boliviano comienza hoy su visita protocolar en la Argentina, donde tiene previsto reunirse con su par, Cristina Kirchner , para sellar acuerdos de energía.

Son 70 los argentinos varados en esta ciudad del altiplano boliviano
Son 70 los argentinos varados en esta ciudad del altiplano boliviano. Foto: Diario El Potosí
"Hace frío y nos estamos quedando sin comida y sin plata (Maricarmen García) "

Por eso, el plan que aún están delineando entre el consulado argentino en Villazón, la Embajada, la Cancillería y el ministerio de Defensa , podría contemplar el envío de un avión Hércules al aeropuerto de Potosí. El problema es que los argentinos atrapados en la sitiada Potosí no tienen cómo llegar al aeropuerto.

Maricarmen García vive en Río Negro, pero ahora está hospedada en el hotel La Moneda, en Potosí, junto a su marido y su hijo de 9 años. "La estamos pasando muy mal. Hace mucho frío, estamos comiendo mal y no dormimos bien -cuenta nerviosa-. En Buenos Aires parece que no toman dimensión de lo que es esto. No tenemos más plata y acá no funcionan las tarjetas ni los bancos", narra.

"No es que hay un piquete, hay miles. Uno cada 100 metros. Y cada uno responde a su propio líder. Unos 33 tucumanos quisieron irse de la ciudad y no los dejaron. A un turista francés lo atacaron", relata en diálogo con LA NACION.

"Nadie tiene el control de la ciudad. ni el gobierno, ni la policía ni los manifestantes (cónsul argentino en Villazón) "
El conflicto entre los manifestantes y el gobierno amenaza con recrudecerse, en medio de acusaciones cruzadas de ambos lados
El conflicto entre los manifestantes y el gobierno amenaza con recrudecerse, en medio de acusaciones cruzadas de ambos lados. Foto: Reuters

Personal de la Cruz Roja también quiso pasar y no lo logró, al igual que Juan Taccetti, cónsul argentino en Villazón, en la frontera con Jujuy, que no pudo hacer los 343 kilómetros que lo separan de Potosí. A 90 kilómetros de la entrada de la ciudad lo detuvo el primer retén.

"Nadie tiene el control. Ni el gobierno, ni la policía, ni el Comité Cívico ni los manifestantes", relata Taccetti. "A partir de Vitichi la carretera está bloqueada con piquetes, púas, escombros y piedras. Al auto que venía adelante le pincharon las dos cubiertas. Sin mediar palabra", narró el cónsul a este medio, quien aseguró que se está haciendo "todo lo posible" por ayudar a los argentinos varados.

"No está confirmado, pero una idea es enviar un avión Hércules que los lleve desde Potosí hasta el aeropuerto de San Salvador de Jujuy", contó. Sin embargo, resta ver el problema de llevar a los argentinos atrapados en la ciudad hasta el aeropuerto, ya que no puede pasar ningún vehículo.

"Nos cruzaron un auto, nos rodearon y tuvimos que salir huyendo (Maricarmen García) "

"Es cierto que los manifestantes sólo son violentos con quienes andan en auto, y que la gente de allí se ha acostumbrado a moverse a pie para salir de la ciudad, pero las familias nos han contado que tienen niños, y hasta algunos mayores que no pueden caminar ni 300 metros" confesó, y aseguró que tanto desde el gobierno boliviano como desde las autoridades locales de Potosí les han prometido toda la colaboración disponible.

PIDEN UNA SOLUCIÓN URGENTE A EVO MORALES Y CRISTINA KIRCHNER

En 2011, Cristina Kirchner y Evo Morales inauguraron el gasoducto Juana Azurduy, en Yacuiba, Bolivia
En 2011, Cristina Kirchner y Evo Morales inauguraron el gasoducto Juana Azurduy, en Yacuiba, Bolivia. Foto: Fabián Marelli

"Ya soy la telefonista del hotel. Sólo nos llaman a nosotros", dice Maricarmen, quien atiende el teléfono directamente. Tanto ella, como su marido y los dos matrimonios cordobeses alojados allí están con problemas de salud, por la altura.

"Mi marido ya se descompuso dos veces", describe, y cuenta que justamente entraron a la ciudad por que su hijo Donato sufría del apunamiento. "No teníamos ni idea de lo que pasaba, nos encontramos con un piquete y les pedimos por favor que nos dejen entrar a la ciudad a buscar un hospital, pero pensábamos que solo era un piquete. Pero después empezaron a aparecer otros, y pudimos pasar dos, rogando ayuda, hasta que en el tercero nos rodearon. Nos cruzaron un auto y tuvimos que salir huyendo", enfatiza.

"Ojalá Cristina y Evo aprovechen y lo arreglen para que podamos volver a casa (Maricarmen García) "

Manifiesta que hablaron con uno de los dirigentes del Comité Cívico Potosinista -una de las organizaciones que nuclea a los manifestantes- y que les dijeron que iban a poder salir de la ciudad, pero que ellos no controlaban los piquetes.

"Por lo que escuché, acá están reclamando hace 19 días, por obras que el gobierno les prometió y nunca cumplió. Que algunos fueron caminando hasta La Paz durante 12 días, Evo Morales no los atendió y ahí decidieron cortar todo", explica Maricarmen, quien rogó que, aprovechando la visita del presidente boliviano a Cristina Kirchner, se trate el tema entre ambos mandatarios.

"Necesitamos una solución urgente. La estamos pasando muy mal", ruega.

UN CONFLICTO DE DIFÍCIL SOLUCIÓN

En 2011, el presidente Evo Morales le tomó juramento a Carlos Romero y a Claudia Peña como ministro de Gobierno y de Autonomías, respectivamente
En 2011, el presidente Evo Morales le tomó juramento a Carlos Romero y a Claudia Peña como ministro de Gobierno y de Autonomías, respectivamente. Foto: EFE

Medios bolivianos informan que las diferencias entre los manifestantes y el gobierno de Evo Morales se agudizan. Desde el Comité Cívico solo aceptan a Morales como interlocutor y no a ninguno de sus ministros ya que, dicen, les han mentido en otras ocasiones y no han cumplido las promesas de obra pública.

Johnny Llally, líder del Comcipo, aseguró que van a esperar el retorno de Evo Morales, para dialogar en La Paz. Los manifestantes reclaman el cumplimiento de 26 puntos que incluyen plantas hidroeléctricas, hospitales, un puente internacional en Villazón, rutas, un aeropuerto y varias fábricas, además de mejoras en energía, minería, salud y educación.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, calificó el lunes a la movilización de tener un interés "político y golpista", y advirtió que el gobierno está abierto a dialogar "en el lugar y la fecha que los manifestantes designen".

"Una movilización de estas características requiere de financiamiento, una logística, requiere todo un aparato y bueno, Comcipo, tiene que decir de dónde viene eso", cuestionó el viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Alfredo Rada.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas