Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El centro porteño, imposible para transitar: choferes de la línea 60 protestaron en el Obelisco y está parado el subte C

Los colectiveros marcharon por el microcentro hasta el Ministerio de Trabajo; Metrodelegados interrumpen el servicio del subte que conecta Retiro y Constitución

Jueves 16 de julio de 2015 • 12:55
0
Sorpresivo paro de la línea C de subtes
Sorpresivo paro de la línea C de subtes. Foto: LA NACION / Soledad Aznarez

Al paro sorpresivo de la línea C de subte, que conecta las cabeceras Retiro y Constitución, se sumó esta mañana una nueva protesta de los colectiveros de la línea 60 en el Obelisco.

Según informó Metrovías, la medida de fuerza llevada a cabo, desde antes de las 9, por la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP) es "sorpresiva".

La concesionaria del servicio denunció que el sindicato "impide la incorporación de un empleado de limpieza en el taller Constitución por no ser afín a su gremio".

Desde el sindicato rechazaron el argumento de la empresa y dijeron que la línea está paralizada por una lesión que sufrió un pasajero.

"Yo soy el responsable del paro en la línea C", aseguró en una entrevista radial el delegado Néstor Segovia, y apuntó: "Esto empezó porque se accidentó un pasajero. El tren iba apretado, se rompió un vidrio y se lastimó. Paramos porque queremos que la empresa se retracte y diga la verdad".

Según la Unión Tranviarios Automotor, Segovia y otros 14 compañeros se habrían tirado sobre las vías para impedir que salieran las formaciones. "Están en contra de que ingrese a la empresa el hijo de un trabajador jubilado y que es miembro de la UTA", dijo a este diario Hugo Barrios, miembro del consejo directivo del sindicato.

El paro generó quejas de los usuarios que se enteraron del paro al momento de subir a los trenes. En las redes sociales no tardaron en propagarse mensajes de los pasajeros en contra del paro.

Momentos de tensión se vivieron en la cabecera de Retiro, que conecta con los ferrocarriles Mitre, San Martín y Belgrano, cuando algunos usuarios comenzaron a gritar y aplaudir exigiendo el restablecimiento del servicio.

En Constitución, donde también está la estación del tren Roca, LA NACION registró largas filas de usuarios para tomar colectivos. Antes, al ver que las formaciones no salían, reaccionaron insultando y golpeando a los trabajadores, e incluso se rompieron vidrios de algunas formaciones. Hasta el mediodía, los accesos a la estación continuaban cerrados y sólo entraba y salía personal de la Policía Metropolitana.

LA LÍNEA 60 Y UN NUEVO PARO

Trabajadores de la línea 60 de colectivos cortan la 9 de Julio a la altura del Obelisco
Trabajadores de la línea 60 de colectivos cortan la 9 de Julio a la altura del Obelisco. Foto: LA NACION / Soledad Aznarez

La línea 60 de colectivos seguía hoy paralizada en medio de una interna gremial y acusaciones cruzadas entre choferes y la empresa Monsa, mientras los conductores realizaron durante la mañana una marcha desde el Obelisco a la sede del Ministerio de Trabajo de la Nación.

"Vamos a marchar a la sede de la avenida Alem 650 porque queremos ser convocados y formar parte de la mesa de diálogo, después de la conciliación obligatoria tramposa que dictó Trabajo, acordada entre la UTA y la empresa", dijo el delegado Esteban Simonetta.

La jueza federal María Servini de Cubría ordenó el martes prohibir la circulación de todas las unidades de la línea 60 hasta tanto se cumpla una pericia técnica e impidió el ingreso de toda persona al predio de la cabecera del barrio porteño de Constitución desalojado la noche anterior por 70 policías.

El conflicto, que lleva más de 20 días, se agudizó durante esa jornada con una marcha con corte en uno de los accesos al puente Pueyrredón, donde los trabajadores insistieron en denunciar un "lock out patronal" y reclamaron la reincorporación del personal despedido.

Con la colaboración de Valeria Musse

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas