Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En vacaciones de invierno, el arte es el mejor plan para los chicos

Al margen de las salidas tradicionales, se abren este año actividades más originales y educativas, que incluyen desde experimentaciones con el arte óptico en la muestra de Polesello hasta una sala de juegos antigua

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 19 de julio de 2015
0

No es una novedad que el arte puede ser una salida ideal. Siempre lo es para los chicos, aunque ahora hay novedades. Más allá de la tradicional visita guiada y su consiguiente taller de libre expresión, hay muestras para grandes que pueden interesarles especialmente: un rinoceronte gigante, exposiciones interactivas, ilustradores infantiles y no tanto, robots, arte plumario, arte óptico, museos con jardín y galerías de arte con rayuelas de luz. El itinerario se completa con talleres que, sólo en esta temporada alta de paseos, le escapan a la consigna de la clase de plástica y proponen ser arquitectos, directores de cine, crear robots, instrumentos musicales, muñecos y dispositivos ópticos. Dos semanas pueden quedar cortas.

"La creatividad en las actividades tiene que ver con poder seguir ofreciendo a los museos como una opción cultural para el entretenimiento y la educación. La competencia hoy es muy grande con otras formas tecnológicas y más espectaculares", dice María José Herrera, directora del Museo de Arte de Tigre (MAT), que inaugura su Atelier, un espacio ambientado como una sala de juegos de principios del siglo XX donde se exponen juguetes y fotos antiguas. El Museo Nacional de Bellas Artes también adaptó un espacio especial para talleres educativos, y espera con animales tallados en madera (hay un tremendo cocodrilo), máscaras y arte plumario en la muestra Tekoporã.

Federico Bacher pensó en los grandes y la ecología, y modeló un rinoceronte de cinco metros de largo que apenas cabe en la sala 11 en el Centro Cultural Recoleta. La escultura de 750 kilos de yeso se puede acariciar, los chicos pueden sentarse sobre sus patas o mirarle los ojos, que brillan negros, apenas abiertos. "Es un animal muy dulce", dice. Hay que ver las caras de los chicos cuando lo descubren.

Los reflejos de la obra de Rogelio Polesello fascinan en Malba
Los reflejos de la obra de Rogelio Polesello fascinan en Malba. Foto: PRENSA

Un artista trabajando es de por sí todo un espectáculo. A pocos metros del rinoceronte, la artista Isabel Peña instaló su taller, por lo que se la puede ver en acción a toda hora. "La muestra es child friendly", asegura. Tanto, que el martes 21 entre las 15 y las 17, invita a los chicos a hacer con ella y con Janinne Wolfsohn una escultura con cinta de papel, inspirados en sus pinturas, en las que siempre hay perros. "Los niños son grandes maestros del aquí y ahora", señala.

Para chicos más grandes, FAN, la muestra de Nora Lezano en Cronopios, repasa la historia del rock nacional en retratos intimistas de sus más grandes figuras: Cerati, Charly, Spinetta. Y si ya están inscriptos en las redes sociales, conocerán a @ElTopoIlustrado, la entrañable creación del dibujante Cristian Turdera y el filósofo Tobías Schleider, que se exhibe en la Galería Mar Dulce (Uriarte 1490), junto con otros artistas de este espacio siempre de amplio espectro, como las escenas de princesas de Marta Vicente, ilustradora de varios libros infantiles.

Otro hit del mismo género será Visión diurna, una muestra en el Centro Cultural General San Martín de Isol, Marisol Misenta (premio Astrid Lindgren 2013), ilustradora, escritora, cantante y compositora. Promete personajes corpóreos, videos y mucha de su magia: destellos de tinta fluorescente, collages para reinventar el Abecedario, murales de deseos, oráculos que darán respuestas gráficas, figuras imantadas para jugar, y talleres gratuitos de ilustración, el 21-26 y 28-7, a las 16. "También habrá animaciones basadas en los libros y un espacio oscuro para iluminar dibujos... ¡Son como 6 muestras en una!", invita Isol.

En el Museo de Calcos y Escultura Comparada Ernesto de la Cárcova (España 1701) hay hermosos jardines, y una muestra de calcos de piezas clave de la historia de la escultura en interacción con piezas contemporáneas, como los imponentes transformers de tela de Tadeo Muleiro, los enanos de jardín de Esteban Álvarez y los ekekos de Leo Chiachio y Daniel Giannone. "Es una muestra que a los chicos gusta mucho, no sólo por nuestras obras, sino también por los calcos gigantes que son un flash para ellos. Son increíbles sus comentarios cuando ven el David de Miguel Ángel", dicen Chiachio y Giannone.

Robots que dibujan retratos de modelos vivos, un avatar que imita los movimientos de un bailarín en tiempo real, una instalación del creador de efectos especiales de X-Men, el Señor de los Anillos, Star Wars y Matrix y un robot que actúa como si fuera un actor integrarán desde el sábado próximo la exposición de Inteligencia Artificial en el Centro Cultural Borges. La Fundación Telefónica y el Museo de Arte Moderno se inclinan también por robótica, con talleres. Verse deformado o multiplicado a través de los acrílicos de Rogelio Polesello en el Malba será también una buena experiencia. El recorrido para familias termina con un taller donde experimentar efectos ópticos con diferentes filtros de color.

Hay espacios específicos para vincular a los chicos con el arte, que exceden la estación. ETRA es un proyecto educativo de Cecilia Garavaglia y Mariano Vilela -curadora y artista-, que brinda talleres creativos como arquitectura, diseño de indumentaria y origami. Otro caso es Ojitos, la galería de arte contemporáneo para chicos que dirige Solange Guez, que preparó talleres y waffles para sus visitantes. Otra galería que pensó en los vacacionantes es PS Gallery, que los espera con cortos animados, obras kinéticas, audiovisuales e interactivas de la muestra Fantazia (Perón 690). Ahí, Javier Bilatz dibuja en el suelo obras de luz, que cambian cuando el espectador se mete en ellas (o salta como en una rayuela).

El Parque de la Memoria (Av. Costanera Norte Rafael Obligado 6745) invita a llevar rollers, bicicleta, monopatín y picnic, para recorrer sus catorce hectáreas de sol y río, y a través de pistas ir descubriendo sus esculturas, los martes y jueves a las 14. Pero para entrar a ver Volátil Felicidad, la muestra sobre la performance en los años 90, conviene dejar a los chicos afuera. Siempre es bueno verificar que el contenido de las obras no sea demasiado fuerte.

Más itinerarios creativos

Arte sonoro y sin pincel

En el Macba (Av. San Juan 328), hay talleres todos los días, a las 15. Arte con caramelos, globos y papeles de colores, retratos, investigaciones sonoras y un taller para armar un sistema solar de plastilina

Instrumentos musicales

Taller coordinado por Gustavo Agosti en el Museo Luis Perlotti (Pujol 644), el 31-7, a las 15. También habrá talleres de reciclado de papel (2-8, a las 15) y de creatividad sustentable (29-7, a las 16). Costo: $ 50

Cine y artefactos

En el Moderno (Avenida San Juan 350), hay un taller de cine, al que hay que llevar cámara de fotos, celular o tablet (para chicos de 6 a 13 años, con un adulto); los jueves 23 y 30 julio, a las 17. Otro hit, el Taller Artefacto de electrónica creativa para chicos de 7 a 16 años (martes, a las 11, y miércoles, a las 15)

Performance

En la Casa del Bicentenario hay espectáculos musicales, teatro, narrativa, cine y talleres. También performance apta todo público (Mr. Miguelius) acerca de la creación del sonido, en la que público y artista sonorizan una película de animación (el 23 y el 26 de julio, y el 2 de agosto, a las 15.30, en Riobamba 985)

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas