Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Maschwitz invita a pasar el día

Tres mercados y paseos de compras, incluyendo uno formado íntegramente por containers reciclados, terminan de redondear un buen programa de fin de semana

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 02 de agosto de 2015
0

Ubicada estratégicamente entre countries y barrios cerrados como Nordelta, la zona del Nuevo Cazador, Septiembre o Aranjuez, a partir de 2000 Ingeniero Maschwitz se instaló cada vez más como nuevo polo gastronómico, ecológico y cultural del corredor norte de Buenos Aires. El kilómetro 44 de la Panamericana se transformó en un flamante centro comercial con bares, restaurantes, sushi club, pubs, casas de decoración y anticuarios concentrados alrededor del Paseo Mendoza, el Mercado de Maschwitz y el shopping de Diseño Quo Container Center. Una fórmula que combina oferta gourmet, conciencia ecológica e inclinación artística.

El recorrido por esta zona pujante del Partido de Escobar puede comenzar por la calle principal, Villanueva, que conduce al área más antigua y tradicional de esta ciudad con alma de pueblo (si bien Maschwitz abada de cumplir su primer centenario, fue declarada ciudad sólo en 1984). Allí puede visitarse la plaza principal Emilio Mitre y la Iglesia Parroquial San Antonio de Padua, construida en 1912 por la devoción de los primeros italianos que se instalaron en la zona a comienzos del siglo XX.

En una de las esquinas de la plaza no hay que perderse la Bibliocabina (www.facebook.com/bibliocabina), una antigua caseta de teléfono inglés completamente reciclada que ahora funciona como biblioteca popular. Basta pedir la llave en la heladería Conti, ubicada justo enfrente, y retirar en préstamo cualquier libro en forma gratuita.

Foto: LA NACION

La calle principal comprende una área comercial de unas diez cuadras custodiada por antiguas casas inglesas de fines del siglo XIX y principios del XX, cuando trabajadores británicos se instalaron en los alrededores de la estación del ferrocarril. Entre plátanos y casonas, callejas de tierra y arena, se accede a la estación de tren, donde por estos días se realizan trabajos para poner en marcha el nuevo Ferrocarril Mitre Central, el tren rápido que uniría Buenos Aires con Rosario.

Al llegar a la calle Mendoza (Ruta P 26) por fin ingresamos al nuevo polo gastronómico y de diseño de Ingeniero Maschwitz, que reúne en apenas cinco cuadras el Mercado Maschwitz, el shopping de diseño Quo Container Center y el Pasaje Mendoza.

"Desde 1995, muchos jóvenes profesionales, arquitectos y abogados decidieron dejar la ciudad para trasladarse con su familia a esta zona. Este grupo fue el que comenzó a abrir los primeros locales sobre la calle Mendoza con una fuerte impronta ecológica. Al poco tiempo, los empresarios comenzaron a ver la veta comercial del corredor y surgió el proyecto de crear un nuevo centro comercial que concentrara restaurantes de primera línea, locales de anticuarios, indumentaria, arte y diseño", explica Sebastián Cabral, guía de turismo que organiza salidas por Maschwitz, desde capital, y además es vecino de la zona.

La movida comenzó en 2000 con el Pasaje Mendoza, un paseo construido íntegramente en madera, vidrio y chapas, que se fue ampliando cada vez más y hoy cuenta con 36 locales y un teatro para 150 personas. El foco está puesto en el arte -hay estudios de música, talleres, un negocio que vende juguetes de madera, shows al aire libre-, y también cuenta con una interesante propuesta gastronómica.

Con el auge de la zona, en 2011 se inauguró el Mercado de Maschwitz, construido con materiales de demolición, chapas acanaladas, empedrados, herrajes y maderas de antiguas casonas de Buenos Aires. Como una galería a cielo abierto al estilo de otras del partido de la costa como Cariló o Mar de las Pampas, la mayoría de los locales derivaron en restaurantes construidos en madera, donde abundan los objetos vintage, los vitreaux y los carteles antiguos.

Con reminiscencias de los viejos conventillos de La Boca, también hay muchos locales de anticuarios que ofrecen reliquias a costos bastante inferiores a los de San Telmo.

La tríada se completó a fines del año último con la inauguración del Quo Container Center, el más nuevo de los paseos, un original shopping de diseño construido con 60 containers en desuso traídos desde el puerto de Buenos Aires. En total, el Quo tiene tres pisos donde se distribuyen 26 oficinas y locales comerciales de marcas de indumentaria femenina y masculina para adultos y chicos. También hay otros rubros como peluquería, inmobiliaria, estudio de arquitectura, y diversas tiendas de diseño para el hogar. La oferta gastronómica incluye ocho bares y restaurantes de sushi, comida italiana, pizza gourmet y parrilla. Siempre con la ecología y el reciclado como punto de partida, los locales se abastecen de electricidad por paneles solares y energía de bajo consumo.

Al caer la tarde, el paseo puede prolongarse por la RN 9 y la RP 25 hacia Belén de Escobar, a escasos 6 kilómetros de Maschwitz, donde puede visitarse el Jardín Japonés inaugurado en 1969, donado por la comunidad nipona radicada en el lugar.

"Los jardines japoneses representan el cosmos, el universo. Si uno lo mirara desde arriba, es una montaña de agua que fluye hacia los diferentes estanques. Hay piedras, peces, nenúfares, lotos y juncos. Estos jardines se utilizan también para explicar el ritmo de la vida. Si uno mira el entorno de los estanques descubrirá piedras de un mismo tamaño y otras considerablemente más grandes: son las dificultades que cada cual debe sortear en su camino, ya que según esta cultura sin obstáculos no hay plenitud. Los peces de colores representan la virilidad y la fuerza. Nadan contra la corriente como el salmón, siempre esforzándose para llegar a la montaña de agua. Caminen por los caminos más difíciles, que según dicen los japoneses traen suerte y buena fortuna", explica Cabral.

Al final del recorrido, siguiendo por la RP 25 camino a Pilar, aguarda la fábrica de cerveza artesanal Barba Roja y su restaurante temático Bucanero, ubicado justo frente a la entrada de Temaikén, que recrea un barco gigante con una inmensa vela desplegada en su interior. De estilo industrial completamente reciclado en madera, allí se organizan visitas guiadas para conocer el proceso de elaboración de la cerveza y degustar sus mejores variedades. ß

Datos útiles

Dónde comer: dentro del Mercado Maschwitz, Shukran, comida árabe. En Quo, Container Bar. Y entre Quo y el Mercado se encuentra Jordan's Irish House, un bar y restó irlandés recomendable.

Tour: la agencia Ayres Viajes ofrece un recorrido de medio día por lo mejor de Maschwitz. Próxima salida, en septiembre. La salida cuesta 354 pesos. Más información, www.ayresviajes.com.ar

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas