Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La nueva propuesta de una dupla tan sensible como exitosa

La actriz María Merlino y el director Diego Lerman estrenan ¿Cómo vuelvo?, una nueva propuesta unipersonal basada en textos de Hebe Uhart

Miércoles 05 de agosto de 2015
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Después de concretar dos exitosos proyectos -Nada del amor me produce envidia, de Santiago Loza (2008), y ¿Qué me has hecho, vida mía?, de Lerman, Merlino y Marcelo Pitrola (2012)-, la compañía que integran María Merlino y Diego Lerman, Flor de un Día, estrena una nueva producción el próximo sábado: ¿Cómo vuelvo?, leyenda campestre de una maestra errante. Basada en cuentos de la escritora Hebe Uhart, la experiencia propone un recorrido sensible sobre la vida de una maestra rural que va de escuela en escuela tratando de encajar en esas instituciones de las que no se siente parte.

Hace algo más de diez años, la actriz Susana Pampín le acercó el texto de ¿Cómo vuelvo? a María Merlino y ella quedó fascinada con la idea de llevarlo a escena. Pasó el tiempo y el material ahora logra desplegarse junto a otros textos de la autora, como Maestrita, Una se va quedando, el que da título al espectáculo y Antonio Tormo. "El desafío era lograr que el espectador viera una sola maestra -explica la intérprete-, contar la historia desde su infancia, el despertar de su vocación, el paso por las distintas escuelas? partiendo de cuentos totalmente aislados entre sí. Y es ahí que tuve que adaptarlos buscándoles uniones posibles, valiéndome también de historias personales vividas en mi infancia pueblerina en Benito Juárez."

Este dúo artístico (pareja en la vida real) que conforman Merlino y Lerman viene desarrollando un recorrido teatral sumamente interesante. Ella comienza a pensar posibles historias para llevar al escenario (las denomina "semillitas"); a veces participa del proceso dramatúrgico, como en ¿Qué me has hecho, vida mía? y ¿Cómo vuelvo?, y Lerman va acompañando muy de cerca esas intenciones de la actriz hasta dar forma a montajes verdaderamente conmovedores.

"Me atrae lo teatral más como un lugar de experimentación y muy puntualmente con quién hacerlo -comenta el también director cinematográfico Diego Lerman (Refugiado, La mirada invisible)-. Básicamente soy una persona de cine, aunque tengo mi formación en teatro. Me atrae esa posibilidad de encuentro creativo desde donde han salido las obras. El teatro, a diferencia de lo audiovisual, es muy rústico y ahí asoman su debilidad y su fortaleza. Lo que se arma es bastante primitivo, y en eso radica esa especie de ritual que se repite función tras función. Soy un hombre de cine llevado al teatro por María. Lo hago con placer. Me interesa mucho el espacio, desde dónde se narra, cómo se usa dramáticamente ese espacio. Después aparece lo actoral. En este proyecto hay algo que me interesaba mucho mostrar, ese mundo rural muy próximo a María porque ella viene de un lugar de la provincia."

Si bien Hebe Uhart autorizó que sus materiales sean llevados al escenario, aclaró que no estaba segura de que fuera a gustarle el resultado. Merlino lo cuenta en voz baja, sonriendo tímidamente pero sintiéndose muy segura de ese entramado literario al que dio forma de manera muy apasionada. "No tengo ambición de ser dramaturga -aclara-, lo hago por necesidad. Con mucha humildad realicé algunas modificaciones que ayudaron a lograr un texto más completo, pero siempre siguiendo ideas muy potentes que Hebe plantea en los originales. Sobre todo a la hora de mostrar a ese personaje que siempre está corrido de lugar, que no encaja en ningún sitio."

En las producciones anteriores las historias ocurrían durante la década del 50 y estaban atravesadas por el peronismo. En ¿Cómo vuelvo? la anécdota es más actual y podría estar instalada entre las décadas del 90 y 2000. Lo que se mantiene en esta experiencia y que también asomaba con fuerza en las anteriores es, según lo define Lerman, "una apuesta por lo sensorial y la percepción desde distintos lados: los cuentos que se van hilando, el despliegue escénico de la actriz, lo sonoro tiene un tratamiento particular (creación de Carmen Baliero), al igual que la iluminación".

Para Flor de un Día (ambos artistas expresan que le pusieron ese nombre a la compañía porque sienten que así ese el teatro, florece y muere en una función) la experimentación es un campo que les atrae profundamente. "Nos metemos en algo y no sabemos cuánto tiempo nos va a llevar -comenta el director-. Así surgen nuestros proyectos. Observo la hiperproducción que hay en Buenos Aires y la cantidad de obras que se estrenan por año. Nosotros buscamos el proyecto para hacer, y si no lo encontramos no hacemos nada, hasta encontrarlo."

¿Cómo vuelvo?

De Susana Pampín.

Santos 4040, Santos Dumont 4040.

Sábados, a las 20 y a las 22.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas