Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El oficial llegaría a $ 10,30 a fin de año

Es el promedio previsto por los analistas; en 2016 subiría a $ 14,06

Sábado 08 de agosto de 2015
SEGUIR
LA NACION
0

Aunque el Gobierno jura que no piensa devaluar, bancos y consultoras creen que el dólar en el mercado oficial podría llegar a fines de este año a ubicarse entre $ 10,32 y 12,50, y en 2016, entre 14,06 y 20,65 pesos.

Así se desprende del último informe del LatinFocus Consensus Forecast, que además indica que la inflación será de 28,6% este año y de 32,1% el próximo.

El pronóstico más alto corresponde al banco Nomura, con $ 12,50, seguido por FIEL, con $ 11,80, y el JP Morgan, con $ 11,40. En torno de $ 11 se ubicaron Bank of America, UBS y Santander, y apenas un escalón más abajo, el BBVA Banco Francés y Credit Suisse. El más bajo correspondió a Oxford Economics con $ 9,35.

Para 2016, el estudio de Orlando Ferreres & Asociados es quien ve el dólar más alto, en $ 20,65, mientras que Nomura lo ubicó en $ 17,65, en tano que el Citigroup y Bank of America prevén $ 16. Apenas más abajo se ubicó el Itaú, con $ 15,80, mientras que FIEL mencionó $ 14,87 y el Francés, 14 pesos. Nuevamente, Oxford Economics apostó al número menor: $ 9,73.

Foto: LA NACION

En términos de la inflación, los analistas consultados respecto de este año se estiraron hasta el 42% en el caso de Nomura, seguido con el 37,5% por Capital Economics y el 30% de Goldman Sachs, Bank of America, Itaú y Analytica Consultora; luego se ubicaron FIEL, con 29,9%, y la Fundación Capital, con el 29%, igual que C&T. La cifra más baja fue la del estudio Bein, que asesora al candidato oficialista Daniel Scioli, con el 24 por ciento.

Para el año próximo, la perspectiva de suba de precios se estira hasta el 45%, según el Citi, seguido por el 40% de Nomura y el 38,3% de FIEL. Del otro lado, el pronóstico mínimo correspondió al Deutsche Bank, con el 21 por ciento. En cuanto a las proyecciones del PBI, hay consenso en que la economía caerá 0,3%, pese a que el Gobierno estimó en el presupuesto que crecerá 2,8 por ciento. La mirada más pesimista fue nuevamente de Nomura, con un -3%, seguido por Espert con -2,1% e Itaú y Citi, con -1 por ciento.

El más optimista fue Bein, con un crecimiento proyectado del 1,5 por ciento, seguido por Elypsis, con el 1 por ciento. Para el año próximo, no se espera una coyuntura mucho mejor, ya que el PBI crecería apenas 0,8%, aunque el Citi calcula que el PBI podría caer -2% y Capital Economics, -1%. En cambio, Elypsis apuntó una suba del 3% y Nomura, del 2,2 por ciento. El déficit fiscal cerraría en 4,6% este año (aunque el Gobierno prevé un superávit de 1%) y 3,6% el próximo; la producción industrial caería 1% este año y crecería 2,3% el próximo; el desempleo se ubicaría en 7,9 y 8 por ciento, respectivamente.

Las reservas internacionales finalizarían en US$ 25.900 millones y US$ 29.500 millones.

El consumo apenas crecería 0,3% y la inversión caería 3,2% este año; mientras que en 2016 esas cifras aumentarían en 1,5% y 4,2%, respectivamente. En el frente comercial, el superávit sería de US$ 3600 millones y de US$ 3300 millones. Mientras tanto, las exportaciones caerían 13% y subirían 4,9%; en tanto, las importaciones caerían -9,7% y crecerían 5,6%, respectivamente.

Según un informe de la consultora Empiria, "el atraso cambiario limita la oferta de dólares por la vía comercial, mientras que alimenta la demanda del dólar ahorro y turismo". La consultora explicó: "Dado que la información de la base usuario es revisada, la magnitud del déficit puede ser algo menor, pero lo cierto es que el superávit comercial habría desaparecido en el primer semestre de 2015, y las proyecciones para el segundo semestre [que asumen mayores restricciones a las importaciones] implican un superávit comercial en torno a US$ 1500 millones para este año. Ese resultado llevará a una cuenta corriente deficitaria de 1,4% del PBI".

Además, según un informe de Finsoport, "la tensión en el mercado de cambios está reflejando, además de las turbulencias propias de un período electoral, el efecto de una enorme expansión monetaria y una situación de reservas internacionales comprometida".

La consultora del ex viceministro de Economía Jorge Todesca advirtió: "En la experiencia histórica de las múltiples ocasiones en que se instala una brecha de esta magnitud, del 60 por ciento, esta situación preanuncia una corrección del tipo de cambio oficial".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas