Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sandra, entre Sarah Vaughan y Ella Fitzgerald

La cantante hará standards de Porter, Gershwin, Berlin y otros clásicos

Domingo 09 de agosto de 2015
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Sandra Mihanovich nació en un ambiente donde el jazz era moneda corriente. Es conocida la historia de su abuelo paterno, que tenía en su casa de la calle Montevideo 1780, en plena Recoleta, un sótano en el que se reunían a tocar todos los músicos de jazz que llegaban a la Argentina. Por allí pasaron Maurice Chevalier y Ella Fitzgerald, entre otras figuras internacionales. Y justamente la extraordinaria cantante apodada "The First Lady of Song" y Sarah Vaughan, otra intérprete ineludible del género, serán las homenajeadas en un concierto que Mihanovich ofrecerá en el Teatro Colón el lunes 24 de agosto como parte del ciclo LNCultura, organizado por LA NACION y cuya apertura estuvo a cargo de Elena Roger.

"Para mí Ella es la voz de terciopelo, el timbre más bello, el buen gusto y la maestría total. Sarah es la atrevida, la que busca cosas diferentes y se anima a abordar repertorios más eclécticos con arreglos menos convencionales."

El evento la tiene entusiasmada, feliz y un poquito nerviosa: "La primera vez que canté en el Colón fue en la época en la que De la Rúa era intendente (todavía se decía así) de Buenos Aires. Fue para el espectáculo El grito sagrado, dirigido por Lito Vitale. Cantamos y grabamos los himnos, las marchas y las canciones patrióticas más divulgadas. Me acuerdo de que casi se me cae el micrófono de los nervios. Nunca pensé que iba a cantar ahí. Soy cantante de música popular, nunca se me cruzó por la cabeza estar en el Colón. Pero después también participé en Las elegidas, un espectáculo muy lindo donde intérpretes argentinas cantábamos canciones propias pero acompañadas por la Orquesta Femenina de Buenos Aires. También hice un dueto con mi amigo Alejandro Lerner. Me resulta difícil medir la importancia de estar ahí, la emoción que te provoca, la trascendencia que tiene... El Colón es un lugar de culto, no sólo para nosotros, es así en todos lados. Significa eso para los cantantes líricos de todo el mundo. Confieso que otra vez me tiemblan un poco las piernas".

Mihanovich, que tiene 58 años y está realmente espléndida, subirá al escenario respaldada por una banda integrada por Alejandro Devries (dirección musical, arreglos y piano), Ezequiel Diaz (batería), Juan Losoviz (contrabajo) y Nicolás Sánchez (guitarra), a la que se sumarán para algunos temas Franco Espíndola (trombón), Pablo Moser (saxo) y el cuarteto de cuerdas que forman Demir Lulja (violín), Carlos Cosattini (violín), Carolina Folger (viola) y Patricio Villarejo (violonchelo). Habrá una lista de invitados de lujo: Adrián Iaies, Javier Malosetti, Juan Cruz de Urquiza, Pablo Scenna y Vane Mihanovich, hermano de Sandra, con el que este año viene presentándose una vez por mes en Boris Club.

El repertorio incluirá a los grandes nombres del american songbook (Cole Porter, Irving Berlin, George Gershwin) y standards como "The Man I Love", "My Funny Valentine", "Night and Day", "Summertime", "Misty", "Stormy Weather", "There Will Never Be Another You" y "Fly Me to the Moon" , entre tantos clásicos que definieron una época.

"Como crecí escuchando y cantando jazz, este año decidí armar con mi hermano un espectáculo que reflejara esa impronta. Mi abuelo era un extraordinario músico del género, de la camada de figuras como Jorge López Ruiz, Baby López Fürst, el Gato Barbieri y Lalo Schifrin. Todos iban a aquel sótano de la calle Montevideo. De algún modo, esto del Colón es una ampliación de ese show, pero esta vez mi hermano sólo va cantar un tema. Y voy a incluir en el repertorio "Some Time Ago", de mi tío Sergio Mihanovich. La grabé en Todo brilla, el disco que edité en el 92, y es la única canción que aparece en el Real Book, una recopilación de partituras de standards de jazz hecha por los estudiantes del Berklee College of Music en los 70".

La referencia al pasado da pie para contar una buena noticia: el año que viene, cuando cumpla cuarenta años de trayectoria, se reeditarán tres de sus discos fundamentales: Puerto Pollensa (1982), Hagamos el amor (1983) y Soy lo que soy (1984). "Yo siento que hoy sigo siendo la misma niña a la que le gustó cantar desde siempre -asegura-. Agradezco haber tenido una vocación tan marcada y concreta. Sigo disfrutando. Y siento que crecí porque adquirí una identidad como cantante." Con esas convicciones, combatirá la zozobra que siempre implica un desembarco en un lugar como el Colón y vivirá en público su propio romance con el jazz.

"Para cantar jazz se necesita sobre todo mucha libertad -sostiene-. Hablar bien el inglés ayuda un montón. Y yo manejo muy fluidamente ese idioma, lo hablo de chiquita. De hecho empecé cantando en inglés. Igual, confieso que con el jazz no juego de local. Voy de visitante a ver qué pasa", remata, quizá con excesiva modestia.

Sandra Mihanovich

Noche de jazz

Teatro Colón, Cerrito 628

Función, lunes 24, a las 20

Localidades, desde $ 50, en la boletería del teatro o en tuentrada.com

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas