Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¡Apaguen los celulares!: famosos que se enojaron y pararon una función

Benedict Cumberbatch pidió a sus seguidores que no usen sus teléfonos en el teatro; qué piensa los actores del uso de las nuevas tecnologías en un espectáculo en vivo

Sábado 15 de agosto de 2015 • 00:15
0

Benedict Cumberbatch es todo un señorito inglés...Hasta que lo hacen enojar. El actor de Sherlock no tuvo reparos en sermonear a sus fans el fin de semana pasado sobre el uso de los celulares en el teatro, al término de una función de Hamlet, la emblemática obra de William Shakespeare que protagoniza en el Barbican Theater de Londres.

"¿Puedo pedirles un enorme favor?", comenzó el actor y pidió a sus seguidores que lo ayuden a controlar el uso de celulares en el teatro. "Puedo ver las cámaras. Puedo ver las lucecitas rojas en la platea. Y puede ser que no hayan sido ninguno de ustedes, pero es absolutamente obvio, como esa que está ahí, esa lucecita roja", dijo señalando una cámara que en ese momento estaba, justamente, filmando su discurso.

El enojo de Cumberbatch llegó así, estrepitosamente, porque el actor tuvo que parar su momento más esperado en escena, el del monólogo de "Ser o no ser", por causa de "una lucecita roja" que pudo detectar en la tercera fila durante su performance. "Es mortificante. No hay nada más insoportable. Y no les puedo dar lo que quiero darles, que es una performance en vivo que ojalá ustedes puedan grabar en sus mentes y cerebros, sea por buena, por mala o porque les resulte indiferente, más que grabarla en sus celulares".

Además, aclaró que a partir de ese momento iban a establecerse reglas precisas en el teatro. Se detectarán las personas que enciendan sus celulares durante la función y se las acompañará a la puerta. "No quiero que pase eso, es horrible tener que estar vigilando algo que es maravilloso".

No es la primera vez que Cumberbatch se muestra irritado por una situación como esta. En abril, paró una lectura de teatro semimontado para pedir a la gente que deje de tomar fotos.

Patti LuPone hizo algo parecido luego de tener que parar la función de Shows for Days en Broadway cuatro veces por causa de los celulares. Cansada de eso, decidió abandonar el escenario y agarrar personalmente el celular de una mujer que estaba mandando mensajes de texto. Pero ya había sido protagonista de otro episodio similar en 2009, cuando paró la función de Gypsy para reprender a una persona que estaba sacando fotos.

Hugh Jackman también es del equipo de los detractores de celulares. Estaba en plena función de A Steady Rain junto a Daniel Craig cuando comenzó a sonar un celular. Hizo tanto ruido que era imposible disimular el momento. El actor de Wolverine detuvo su performance y le dijo: "Podemos esperar", obligando al avergonzado espectador a atender el teléfono.

En la misma línea, Kevin Spacey no tuvo problemas en detener la ficción puesta en marcha en el teatro The Old Vic de Londres, en 2014, cuando comenzó a sonar un teléfono. "Si no lo atendés, atiendo yo", le dijo.

Furia en la Argentina

Los actores argentinos no escapan a esta problemática. Pero quizás gracias a las anécdotas que ya se convirtieron en mitos urbanos sobre ataques de furia por el sonido de un celular, muchos espectadores de teatro tomaron conciencia. Pocas cosas más terribles que enfurecer a Alfredo Alcón en plena función. Arruinar la performance de uno de los actores de la escena local más grandes de todos los tiempos debe ser un peso grave en la conciencia de quien ama el teatro. Y no pasó una sola vez, sino varias, porque Alfredo tenía un oído diestro para detectar el sonido prohibido en la platea. Y no tenía clemencia: muy comentada fue la suspensión de una función de La muerte de un viajante por culpa del ringtone de un plateísta.

También es conocida la historia de Juan Gil Navarro, quien frenó una función de Las brujas de Salem, aunque no fue por causa de un teléfono. En la obra actuaba también Lali Espósito, y no faltaban las fanáticas revoltosas. Pero en una ocasión, Gil Navarro perdió la paciencia porque un grupo de chicas no paraba de hablar y de comer. Se bajó del escenario y, sin mediar palabra, le arrebató la bolsa de pochoclos a la joven.

Los músicos también dicen "no"

Pero no solo se trata de una cuestión de concentración escénica. Si bien hay bandas que usan las nuevas tecnologías como parte de sus presentaciones en vivo, motivando a la gente a prender sus celulares para que las tribunas se inunden de luces, como Coldplay o U2, o impulsando hashtags en las redes sociales como estrategia de marketing, muchos otros están absolutamente en contra de su uso. Hay músicos que rechazan los celulares durante un recital porque consideran que se pierde la esencia del espectáculo en vivo.

"YouTube mata a la música", lanzó hace unos años el pianista polaco Krystian Zimerman, quien se fue indignado del escenario del Festival de Piano del Ruhr, en Alemania, después de ver a un espectador filmando su actuación. "YouTube está teniendo un efecto muy destructivo sobre la música clásica", dijo, en defensa de la performance en vivo.

"La gente que prefiere grabar un concierto a verlo con sus propios ojos, está estropeando la esencia misma de la experiencia en vivo", dijo en una ocasión Glenn Max, productor de Massive Attack, John Cale y Patti Smith.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas