Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fraude electoral: especialistas explican cómo se practica y cuánto influye en una elección

Las denuncias en las PASO nacionales y la violencia en Tucumán despertaron dudas sobre las falencias del sistema electoral; cuál es el rol de los fiscales partidarios; qué dice la Cámara Nacional Electoral; las formas más comunes de hacer trampa en las urnas

SEGUIR
LA NACION
Viernes 28 de agosto de 2015 • 19:33
0

La palabra fraude sobrevuela una vez más las elecciones. Aparece en los discursos de los referentes políticos, en los titulares de los diarios, en las voces de los vecinos. Y una vez más, su práctica es negada por el oficialismo y las autoridades electorales.

"No puede haber fraude, es imposible", lanzó dos días antes de las primarias nacionales Aníbal Fernández, jefe de Gabinete y entonces precandidato a la gobernación bonaerense. "Es tan difícil hacer fraude que no se hace", agregó poco después Alejandro Tullio, Director Nacional Electoral.

Dos semanas más tarde se celebraron elecciones en Tucumán que resultaron en enfrentamientos, incidentes y quema de urnas. Una vez más Tullio salió al cruce: "Quemar urnas no es fraude [sino] otro delito".

El conteo de votos en las polémicas elecciones de Tucumán
El conteo de votos en las polémicas elecciones de Tucumán. Foto: Archivo

Los politólogos y ONG dedicadas a temas electorales aseguran que en cada votación se practica el fraude. Lo que varía es la incidencia en los resultados definitivos. Y aunque no se atreven a hablar de porcentajes, señalan que hacer trampa tiene mayor impacto sobre los resultados de las elecciones locales que en los de las nacionales.

Los restos de las urnas quemadas en la elección del domingo en Tucumán
Los restos de las urnas quemadas en la elección del domingo en Tucumán. Foto: Archivo

"Es raro que se pueda mover el umbral para que entre o no un diputado nacional. Son muchos los votos que deberían estar modificados. En el caso de una intendencia es distinto, son menos votos y ahí sí puede llegar a incidir ", dijo una fuente judicial nacional a LA NACION.

De hecho, una investigación de la Universidad Carlos III de Madrid basada en las elecciones presidenciales de 2011 en la provincia de Buenos Aires fue más allá de las opiniones y llegó a la conclusión estadística de que la presencia de fiscales partidarios incrementa entre 1,7 y 7 por ciento los votos para sus partidos. "Encontramos que efectivamente los fiscales tienen un efecto sobre los votos. Si el partido X tiene un fiscal en una mesa saca más votos", resumió el investigador argentino Agustín Casas en diálogo con LA NACION, desde España.

Fiscales: control partidario vs. neutral

Uno de los mecanismos para controlar la elección es la presencia de fiscales que monitorean, en cada mesa electoral, que se cumpla la ley. Se los asigna por mesa y tienen atribuciones como pedir que se examine el cuarto oscuro; revisar que se cierren y tapen bien ventanas y puertas. Y reclamar irregularidades.

El problema, señalan los expertos, es que los fiscales responden a los partidos y en muchos casos no interceden al detectar irregularidades a favor de su propio color partidario, o al observar problemas que perjudican al rival.

El mecanismo por el cual la presencia de fiscales "tuerce" la elección es la parte difícil de identificar. "Exactamente qué hacen los fiscales el día de la elección, es pura especulación. No lo podemos comprobar", admitió Casas.

Tipos de fraude electoral

"Se dice que los accidentes aéreos ocurren en dos momentos clave: el despegue y el aterrizaje. En las elecciones pasa algo similar. Las situaciones de fraude ocurren cuando se constituye la mesa y cuando se hace el cierre", ilustra Leandro Querido, de la ONG Transparencia Electoral. Así se puede repasar una serie de prácticas fraudulentas:

Clientelismo: las formas de realizar prácticas fraudulentas no ocurren necesariamente el día de la elección. De hecho, la mayor cantidad de "votos fraudulentos" son el producto de prácticas clientelistas previas, advirtieron desde la Cámara Nacional Electoral.

"Embarazar la urna": antes del comicio, en general durante el armado de las cajas, fuera de la vista de los fiscales, se incluyen sobres con votos en las urnas oficiales.

"Voto cadena o calesita": una forma de controlar que los votantes sufraguen como se los indica el puntero; se les entregan con boletas en sobres ya firmados por las autoridades de mesa para que los introduzcan en las urnas.

¿Robo de boletas?: su práctica es una de las más nombradas por quienes denuncian. "Empezó el robo de boletas; algunos entran flacos y salen gordos del cuarto oscuro", dijo un irónico Mauricio Macri, jefe del Pro y candidato presidencial, cuando promediaba la elección primaria de agosto.

Además, muchos militantes se presentan en las escuelas antes de que comience la votación y esperan que falten los presidentes de mesa para ocupar esos lugar. Así obtienen el poder -entre otros- de reportar los votos.

El fraude existe, pero no se denuncia

Desde la Justicia Electoral admitieron que se practican los delitos electorales, pero revelaron que apenas se denuncian. "Recuerdo alguna denuncia por clientelismo con los Qom en Formosa, y otra de una interna del Partido Socialista, pero no mucho más. [...] Y no conozco condenas por actos clientelistas", dijo una fuente de la Cámara Nacional Electoral a LA NACION.

"Categóricamente puedo decir que no hay fraude. No hay presentaciones, ni denuncias aquí", agregó un funcionario del Poder Judicial bonaerense.

En las últimas elecciones, en la Justicia Nacional sólo recibieron quejas a través de WhatsApp -el número figura en su web-, que sirvieron para monitorear y "contener" la elección (por ejemplo, al llamar a los delegados de las escuelas donde había falta de boletas). Pero no creen que esos mensajes vayan a prosperar en lo procesal. "A veces ni siquiera brindan datos de contacto", señaló una funcionaria.

En la aplicación Ojo con el voto, que lanzó LA NACION en agosto en alianza con Poder Ciudadano y Pol-It, la mayor parte de los problemas registrados fue por falta de boletas y ausencia de fiscales partidarios. En tercer lugar se ubicaron las quejas por la ausencia de las autoridades de mesa.

Pero no existe un registro formal de denuncias a nivel federal. En la Justicia Electoral concluyeron que para saber fehacientemente si se hacen, en qué cantidad, y cuál es su curso, debería consultarse con cada uno de los juzgados electorales de las provincias.


FRAUDE: "El fraude es toda práctica tendiente a modificar el resultado legítimo de la elección", resumió una fuente del Poder Judicial bonaerense a LA NACION.
Compartilo
En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas