Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cómo tener un servicio propio de streaming de música

Varias compañías permiten subir los archivos de audio que ya tenés a un servidor y reproducirlos desde una PC o un smartphone, sin importar dónde estés; algunos son gratis y otros, aunque pagos, son más baratos que las propuestas clásicas de streaming

Lunes 31 de agosto de 2015 • 00:45
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Hay varias opciones para escuchar música digital en línea: una es usar alguno de los muchos servicios de streaming que hay disponibles en el mercado. Hay gratis, pero la mayoría son pagos, con un costo que ronda los 40 pesos mensuales. Otra alternativa es elegir una canción favorita en YouTube y elegir la opción Mix, para que después empiecen a sonar melodías en streaming (e inevitablemente, en algún momento aparecerá Take on Me de A-ha, no pregunten porqué). De hecho, en 2014 la música reproducida en YouTube tenía un volumen similar al de Spotify, Deezer, Tidal y otros, sumados, según un reporte de Nielsen. Pero no es cómodo.

Otra opción es escuchar la música que uno ya tiene: la que compró en formato digital a través de tiendas locales e internacionales que venden MP3 como las de Apple, Google, Amazon, las de las tres operadoras de telefonía local que funcionan hace años en el país, etcétera. Y sin entrar en la discusión de si pasar un CD a MP3 para uso privado está protegido por el artículo 19 de la Constitución Nacional o no.

No se accederá a las recomendaciones de nueva música, que es uno de los puntos fuertes de estos servicios, pero permitirán aprovechar de otra forma la música que ya tenemos y por la que no queremos volver a pagar, o harán que podamos disfrutar de artistas que, por una razón u otra, no están en los catálogos de estos servicios. También sirve para aprovechar el pago que ya se esté haciendo de almacenamiento online en Dropbox, Google Drive, Onedrive, etcétera.

Y es una forma de saltear el límite de almacenamiento que tienen muchos smartphones, y no tener que estar copiando y borrando archivos cuando queremos escuchar algo nuevo. Así podremos tener a disposición nuestra discoteca sin importar dónde estamos ni con qué dispositivo queremos acceder a ella.

Google Play Music

Google Play Music tiene un servicio de streaming de pago mensual, pero además permite cargar sin costo 50.000 canciones que ya tengamos en nuestra PC; funciona en Android, iOS y en la Web. Si se tiene un archivo con menor calidad que el del catálogo de Google Play Music, éste lo reemplaza. Requiere ingresar una tarjeta de crédito para validar el país, pero no facturará nada por esa función. No es necesario contratar el servicio de streaming mensual para acceder al espacio para cargar gratis las 50.000 canciones.

Microsoft y Groove

CloudPlayer, para móviles
CloudPlayer, para móviles.

Los que actualicen su PC a Windows 10 tienen ahora a Groove, el reproductor de audio que reemplaza al Windows Media Player, y que representa la apuesta de Microsoft para unificar los servicios de música y de streaming.

La clave: brinda la opción de vincularse gratis a OneDrive, el servicio de almacenamiento de la empresa de Redmond, para reproducir (vía streaming) la música almacenada allí, usando la aplicación para PC, Android, iOS, Windows Phone, Xbox o una versión web multiplataforma. Desde allí, se puede disfrutar de toda la música que carguemos, además de crear y escuchar las listas de reproducción.

La cantidad de música que podamos sumar dependerá del almacenamiento. Microsoft ofrece 15 GB gratis; para tener más almacenamiento habrá que pagar un monto mensual, como sucede con el resto de los servicios de almacenamiento online. Por ejemplo, 10 pesos mensuales para tener 100 GB adicionales (que pueden usarse para cualquier tipo de archivo, no solo música). También se puede usar el almacenamiento obtenido al adquirir una licencia de Office 365. Microsoft también ofrece en el país un servicio de streaming de pago mensual.

Streamboxr

Este servicio web usa Dropbox, uno de los discos virtuales de la nube más reconocidos, que ofrece 2 GB de capacidad sin costo (más adicionales que se logran sumando usuarios); pagando 10 dólares mensuales a Dropbox se accede a un terabyte de almacenamiento genérico, es decir, para la música, fotos, videos y archivos de todo tipo.

Los requisitos son tener una cuenta en Dropbox, luego sacar una cuenta en Streamboxr , agregar todos los archivos de audio deseados y reproducirlas luego en cualquier dispositivo. Funciona con iPhone, Android, tablets, PC de escritorio y laptops.

DoubleTwist CloudPlayer

El reproductor CloudPlayer se conecta a los discos virtuales Dropbox, OneDrive y Google Drive para acceder a toda la música que se haya subido allí, y reproducirla en cualquier dispositivo. Es una aplicación gratis para Android; en un futuro cercano se podrá utilizar en otras plataformas. También permite reproducir archivos en ChromeCast y AirPlay. Se pueden elegir los archivos que se quieran reproducir en forma offline, mientras que el resto se podrá escuchar al conectarse a la Web.

Foto: Archivo

ITunes Match

Más allá del servicio de streaming que debutó en junio en el país, Apple tiene iTunes Match: con un pago de 25 dólares anuales permite subir 100.000 canciones y hacer streaming a los dispositivos de la compañía (iPhone, iPad, Mac, etc.) o una PC y la aplicación iTunes. Si las canciones están dentro del catálogo de la compañía, reemplaza el archivo subido por uno propio.

Music Player

Los que quieren escuchar música almacenada en Google Drive (es decir, como un archivo más, y fuera de lo que es Google Play Music) pueden usar este sitio, para reproducir esa música por streaming. No tiene costo.

Amazon Music

Lo que era la tienda MP3 de Amazon ahora pasó a llamarse Amazon Music. Ofrece la posibilidad de almacenar 250.000 canciones y reproducirlas en la Web y en aplicaciones para smartphones y televisores inteligentes, con un costo anual de 25 dólares.

Vibe Streamer/Subsonic

Vibe Streamer es la alternativa para quienes tienen una conexión hogareña decente: en vez de subir los archivos a otro servidor, se usa la computadora propia (con Windows, o Linux vía Wine) como fuente de la música. Es gratis, de código abierto, y funciona con cualquier navegador moderno.

La alternativa es Subsonic, que corre sobre Windows, Linux y OS X, permite también hacer streaming de música de casa al mundo y tiene (en la versión paga, de un dólar por mes) aplicaciones para Android, iPhone o Windows Phone -además de la opción Web- para acceder a toda nuestra música desde cualquier parte del mundo donde haya una conexión a Internet.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas