0

El celular, en el banquillo de los acusados

Se realizó un "juicio" para decidir su uso libre en los museos
Natalia Blanc
0
3 de septiembre de 2015  

Alentar o restringir el uso de los dispositivos electrónicos en los museos es una de las cuestiones que desvelan a los directivos de la mayoría de las instituciones artísticas. Al debate sobre la prohibición de sacar fotos (con o sin flash) a las obras de arte, se sumó en el último tiempo la presencia del stick: el famoso palito portacámara que se volvió popular con el auge de las selfies. En "Yo acuso", una de las actividades programadas en El Museo Reimaginado, se llevó a juicio a los aparatos portátiles que solemos llevar encima a toda hora y en todo lugar: teléfonos móviles, tabletas, cámaras y filmadoras digitales.

Con el objetivo de obtener un veredicto a favor o en contra de que los museos permitan a los visitantes usar estos equipos en el interior de las salas, la Fundación TyPA organizó un juicio público, con un fiscal, un abogado defensor, un juez y dos testigos por cada parte. ¿La sentencia? No culpable. Un jurado formado por cerca de 300 personas se pronunció a favor de integrar los dispositivos tecnológicos a las exposiciones. Presentado como una performance, en la que cada participante expuso su posición apelando al humor y a las experiencias propias, el juicio tuvo como juez a Américo Castilla, directivo de TyPA, quien marcó los tiempos de cada alegato con un martillo. Carlos Ortiz, del Departamento de Cultura de la intendencia de Montevideo, fue el acusador: sus críticas al celular apuntaron a la fascinación y dependencia que produce la tecnología. Seb Chan, del Australian Centre for the Moving Image, basó su defensa en las ventajas de buscar información por Internet. Antes de comenzar a hablar, se sacó una selfie con el fiscal.

En la actividad "En escena", ocho representantes de museos como el de Arte Contemporáneo de Buenos Aires, el Nacional de Arte de México y el Rubin Center de Arte Visual de Estados Unidos presentaron experiencias ejemplares de sus instituciones. Kerry Doyle, del Rubin Center, ubicado en la frontera entre México y Estados Unidos, habló sobre las muestras, instalaciones y performances que piensan para analizar el concepto de frontera artística. Pía Landro, del Macba, abordó las ventajas y desventajas de trabajar bajo presión y en situaciones críticas.

Hoy, a las 14.30, tendrá lugar "La coronación": la presentación de cinco proyectos inéditos que competirán para ganar el concurso de El Museo Reimaginado. Cinco participantes (Arturo Martín Mac Kay Fulle, de la Universidad de Lima; Paula Caballería Aguilera, del Museo de Artes Visuales de Chile; Marcela Giorla, del Museo del Juguete de San Isidro; Paulina Guarnieri, de Fundación Proa, y Yazmín Guerrero Reyes, investigadora de México) expondrán sus ideas frente a un jurado de expertos. El ganador recibirá un subsidio para comenzar a desarrollar el proyecto seleccionado.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.