Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Felipe Solá: "Es un error negar el escrutinio de Tucumán; si ganan los malos hay que bancársela"

El candidato a gobernador bonaerense por UNA les reclamó a Aníbal Fernández y a María Eugenia Vidal que se animen a debatir

Sábado 05 de septiembre de 2015
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Complete la siguiente oración: "Iba a ser Giustozzi, después coquetearon con Insaurralde, luego apareció De Narváez. Pero cuando no quedó nadie...

... Felipe estaba ahí.

-¿Le costó aceptar la candidatura a la gobernación?

-No, porque tengo un fuerte sentido del deber. Y segundo, quería probar si realmente era cierto que yo tenía un dígito, cuando parecía que yo era uno más y que había desaparecido.

-¿Cómo es eso?

-Primero, cuando éramos cuatro o cinco candidatos me daba vergüenza ser un ex gobernador, un ex secretario de Estado, y estar compitiendo como uno más de cinco y que no se me considerara un poco más. Entonces tenía mi propia batalla interna. Y segundo, tenía una cierta sensación de opresión, de impotencia, de no poder frente a la guita que había en los otros. La suma daba muy fea, pero yo decidí quedarme, porque también es cierto que si no te quedás en un lado no construís más. Y ésa es una cuestión de edad también.

-Se terminó el escrutinio definitivo de las PASO y usted obtuvo 88.000 votos más de los iniciales. Casi 20 puntos. ¿Le sorprendió la variación?

-Sí, me sorprendió. Hay una cosa que me llama la atención y es que todos aumentaron. Si todos aumentaron, ¿quién bajó?

-Usted fue gobernador y viene de muchas elecciones en Provincia. ¿Es la primera vez que sucede?

-Buena pregunta. En los demás casos gané por muchos cuerpos. Me presenté en siete elecciones: en seis gané y en la séptima que es ésta no gané y entonces miré con mucho más detalle.

-¿Qué piensa del rol del correo en el escrutinio?

-Debería ser totalmente ajeno al Gobierno e independiente del Ejecutivo, como en Uruguay. No hay ninguna garantía de independencia mientras el correo intervenga de esta manera. Por otra parte, entré en una controversia con el presidente del correo, que no por nada lleva el nombre de Tristán, un conocido cómico. Tristán dijo que el correo tenía los reaseguros para que no hubiera telegramas truchos. Eso es mentira. Si entrás a la página del Ministerio de Justicia vas a encontrar miles de telegramas con cifras de cero. ¡Son truchos! Y esos telegramas los cargaron.

-¿El correo hizo fraude?

-El correo ni siquiera bajó los telegramas sospechados de la vista del público ni dijo "estos telegramas no se computan".

-¿Y entonces?

-Entonces que lo explique el señor Tristán. Yo no tengo por qué explicar qué carajo pasó ahí. ¿Quién lleno cada telegrama? ¿Los llenó el presidente de mesa? Y el presidente de mesa, ¿era un presidente de mesa en serio o era parte de esa truchada de mandarle a la dirección equivocada la citación para que no se presente? Como no se presenta, el primer votante, que está a las seis de la mañana esperando, y es de un partido, hace de presidente de mesa, pero en realidad es un militante. Esto ocurre en el 4% o 5% de las mesas. Es algo marginal pero importantísimo.

-¿Alguien podría pensar: "Felipe se queja ahora porque está fuera del aparato bonaerense oficial. ¿Por qué no lo denunció antes? ¿Acaso porque le era funcional a él?"

-No. Cuando las diferencias con las cuales uno gana son muy grandes, uno no se fija en los detalles. Las elecciones de 2003 y de 2007 fueron así. En 2009 nosotros ganamos por dos puntos y medio, pero sabemos que ganamos por seis. Y la verdad es que contra mi voluntad no se atendió a exigir en el escrutinio definitivo que se sinceraran las cosas. Yo creo que ahí nos trampearon lindo y no pudieron sino darnos dos puntos y medio de ventaja. En 2013 ganamos por 13 o 14 puntos.

-¿Usted le atribuye alguna influencia a Anibal sobre el Correo?

-No me consta.

-¿Qué opina de la boleta única?

-Es mucho mejor que el sistema actual. Obtuvimos unos datos el 10 de agosto producto de los telegramas. Esos datos han sido modificados en la provincia de Buenos Aires en alrededor de 500.000 votos más para la totalidad de los candidatos, o sea, hubo un 6% de diferencia. Ahora vamos a una elección el 25 de octubre donde si pasás una décima el 40%, tenés que tener diez puntos más. Esos diez puntos hay que medirlos justitos. Si pasás el 45% sos el presidente pase lo que pase. ¡El resultado que nos den con este sistema de mierda va a ser de más menos 6%! ¡Es decir que no vamos a saber si el que resulta presidente es presidente o no, o si tenemos que ir a ballottage!

-¿Entonces?

-¿Cómo carajo van a hacer el 25 de octubre con este sistema cuando acaban de decir que la boleta única no porque sería una confusión terrible?! ¿Qué carajo quiere decirnos el director nacional electoral, el señor [Alejandro] Tullio? ¿Nos toma por idiotas a todos?.

-Insisto: era el sistema que venía funcionando y no se quejaban.

-¡No me interesa la historia, que protesten los que se sintieron jodidos antes, era un problema de ellos! Yo lo que digo es que vamos a una elección donde puede haber una controversia terrible si fulano tiene diez puntos de diferencia con sultano o si fulano pasó el 40% o si fulano pasó el 45%. Si eso ocurre, este sistema no da garantías de que no tengamos un lío terrible los días siguientes.

-¿Este sistema electoral no da garantías?

-No para este tema de los diez puntos de diferencia y el 45% que tenemos desde el año 94. Porque siempre los presidentes ganaron por mucho, pero esta vez puede ser diferente.

-Las autoridades electorales ya salieron a decir que es tarde para cambiar el sistema.

-Entonces estamos jodidos, porque la boleta única aseguraba algunas cosas. Primero, que no se la roben. Segundo, separaba las categorías. Vos tenés que elegir presidente, pero también tenés que elegir gobernador de Buenos Aires, y resulta que el tipo que va para gobernador, con la responsabilidad que significa, pasa desapercibido en una boleta anchísima en la que hay dos tipos que son candidatos al Parlasur que no se sabe cuándo van a asumir. ¡Nos toman el pelo! ¡Este sistema le conviene a los Aníbales! Porque Aníbal pasa desapercibido. Si estuvieran en boletas separadas, ni Scioli lo vota. Pero resulta que van juntos. Sirve para que pase hasta un camello por el ojo de un pajar. ¡Hasta una morsa puede pasar!

-En función de lo que paso en Tucumán, la Presidenta dijo que la oposición debía "reconocer las victorias" del oficialismo.

-Ella en este caso tiene que aprender a dar garantías y no aprendió. Tiene que aprender a dar garantías, si no va a quedar muy mal la Presidenta, se va a ir después de una gran truchada.

-¿Por qué en el cóctel de la UIA usted lo encaró a Aníbal y le pidió que renuncie como jefe de Gabinete para debatir con el resto de los candidatos?

-Aníbal usa todas las mañanas los medios desde donde despotrica, dice lo que quiere desde ese lugar de protección, pero después es difícil discutirle porque no sale a debatir. ¡Que se anime! Que tenga pelotas y venga a debatir. Que abandone esa especie de incubadora caliente donde se protege. Tiene tiempo de mostrar todavía si tiene dignidad. Lo mismo digo para aquellos que están en puestos? La señora Vidal es vicejefa de gobierno.

-¿Cómo se lleva usted con Scioli?

-¿Quién se lleva mal con Scioli? Nadie. Scioli es muy afable de trato, es buen tipo, es cálido. Me llevo bien. Que gobierne mal y que tenga una especie de doble faz es otra cosa.

-¿En qué sentido doble faz?

-Al mismo tiempo que es el buen tipo con uno, utilizó el enorme aparato del Estado y un gasto fenomenal para promocionarse mientras abandonaba la gestión, mientras no se ocupaba de la salud, de la educación, ni de la seguridad, ni de los narcos, ni de las obras hídricas rurales. Sospecho además que Scioli tiene un pacto de impunidad. Y que la salida de Randazzo pudo tener como producto del otro lado la idea de que "ya estoy, no tengo rivales del otro lado, pero voy a proteger la espalda presidencial".

-¿Usted insinúa un pacto entre el kirchnerismo y Scioli?

-No me consta, pero sospecho que hay un pacto de impunidad para que el Poder Ejecutivo, si estuviera en manos de Scioli, no los persiga.

-¿Y que, a cambio, le corrieron a Randazzo?

-Es una posibilidad. Fue muy fuerte la corrida de Randazzo.

-Mónica López dijo que en un ballottage entre Macri y Scioli vota a Scioli porque es peronista.

-Porque como política le falta madurez, por eso dijo eso. Tiene que madurar. No se debe decir eso antes de una elección. Si vamos a una elección a presidente tenemos que decir qué vamos a hacer ahora. Esa es una pregunta para después. Además, es una pregunta que puede dividir al Frente Renovador.

-Después de su alianza con Macri en 2009 usted no quedó en los mejores términos con él...

-La soberbia y el destrato fueron mayúsculos. Uno aprende a olvidar cosas en política, pero yo tuve una actitud de mucho desprendimiento y fui maltratado de una forma que dije: estos tipos no van a llegar lejos nunca por la forma que tienen de hacer política.

-Acaba de decir que Scioli es "afable" y que Macri lo destrató. Es una pista sobre qué haría en un balotaje.

-En lo personal Macri también es un tipo afable. Estoy diciendo que no tuvo la madurez política para darse cuenta que había un acuerdo y que los acuerdos se cumplen.

-¿Esa memoria emocional de dolor pesa?

-Pesa muchísimo. Siempre y en todos. Siempre este tipo de memoria de las relaciones personales tiene un enorme peso en la constitución de una fuerza, en la credibilidad de la fuerza y en los lazos que lo unen a las personas. Muchísimos problemas de la política devienen de traiciones y dolores personales.

-¿Y cómo cree que está hoy el vínculo entre Massa y Macri?

-Si lo supiera no lo diría. Es el problema de ellos.

-Usted fue el más tajante después de las PASO. Dijo: "No hay ningún tipo de posibilidad de acuerdo con Macri"

-Yo me refería a "acuerdo electoral". Eso de que se baja a fulano y se sube a mengano. A eso dije que no. Pero hay algo importante: nosotros no somos árbitros, somos competidores de Macri y Scioli. Déjemos competir que nos tenemos fe.

-Se dice que usted tiene conversaciones con el sciolismo...

-Yo no tuve, pero si hubiera tenido, no las diría.

-¿Podría ocurrir que usted tenga más reparos con Macri que los que tiene Massa con Macri?

-Nunca comparé mis reparos con los de Massa. Eso sí: yo fui uno de los que más se enojó con Macri por eso de la pureza y por negarnos una interna presidencial abierta.

-Me deja intuir que sí.

-Puede ser. Pero respeto el trabajo detrás del partido que han armado. Me refiero a Pro y al acuerdo de Cambiemos.

-Después de lo de Tucumán hubo una foto impensada de la oposición unida: Massa, Macri, Margarita, Sanz. ¿Tiene futuro esa foto?

-Te voy a decir algo: en Tucumán los "malos" hicieron de todo. Los "buenos", entre comillas, también hicieron algunas macanas feas, pero ganaron los malos. Y no se va a poder dar vuelta eso. A veces ganan los malos y hay que bancársela.

-Pero yo le pregunto por la oposición.

-No soy un analista político para decir cuánto va a durar esa foto de la oposición. Lo que yo digo es que la negación del escrutinio definitivo es un error. Eso sí: el que ganó queda manchado. El señor Manzur nace manchado por la represión y por lo todo lo que pasó. Pero ganaron los malos.

-Dejamos acá.

Historia Clínica

Nombre: Felipe Solá.

Edad: 65.

Ocupación: Diputado nacional. Candidato a gobernador de PBA por UNA.

Observaciones: Revitalizado por haber recuperado protagonismo en la escena política.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas