Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Pablo Falero, dos corridas y dos ganadas en un nuevo regreso

Miércoles 09 de septiembre de 2015 • 19:41
SEGUIR
LA NACION
0
Con So Easy, el triunfo clásico
Con So Easy, el triunfo clásico. Foto: LA NACION / Gza. Dupratphoto

El doctor Carlos Contepomi (padre de los rugbiers Felipe y Manuel) le había dicho a Pablo Falero: "Operé de los meniscos a uno de mis hijos y en 20 días estaba jugando". El jockey uruguayo entró en el quirófano que comanda el traumatólogo el 20 de agosto, y hoy, en su reaparición, ganó las dos que corrió, en San Isidro. Eso es cumplir un plazo.

"En la primera consulta me prescribió seis inyecciones; me di tres, porque te hacen retener líquidos. Llegué a pesar 59 kg. Cuando las dejé, bajé a 54,800. Un sábado, después de las carreras, quedé para muletas, no podía caminar. Con la resonancia me aconsejaron operar", recuerda Pablo. La intervención fue en la rodilla derecha.

A los 48 años, un nuevo regreso, después de otra lesión. El uruguayo volvió a levantarse. En la tercera carrera ganó con Opera City y casi tres horas más tarde se llevó el Clásico Domingo Faustino Sarmiento, 2400m en la arena pesada, con So Easy. "Tenía los meniscos rotos, por el desgaste, se van afinando hasta que se parten", la consecuencia de mil finales apretando los tacos, de esa postura con las piernas bien flexionadas, los pies afirmados en los estribos.

"Estoy muy feliz de poder volver con dos victorias, porque me siento bien, pero también porque le hacen bien al alma", comentó Falero, apenas bajó de la silla de So Easy. "Pasaron 20 días justo. Estaba ansioso porque a la semana la rodilla había quedado como si no hubiera pasado nada. Hablé con el doctor Contepomi y me dijo que si me sentía bien no había problemas en montar".

Y habló del clásico, claro. La sensibilidad del jinete no se adormeció con la anestesia. "Lo mejor que le pudo pasar al caballo es que saliera sereno, sin apuro en la primera parte. Quiso ir más rápido sólo cuando el puntero intentó venir más lento, y estuvo desprolijo en el codo, porque lo tomó con la mano cambiada, pero se acomodó al entrar al derecho".

Desde el sábado, las funciones de Pablo Falero van a ser continuadas. La vuelta no podía ser mejor.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas