Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Por la falta de billetes y de monedas bajan las tarifas de los peajes porteños

Por tiempo indeterminado, AUSA redondeó para abajo los precios de sus peajes para no requerir vuelto chico; el Banco Central reconoció la escasez de monedas de 2 pesos

SEGUIR
LA NACION
Sábado 12 de septiembre de 2015
0

No es un milagro. El precio de las cosas todavía puede bajar en la Argentina. Sin embargo, la causa de ese movimiento descendente rara vez sea una mayor inversión, la caída de los costos internos o una mejora en la eficiencia de los servicios públicos. Un ejemplo de esta situación se vive en los últimos días en las autopistas porteñas. A semanas de la elección presidencial, la concesionaria decidió rebajar el precio de los peajes por falta de monedas y de billetes de baja denominación.

La empresa Autopistas Urbanas (AUSA), cuyo accionista es en un 95% el gobierno de la ciudad que conduce Mauricio Macri, bajó el miércoles pasado y por tiempo indeterminado tarifas en todas las autopistas bajo su gestión. "Desde el 09/09/15 (miércoles pasado) a las 6 horas, por falta de monedas", explica un cartel pegado en las cabinas del peaje de la Illia. "La empresa nos dijo que no había monedas y que no sabían hasta cuándo iba a seguir esto", afirmó allí un trabajador del peaje.

En la autopista Illia el valor del peaje para los automóviles livianos pasó de $ 13 a $ 10 en hora pico y de $ 8 a $ 5 durante el resto del día. La tarifa de la moto, por ejemplo, pasó de $ 7 a $ 5, y el liviano con remolque pasó de pagar $ 22 a 20 pesos. En la Perito Moreno también bajó el precio que pagan las motos (de $ 7 a $ 5 y, en hora pico, de $ 11 a $ 10). Los pesados con tres ejes, que estaban pagando $ 44, pasaron a abonar 40 pesos en la 25 de Mayo y la Perito Moreno.

Carteles en las cabinas de la Autopista Illia, anteanoche
Carteles en las cabinas de la Autopista Illia, anteanoche. Foto: LA NACION

En la concesionaria señalaron que ya contactaron al Banco Central (BCRA) para hacer consultas. Además, que aún no saben qué pérdidas diarias tendrán y que esta situación es una excepción y no la regla. En el caso de los usuarios con Aupass, el pase electrónico, se los bonifica con la misma tarifa rebajada.

"No sabemos hasta cuándo va a seguir esta situación. Más que nada faltan monedas de uno y dos pesos, pero también billetes de dos", afirmaron voceros de AUSA, que informaron que ésta no es una situación nueva, sino un panorama que ya se había vivido en años anteriores.

Las rebajas en los peajes, que no se dan en todas las tarifas, sino en las que requieren entregar un vuelto en moneda de baja denominación, van entre un 4% y un 37,5 por ciento. "Siempre se redondea para abajo", dijeron en AUSA. "No hay fecha de normalización porque no sabemos cuándo vamos a tener nuevamente un stock de monedas", agregaron.

LA NACION intentó comunicarse con Autopistas del Sol (Ausol) y Autopistas del Oeste, pero sus voceros no contestaron las llamadas. No obstante, fuentes del sector indicaron que el problema de la falta de monedas es una realidad y afecta las operaciones de esas empresas, y que, a pesar de que no es una política generalizada, cuando resurge se suele redondear el peaje a la baja.

Los directivos de la empresa apuntaron a la dirección del BCRA por la falta de billetes y monedas. Justamente, la entidad que dirige Alejandro Vanoli, y que está bajo la influencia directa de Axel Kicillof, debió pedir ayuda a Brasil y Chile con la impresión de billetes de 100 pesos. Consecuencias de la emisión monetaria creciente y la inflación.

"La provisión de monedas por parte del BCRA es adecuada para abastecer las necesidades transaccionales", se defendieron en la máxima entidad monetaria ante la consulta de LA NACION. Sin embargo, reconocieron un faltante en las de dos pesos. "La acuñación de monedas de dos pesos se realiza de manera creciente, atendiendo a la habitual tendencia de la gente a retenerlas, lo cual afecta su circulación. Está en marcha, precisamente, la acuñación de una tanda relevante que se sumará a las que actualmente circulan", prometieron. En el BCRA afirmaron que los billetes de dos pesos tienen una provisión normal pero que, desde la entidad, se está buscando reemplazar gradualmente su uso por monedas de esa denominación, las que justamente faltan.

En AUSA estimaron que la empresa está trabajando en profundizar la implementación del pago a través del Aupass, situación que ya queda vieja en contraste con experiencias de algunos países de la región, como Chile, que utiliza la tecnología "free-flow". Esto es, no hay más cabinas de peaje y se cobra a través de una oblea pegada en el parabrisas que debita la tarifa de la tarjeta de crédito o cuenta bancaria.

Pero, según explicaron fuentes del sector, en la Argentina existe una gran informalidad en la economía y por ende, muchos usuarios no están bancarizados. Además, en el país existe un problema jurisdiccional, que obstaculiza el cobro de multas o deudas por peajes impagos.

En la Ciudad ya funcionan, desde el año pasado, dos ingresos puramente automatizados: en la subida de Sarmiento a la Illia (mano a General Paz) y en la de Salguero (en la misma dirección). En ambos accesos sólo se puede ingresar con la Aupass. En caso contrario, el sistema instalado en esos lugares escanea la patente del auto y manda una multa directo a la casa del automovilista.

"¿Puede ser que después de las elecciones el redondeo de los peajes sea para arriba?", preguntó LA NACION en AUSA. En la firma aseguraron que por la ley de defensa al consumidor, ante estos problemas, siempre se tiene que beneficiar al automovilista. Además aclararon que un alza de tarifas requiere un pedido ante el ente regulador de los servicios públicos, audiencias y de un decreto del jefe de Gobierno.

Obviamente, la rebaja provisional del precio de los peajes porteños tuvo buena aceptación entre los usuarios. "Amanecí con una duda existencial: ¿por qué el peaje de la Illia dice ?$ 8 en hora no pico' y después te cobran $ 5? Fue una grata sorpresa de todos modos", escribió ayer a la mañana, en su cuenta de Twitter, Irina Bondarenco, una politóloga y consultora misionera que vive en la ciudad de Buenos Aires.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas