Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una creación de Le Corbusier, de La Plata para el mundo

La Casa Curutchet es una de las 17 obras del arquitecto suizo-francés propuestas ante la Unesco

Jueves 17 de septiembre de 2015
SEGUIR
LA NACION
0

LA PLATA.- En menos de un año, la histórica Casa Curutchet podría ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, en caso de llegar a buen término todos los esfuerzos tendientes a lograr ese objetivo que significaría, por fin, el reconocimiento definitivo para la única vivienda en todo el continente americano proyectada por el legendario Le Corbusier, construida en pleno centro de esta ciudad a mediados del siglo pasado.

"Estamos muy comprometidos desde hace dos años en función de esta postulación", dijo a LA NACION con indisimulable entusiasmo Julio Santana, director de este espacio. "No es una postura individual, sino que esta casa es uno de los 17 sitios distribuidos en siete países de tres continentes que fueron seleccionados para representar la totalidad de la obra" del arquitecto suizo-francés.

Mientras se trabaja contra reloj en pos de ese objetivo, la Casa Curutchet, situada en la calle 53 entre 1 y 2, fue el escenario del Primer Encuentro de Comités Latinoamericanos del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos) del Siglo XX, dirigido por el arquitecto Enrique Madia.

Con la presencia de arquitectos de distintos países latinoamericanos se debatió sobre las relaciones y alcances del Patrimonio Arquitectónico del Movimiento Moderno en sus más diversas concepciones. Madia trabaja por la conservación, protección y valoración de los monumentos, conjuntos de edificios y sitios de interés histórico y cultural.

"El llamado movimiento moderno (que nació en Europa una vez finalizada la Primera Guerra Mundial) es completamente distinto en América latina desde el punto de vista socio-cultural y constructivo, respecto a esa corriente en el resto del mundo", explicó Madia.

La idea de construir esta casa -atracción turística en la capital bonaerense y visita obligada por los arquitectos que llegan a la Argentina- nació a fines de la década del 40, cuando el médico Pedro Curutchet le encargó la construcción de una vivienda y consultorio a Le Corbusier, que en aquel tiempo era el arquitecto más célebre del mundo.

Tras una duda inicial, nueve meses más tarde envió los planos del proyecto por correo y propuso como director de obra a su discípulo, el argentino Amancio Williams, autor de otra obra memorable del Movimiento Moderno: la Casa del Puente, en Mar del Plata.

La de Curutchet es una casa única. Distinta de todas. Que se caracteriza por un "paseo arquitectónico" que, a través de una rampa, permite recorrerla, y por un árbol que fue plantado en el pequeño patio que articula el área de trabajo con la vivienda propiamente dicha. Además, sus ambientes principales (y su estupenda terraza-jardín) tienen vista a la plaza adyacente y al bosque platense.

La película El hombre de al lado, dirigida por Mariano Cohn y Gastón Duprat, con la actuación de Daniel Aráoz, fue filmada en esta verdadera maravilla arquitectónica.

Respecto de los plazos establecidos por la Unesco, Santana explicó que ya se terminó la confección de un dossier en el que se detallan las características del espacio.

La decisión, en julio

El organismo de las Naciones Unidas inició el proceso de evaluación de los 17 sitios, en un proceso que llegará a su fin en julio del año próximo. Será durante un encuentro del Comité de Patrimonio Mundial que se realizará en Estambul, Turquía, oportunidad en la que se resolverá si la obra de Le Corbusier, representada por aquellas 17 obras seleccionadas -entre las cuales está la Casa Curutchet-, pasa a pertenecer al patrimonio de la Humanidad, o no.

Previo a este proceso de la nominación, desde el Colegio de Arquitectos de la provincia de Buenos Aires se apuntó la necesidad de que la Casa "luciera en las mejores condiciones posibles", por lo que durante el año pasado se trabajó fuertemente en la puesta en valor de este sitio histórico, con un invalorable aporte de la firma Tersuave, a través de un asesoramiento técnico y el aporte de sus pinturas y productos.

Por su parte, la coordinadora ejecutiva del Comité de Sitios Casa Curutchet, Gladys Pérez Ferrando, precisó a LA NACION: "La semana pasada concurrió el evaluador internacional de Icomos, seleccionado por la Unesco como tal. Además de recorrer la casa y de reunirse con nosotros, será el encargado de analizar esta postulación y de presentar un informe al Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco, que adoptará la decisión definitiva en julio de 2016".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas