Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Abogados virtuales, los nuevos salvadores

Por el aumento del acoso, el daño moral y la sextorsión en las redes sociales, muchos profesionales del derecho comenzaron a especializarse en delitos que otros dejan pasar

Sábado 19 de septiembre de 2015
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Tras decidir terminar su relación con Juan, María (39, arquitecta) no sabía que comenzaría a vivir un infierno. Totalmente despechado, su ex pareja decidió subir fotos íntimas de ella en Facebook y escribió opiniones y agravios en su muro personal. Luego agregó un video íntimo que filmó con su celular sin el consentimiento de su novia. El contenido fue visto por amigos que -según consta en su propio perfil- alcanzan a 428 personas, quienes también decidieron sumar sus propias apreciaciones al respecto, utilizando el mismo muro. Para peor, Juan decidió crear una página de fans en la red social que la agraviaba y a la cual se sumaron todos sus amigos del colegio, del bar, del club, del barrio y otros conocidos circunstanciales. En total sumaron más de 1000.

La desesperación de María sólo mermó cuando entendió que estaba siendo víctima de una modalidad delictiva en alza -la porno venganza- y pudo encontrar quien pudiera ayudarla. Hasta entonces, atravesó un derrotero que le permitió advertir que ni un abogado tradicional ni un experto en informática podían asistirla. "No cabe duda alguna que este señor y varios de sus amigos, en tanto creadores de los contenidos ilegales, han violado derechos personalísimos de raigambre constitucional (intimidad, honor, imagen) y deben responder por ello", explica Fernando Tomeo, abogado especialista en tecnologías, privacidad y redes sociales quien tomó el caso de María. El conflicto se solucionó con un reclamo a Facebook que dio de baja el perfil y con una acción civil contra Juan y sus amigos por daños y perjuicios. "Todos los contenidos fueron constatados notarialmente y tuvieron que pagar el daño moral causado en un arreglo extrajudicial", señala Tomeo.

Casos como el de María aumentan exponencialmente dado que nunca como en la actualidad el control de la seguridad y privacidad de los datos han tenido tanto protagonismo.

En los últimos años se han multiplicado modalidades delictivas que tienen a Internet como vehículo: porno venganza, amenazas, extorsiones, estafas, comentarios falsos, calumnias e injurias están a la orden del día. En este contexto, abogados y circuitos de acción tradicionales ya no bastan, la figura de los abogados del mundo virtual -profesionales que reúnen conocimientos tanto en Derecho como en Internet- es cada vez más necesaria aunque se trate de una disciplina reciente y para muchos, desconocida.

"Mucha gente desconoce que tiene que acudir a este tipo de profesionales, incluso recurren a la policía cuando ellos no tienen idea cómo proceder frente a este tipo de hechos", reconoce Daniel Monastersky, abogado especializado en delitos informáticos, reputación e identidad online. Lo que ocurre es que la transición del mundo analógico al digital aún está en proceso. "Esa transición implica el desarrollo de nuevas doctrinas que se transformen en normas y reglamenten ese nuevo orden. Al crecer la actividad humana en Internet es lógico que se multipliquen las transgresiones y lo delictual", indica Eduardo Peduto, director del Centro de Protección de Datos Personales de la Defensoría del Pueblo de Buenos Aires. Pablo Palazzi por caso -especialista en Derecho de la Propiedad Intelectual y Derecho de Internet- explica alguno de los casos que atiende e investiga diariamente: a Esteban, un contador de 59 años, le hackearon su cuenta de mail para hacerle una transferencia falsa desde su cuenta bancaria. "La oficial de cuenta del banco lo llamó para verificar y no se hizo la transferencia. Hicimos querella penal y estamos averiguando la IP de donde lo hackearon", cuenta Palazzi.

Según los especialistas, Internet es fuente de numerosas modalidades delictivas porque el anonimato favorece tal situación. "Hay robo o suplantación de identidad, hackeo de email, phishing, acceso ilegítimo a sistemas informáticos, campañas de desprestigio entre otros son cada vez más frecuentes porque la gente no adopta recaudos de protección online", describe Palazzi. Stalking virtual,sextorsión, violación a la intimidad, sexting, robos de datos o espionajes, son tópicos que están en la agenda de trabajo de estos abogados virtuales.

Desde su rol, Daniel Ricardo Altmark, director de la Carrera de Especialización en Derecho Informático de la Facultad de Derecho de la UBA y Director del Instituto de Derecho Informático del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal subraya en qué manera la demanda de la especialización crece entre los propios profesionales. "La sociedad ha ido comprendiendo que se requiere un abogado especializado para estas problemáticas, el abogado tradicional no la tiene", señala. De hecho, las carreras de grado en Derecho dan una formación general que no incluye a Internet, son los cursos de posgrado los que complementan al profesional. "Toda la materia es muy novedosa aún y son pocos los abogados especializados. Muy pocos de ellos saben ofrecer y producir una prueba informática como obtener los historiales de Facebook o Whatsapp como prueba de cargo para un juicio" señala Tomeo. La especialización, además, exige actualización constante. Monastersky lidia con conflictos y delitos informáticos a diario. Cuenta el caso de F.W, gerente de Recursos Humanos de una compañía electrónica que competía con otro empleado por un puesto gerencial. El competidor generó blogs y material en Internet donde lo acusaba de abusar de las candidatas a entrevistas laborales. Como consecuencia, lo obligaron a renunciar, le dieron una jubilación anticipada y el daño a su reputación se hizo sentir y lo forzó a dejar su ciudad.

"Los casos se incrementaron exponencialmente -señala Monastersky-, de todas formas todavía no se dimensiona el daño que puede generar a la imagen personal o profesional este tipo de modalidades delictivas". Según explica, las posibilidades laborales de su caso (F.W) están limitadas mientras esa información siga en Internet.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas