Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

El objetivo debe ser disminuir el desempleo

Empleos

El desempleo, como un fenómeno grave y extendido en todas las capas de la población -aunque golpeando más a medida que se desciende en el nivel socioeducativo-, es una de las características distintivas de la economía argentina de la última década del siglo.

Con cifras de desocupación y subocupación en alza a partir de 1991 y picos históricos del 18,4% en mayo de 1995, la falta de trabajo sigue siendo una de las principales preocupaciones de la Argentina que, en las dos mediciones de este año, tendió a agravarse por una menor actividad económica y por la incertidumbre que generó la última crisis internacional, con sus coletazos en Brasil.

Durante los primeros años de la convertibilidad (1990-94) se observó un importante incremento del PBI -del 38,4%- acompañado por una débil creación de puestos de trabajo (10,1%). La creación de empleo privado apenas superó la gran destrucción de puestos debido al ajuste del sector público.

A su vez, hubo un incremento de la Población Económicamente Activa (PEA). La tasa de actividad trepó al 40,2% promedio para ese período. De ese modo empezó a aparecer parte del desempleo que se había mantenido oculto por falta de incentivos para participar del mercado de trabajo.

Un trabajo para todos

Según estimaciones del economista Juan José Llach, flamante ministro de Educación, entre desempleo abierto, desempleo oculto (personas desalentadas que si cambiaran las condiciones del mercado inmediatamente pasarían a formar parte de la PEA) y disfrazado (ocupadas en tareas de muy baja productividad o subocupadas), el verdadero problema de empleo en la Argentina, en 1990, alcanzaba el 23% de la PEA.

En Un trabajo para todos. Empleo y desempleo en la Argentina , editado por el Consejo Empresario Argentino (1997), Llach sostiene que sólo una cuarta parte de la desocupación puede encontrar su causa en las reformas económicas introducidas en esta década, en tanto que el aumento de las personas que desean trabajar explica otro tanto del problema; y la crisis de los sectores atrasados, de baja productividad y con una inadecuada preparación laboral, se señala como la mitad, aproximadamente, de la desocupación existente hoy.

Balance

Las privatizaciones, las desregulaciones y la apertura de la economía influyeron en el aumento de la productividad laboral; el costo del capital se abarató en relación con el trabajo, y la mayoría de las reformas en marcha se vieron reflejadas en los índices de desempleo, con un pico durante la crisis de 1994-1996, en que aumentó la tasa de interés internacional y disminuyó el flujo de capitales externos.

El empleo disminuyó 2,6% durante 1995 y los desempleados pasaron de 1,28 millón a 2,09 millones de personas, lo que equivale a la mayor tasa de desempleo abierto, que llegó al 18,45 en mayo de 1995.

A partir de 1996, luego de las reformas estructurales realizadas comenzó a observarse un incremento del empleo, del 12,1%, que acompaña a un crecimiento del PBI del 14 por ciento.

En el Balance de la Economía Argentina, editado por el Instituto de Investigaciones Económicas de la Bolsa de Comercio de Córdoba, en enero último, se observa que, a pesar de la mejor respuesta del mercado laboral, faltaron nuevas reformas estructurales que permitieran que se incrementara la productividad del trabajo, aplicándose, en cambio, políticas de empleo para contrarrestar el gran salto de la desocupación, mediante programas públicos que intentaron actuar como remedios transitorios, pero no pudieron brindar soluciones reales.

La conclusión es que no se logró la flexibilidad del mercado laboral, y la ley de reforma laboral sancionada en septiembre del año último introdujo restricciones y rigideces que sólo fortalecen al sector informal.

Con las expectativas puestas en la nueva gestión de gobierno, las primeras declaraciones de las autoridades del área apuntan a la meta de bajar en 4 puntos porcentuales los actuales índices de desempleo. .

Carmen María Ramos
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYActividad económicaElecciones 2015Crisis habitacionalTorneo Primera División