Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

En condiciones para el trabajo

Empleos

El examen preocupacional busca determinar la aptitud psicofísica para realizar una tarea.

Después de haber sido preseleccionado y pasado con éxito la entrevista laboral, el postulante a un puesto de trabajo debe todavía enfrentar el examen médico preocupacional.

Según la ley, el objeto de la evaluación es determinar la aptitud del postulante conforme sus condiciones psicofísicas para el desempeño de las tareas que realizará.

El examen no debe limitarse a su propia definición: contemplar al paciente como algo más que el siguiente en la fila es capital para llegar a un buen resultado. "Debe poseer calidad desde el punto de vista técnico, pero también desde el humano", opinó Oscar Manduca, presidente de la Sociedad de Medicina del Trabajo de la provincia de Buenos Aires y jefe médico de Vidriería Argentina SA.

Dos son las claves para lograrlo: antes del examen, el médico debe presuponer que el aspirante es apto para el trabajo y recordar que su misión no es seleccionar al mejor, sino evaluar si el candidato cumple las condiciones para el puesto.

La opinión de las empresas

Según la resolución 43 de 1997 de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo, el examen preocupacional es responsabilidad del empleador. "Por lo general, se hacen análisis de sangre, orina, radiológicos, entre otros. Si las tareas entrañan algún riesgo particular, se efectúan estudios especiales", explicó el doctor Alberto Costa, jefe del servicio médico de Edenor.

Con los resultados, se categoriza el estado del paciente. Si bien cada compañía adecua la clasificación, la mayoría no difiere de la descripta por Susana Vivaldo de Sotillo, jefa de Medicina laboral de Telefónica de Argentina:

  • A: apto sin limitaciones para la tarea propuesta.
  • B: condición de salud no inhabilitante para la tarea propuesta.
  • C: condición de salud que requiere tratamiento previo a su ingreso.
  • D: no apto para las tareas propuestas.

Algunas empresas desdoblan este último punto en "el trabajador padece problemas no corregibles que se agravan con la tarea" y "el trabajador representaría un riesgo para él, sus compañeros y la empresa".

De todos modos, Sotillo aclaró: "Con la legislación vigente prácticamente no hay rechazos, puesto que si un postulante presenta algún grado de discapacidad no invalidante para la tarea por realizar, se denuncia el porcentaje de incapacidad parcial y permanente que ella genera e ingresa en la organización".

¿Qué sucede si el aspirante técnicamente apto debe someterse a un tratamiento médico? Sotillo aseguró que cuando recibe el alta es evaluado por la empresa y "si el resultado es satisfactorio, se rectifica".

Por su parte, Costa aclaró que si la búsqueda es urgente "lamentablemente se reanuda el proceso".

De acuerdo con la resolución 43, el trabajador debe proporcionar sus antecedentes médicos y patologías en declaración jurada.

Embarazo y HIV

El artículo 2 de esa resolución subraya que "en ningún caso los exámenes preocupacionales pueden ser utilizados como elementos discriminatorios". Aun así, ciertos médicos laborales -sobre todo cuando se interponen cuestiones de costos- enfrentan situaciones comprometidas.

"Las empresas privadas de medicina del trabajo tienen clientes. Estos obligan y, a veces, algunos profesionales deben hacer cosas que no pueden decir", confió un importante profesional de la medicina laboral que prefirió quedar en el anonimato. "Entre los más damnificados están las embarazadas y los portadores de HIV".

"Si entre dos buenas candidatas se toma a la que no está embarazada, no sé hasta qué punto se puede hablar de discriminación. El empleador sabe que si elige a la otra, dentro de seis meses no podrá contar con ella", opinó el doctor Carlos Falasca, ex gerente médico de La Caja ART.

El examen de laboratorio para la detección de HIV debe realizarse con consentimiento escrito del paciente. En Telefónica, informó Sotillo, si se detecta un postulante infectado se lo incorpora "siempre y cuando el puesto de trabajo para el que se presentó no entrañe riesgo para su salud".

Los profesionales consultados coincidieron en que, si de exámenes laborales se trata, nadie debería perder: ni el empleador que puede perjudicarse por un empleado ausente, ni el candidato que, víctima de la discriminación, puede quedar desempleado.

Sin pruebas

Aunque profesionales de la medicina laboral aceptaron que los resultados de los exámenes preocupacionales determinan, a veces, la exclusión injustificada de postulantes, en el Instituto Nacional contra la Discriminación, laXenofobia y el Racismo (Inadi), las denuncias no abundan.

"No hay tantas denuncias de discriminación luego de un examen preocupacional porque la gente sabe que no tiene pruebas", explicó Marta Casavona, directora del centro de denuncias. No existen estadísticas concretas.

"No quedan pruebas del rechazo. Pero sabemos que la discriminación se da", explicó Casavona. Agregó que "en el caso de los portadores de HIV, a quienes por ley no les podría hacer el examen salvo que estén de acuerdo, se complica porque son anónimos".

El número gratuito del Inadi es 0-800-666-9408. .

Marilina Esquivel
TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsLa tragedia del avión de Air ArgélieMagaly HermidaConflicto en Medio OrienteAmado Boudou