Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fuerte suba del déficit fiscal hasta julio

Rondó los $ 120.000 millones desde enero, frente a unos $ 58.000 millones del mismo período de 2014; estiman que el año terminará con un rojo bastante superior al calculado en el presupuesto

Viernes 25 de septiembre de 2015
SEGUIR
LA NACION
0

Aunque el deporte favorito del ministro de Economía, Axel Kicillof, consiste en mofarse de los presuntos errores en los cálculos de los analistas privados, el sector fiscal demuestra la creciente inconsistencia entre los dichos oficiales y la realidad.

En los primeros siete meses del año el Gobierno registró un déficit fiscal primario de $ 119.000 millones, frente a $ 57.700 millones del mismo período de 2014, si se excluyen las rentas de la propiedad del Banco Central y de la Anses.

Aun así, el ministro había proyectado en el presupuesto 2015 un superávit primario del 1%, que, cuando presentó el del año próximo, este mes, corrigió por un déficit del 0,8%, aunque la mayoría de los analistas cree que finalmente rondará el 5% del PBI. En particular, en julio el sector público alcanzó un superávit primario de $ 791 millones, aunque con rentas de la propiedad por $ 13.831 millones, mientras que hace un año el ahorro había sido de $ 767,9 millones y esos ingresos ajenos al Tesoro habían llegado a $ 9226 millones.

El rojo financiero, tras el pago de los intereses de la deuda, en julio último fue de $ 1036 millones, frente a 1176 millones de hace un año.

En siete meses, el rojo financiero fue de $ 1081 millones y, aunque el presupuesto prevé que totalice $ 137.774 millones este año, la consultora Finsoport calculó que rondará los 230.000 millones de pesos.

Por otra parte, en julio la suba del gasto primario fue del 38%, apenas por encima de los recursos, que sumaron 37,7%, en un acortamiento de la brecha entre ambas variables respecto del primer semestre.

Sin embargo, los analistas consultados por LA NACION creen que el resultado no marca una tendencia.

Julián Folgar, de la consultora ACM, dijo que pese que el Gobierno se benefició por la baja internacional del precio del petróleo, "e incluso con mayores aportes del Banco Central y la Anses, la divergencia entre gastos e ingresos derivó en un déficit que es más del doble que en los primeros siete meses de 2014".

El resultado fiscal de julio "mostró nuevamente un deterioro adicional de las cuentas públicas, mientras que el gasto hasta agosto creció 39%, los ingresos aumentaron 32 por ciento", detalló Folgar.

En la misma sintonía, el director de la consultora Prefinex, Nicolás Bridger, dijo que "en julio continuó el deterioro fiscal, por lo que el déficit, sin rentas de la propiedad, fue de 13.018 millones de pesos, frente a 8437 millones de pesos del mismo mes del año pasado".

La consultora Ledesma detalló que los subsidios energéticos y al transporte significaron en los primeros siete meses del año un aumento nominal del 43%, con una equivalencia al 6,9% del PBI. El estudio prevé un déficit primario del 6% y uno financiero del 8% del PBI.

Por su parte, Bridger estimó que el déficit culminará el año en $ 290.000 millones, equivalente al 4,9% del PBI, por lo que alcanzar la meta expuesta en el presupuesto 2016, de un superávit primario del 0,09%, implicaría un brutal ajuste en las cuentas públicas. Según el último informe de ASAP, "para que se cumpla esa previsión, los ingresos deberían crecer 21% y los gastos, 15,8 por ciento".

Por lo tanto, el Gobierno, que tanto critica a la oposición por plantear "políticas de ajuste", incluyó en el presupuesto un brutal ajuste fiscal.

Al respecto, Martín Polo, de Analytica, dijo que "parecería que el presupuesto 2016 lo armó el Fondo Monetario Internacional, pero plantea un recorte de gastos que nunca se termina cumpliendo". Según Analytica, el déficit primario será del 5,5% este año y del 4% el próximo, en un escenario optimista.

"El escenario base parte de un cambio en el que aflojarán los subsidios y cerrará la brecha entre el gasto y los ingresos. De lo contrario, no se podrá llegar nunca al equilibrio fiscal", expresó Polo.

La consultora Empiria planteó que el nuevo presupuesto "contiene una grosera subestimación de recursos y gastos". Y recordó que en 2013 el gasto presupuestado era del 13%, pero el ejecutado terminó siendo del 29%; en 2014, las cifras fueron 18% y 44%, respectivamente; este año, serían de 14% y 42%. Para el año próximo, acotó, la brecha sería del 21 contra el 29 por ciento.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas