Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los emprendedores que cambian el mapa del turismo

Mientras las agencias adaptan su negocio a los medios digitales, las oportunidades para crear soluciones disruptivas crecen al ritmo en que se multiplican los viajeros

Lunes 05 de octubre de 2015
0

"El turismo pasó de ser suntuario a ser necesario." La frase fue repetida por empresarios y consultores en distintas conversaciones y paneles de la Feria Internacional de Turismo (FIT) realizada la semana pasada en el predio de La Rural, de Palermo. Lo dicho es reflejo de una tendencia de disfrute de experiencias protagonizada por la Generación Y, pero transversal a las demás, por las mayores facilidades para moverse alrededor del mundo.

El sector es otro de los alcanzados por el cimbronazo de la tecnología. Por un lado impuso la reconversión de las agencias de viajes al medio online e impulsó la aparición de jugadores digitales capaces de liderar el mercado, como Despegar.com. En simultáneo, dio lugar al surgimiento de soluciones novedosas que rompieron el paradigma de lo tradicional -como Airbnb, la plataforma de alojamiento colaborativa- y otras, orientadas a resolver problemas de formas poco convencionales. Ejemplo de esto último es Bluesmart, la valija conectada creada por argentinos, que elimina la incertidumbre en la espera junto a la cinta de equipajes al bajar del avión.

El momento es crucial: do or die (hacer o morir) sintetizan sin exagerar las voces más apocalípticas. Es que el viajero cambió y seguirá cambiando. La conectividad omnipresente (tanto en móviles como en las cosas), la explosión del uso de datos (big data) para la personalización de la oferta y la economía colaborativa son los más fuertes condicionantes en su transformación actual y hacia 2030, destacó Iñigo García-Aranda, gerente general de Amadeus para la región sur de América latina. En los próximos 15 años se prevé un crecimiento del tráfico de pasajeros a un ritmo del 5% anual, y quienes quieran aprovecharlo deberán estar atentos. Sobre el escenario de TurTech, el capítulo de tecnología en la FIT, García-Aranda demostró, por caso, el potencial del manejo de la información para generar negocios. "El 40% de las ventas de Amazon viene de su sistema de recomendaciones", precisó el ejecutivo de la firma que lanzó un motor de inteligencia para analizar el mercado.

La imperiosa necesidad de cambio abre el juego a emprendedores. Martín Vivas, impulsor de Palermo Valley y otras iniciativas como Startup Next, destacó el desarrollo en tres áreas: experiencias, pagos y entretenimiento. "Hay oportunidades para creaciones disruptivas. Muchos van al copycut [réplicas de ideas probadas afuera], que a veces está bien, pero acá hay espacio para pensar soluciones distintas, desde cero, para muchos problemas del turismo", indicó.

La realidad del negocio actual da cuenta del espacio para adaptarlo y repensarlo. Juan Ignacio Bassino, gerente de producto de Despegar.com, aportó un dato: "Apenas 20% de ventas de viajes en América latina se hace online". Para subir esa marca, la compañía se ofrece a las agencias asociadas por su sistema de afiliación como plataforma para incursionar en la Web con un sitio propio, como es Mercado Shops en MercadoLibre.

Del mismo modo puede resultar inspiradora una mirada sobre datos como las 25 millones de valijas perdidas o maltratadas al año en las aerolíneas a nivel global, estadística que sirvió de fundamento a Bluesmart.

La semana pasada fue la primera vez que se abrió un espacio destinado a emprendedores en turismo tech en el contexto de la FIT. Allí se mezclaron entre grandes jugadores presentaciones de start ups que, finalizado el encuentro TurTech, tuvieron la oportunidad de reunirse con fondos de inversión y aceleradoras locales y regionales. Fueron ocho compañías preseleccionadas por el jurado de Travel-Ups!, una convocatoria de nuevas firmas abocadas al área.

La iniciativa estuvo a cargo de Constanza de la Cruz, emprendedora y fundadora de Avantrip.com, que filtró junto a Vivas las propuestas que llegaron desde la ciudad, el interior y el exterior. "La inclusión de start ups en un evento así es consecuencia del crecimiento, la profesionalización y las oportunidades que relacionan al turismo y la tecnología; con Travel-Ups! quisimos unir estos dos mundos", dijo De la Cruz.

Hasta ahora, opinó su coequiper, "las agencias resistieron mucho la modernización y su incorporación de tecnología fue para trabajar de manera tradicional, no disrumpir". En el proceso de Travel-Ups! encontraron un terreno apto y promisorio, con escasa atención por parte de los entrepreneurs locales, a diferencia de lo que ocurre en mercados como el brasileño, donde el emprendedurismo en el sector está más avanzado. "Nos costó encontrar las buenas ideas; creo que hay mucho espacio para armar compañías. Como este negocio viene muy consolidado del offline, y los grandes son muy grandes, los emprendedores pueden entrar en un espacio intermedio con nuevas ideas, pensando en dar una vuelta de rosca a lógicas muy preestablecidas", dijo. La ventaja es que si los start ups tecnológicos nacen globales, el mandato es aún más realizable en este ámbito naturalmente internacional.

Entre las ocho que destacaron en Travel-Ups!, Olpays pasó al frente del auditorio. El mendocino Germán Giménez, uno de sus fundadores, detalló las dificultades que afrontan al momento de cobrar las compañías que se internacionalizan, por las distintas monedas, la informalidad y otras cuestiones. La plataforma se para sobre esa complejidad e integra las soluciones de cobros para simplificar el proceso, sin importar de dónde provenga el dinero.

Buddy4Trip fue otra de las elegidas, centrada en la experiencia. El modelo retoma la conexión de personas a la manera de Tinder, pero en lugar de armar parejas conecta a viajeros en cualquier lugar del mundo.

También en lo social está basado el proyecto en gestación de Funfitters, que apunta a convertir particulares en diseñadores de planes de viajes para quienes busquen programar sus recorridos en función de sus gustos y sin perder horas navegando en el océano inagotable de Internet.

Volemos.com.ar fue otra de las que estuvo en el careo con inversores. A grandes rasgos consiste en un sitio de vuelos baratos con salidas, en principio, desde Buenos Aires. Los pasajeros pondrán sus condiciones (destino, flexibilidad) y recibirán alertas acordes con sus búsquedas, para aprovechar cuando sea más conveniente al bolsillo.

Estas y otras cuatro empresas nacientes desfilaron ante representantes de Nazca Ventures, Kaszek Ventures, Nxtp, Wayra, Incutex, Vrainz y Campus Emprear. Aunque muchos se enfocan en firmas de más rodaje, el contacto en esta etapa es válido para ponerse en el radar.

Con todo, en el sector surge el interrogante: los start ups, ¿son una amenazan para los operadores clásicos? Lo son, desde el punto de vista de que los competidores ya no son sólo propios, sino también ajenos a la propia industria. No hay que tener 10 ni 20 años de experiencia sobre la espalda para inventar una app que haga temblar al mercado.

Walter Rodríguez, secretario de la Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo (Faevyt), define el momento como una "revolución comercial que produce cambios permanentes". Y añade: "Ser contemporáneos hace difícil explicarlo y no sabemos hacia dónde irá, pero tenemos la mente abierta". Según el secretario, las agencias no se oponen a los nuevos mecanismos, producto de la economía colaborativa, pero sí reclaman adecuar la regulación de manera de crear "condiciones de igualdad, sobre todo, en materia impositiva". También recordó: "Pasó con Groupon cuando empezó a vender viajes y se adecuó con un legajo de una agencia". La tecnología siempre corre más rápido.

Trotamundos bien distintos

Los viajeros cambiaron y cambiarán hacia 2030. Amadeus los tipificó en seis tribus.

1) Buscadores de capital social: influidos por los medios sociales esperan que la Web les provea las mejores ofertas y servicios.

2) Puristas culturales: buscan sumergirse; el disfrute depende de sentirse un nativo.

3) Buscadores de simplicidad: quieren paquetes que les resuelvan todo y procesos sencillos.

4) Viajeros éticos: preocupados por el cambio climático y el planeta, reducen los lujos.

5) Por obligación: tienen un objetivo duro (negocios).

6) Cazadores de lujo: anhelan una experiencia gratificante.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas