Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Youtubers: los fanáticos disfrutaron de sus ídolos en la previa al Club Media Fest

Con entrada libre y gratuita, miles de chicos de no más de 15 años concurrieron al playón municipal de Tigre para encontrarse con El Rubius y Vegetta, entre otros

Domingo 11 de octubre de 2015
SEGUIR
LA NACION
0
Los chicos deliraron anoche cuando El Rubius salió por la pasarela a su encuentro
Los chicos deliraron anoche cuando El Rubius salió por la pasarela a su encuentro. Foto: LA NACION / Santiago Filipuzzi

Andrea, de 39 años, está parada en medio de una multitud y sostiene con sus manos un enorme cartel con la foto de un adolescente de sonrisa pícara y gorra verde. Es uno de esos típicos carteles que los fanáticos llevan a recitales para homenajear a sus ídolos. Pero Andrea no tiene la menor idea de quién es el chico de la foto. Junto a su marido, vino hasta el playón municipal de Tigre para acompañar a su hijo de 10 años: ¡El de la foto es El Rubius mamá!, le sopla Marcos ansioso, en plena antesala del Club Media Fest, el festival en que los seguidores de los youtubers tendrán la posibilidad de verlos en persona. Hoy y mañana, los fanáticos que hayan conseguido entrada coparán La Rural para ver a las nuevas estrellas de chicos y adolescentes que cambiaron la televisión por celulares y tabletas.

En esta previa, más de mil chicos vinieron hasta a Tigre porque la invitación era libre y gratuita, y porque muchos de ellos no se conforman con los dos días que durará el evento youtuber del año. En su primera edición, en abril de este año, el Club Media Fest convocó a más de 35.000 adolescentes. El primer festival de multimedia en América latina vuelve para quienes tengan su entrada (cuesta a partir de 400 pesos), y es la oportunidad de que los fanáticos puedan participar de actividades junto a los ídolos que ven a diario a través de cualquier monitor.

El sol de la tarde se despide mientras una ola de chicos y chicas se desplaza por este playón. Suena música electrónica de fondo, y todos saltan. La mayoría vino acompañado: padres, madres, tíos y hasta hermanos mayores les hicieron el aguante para cumplirles un sueño, ese de ver de cerca a sus ídolos, aunque ellos, los adultos, no sepan bien de qué se trata el asunto. A medida que el reloj corre, empiezan a alzarlos en sus hombros para que puedan ver mejor el escenario.

Guito vino con su hija Violeta, de 14 años, y dos amigas: "Yo estoy esperando que salgan los Rolling Stones, si no, no me explico tanta gente acá", dice él en broma. Violeta no le presta atención, está saltando con sus dos amigas con la intención de ver mejor lo que pasa en el escenario. "A mi edad me entusiasmaba la música, pero respeto los gustos de mi hija", dice. "Hay que actualizarse; detenerse y tomarse el tiempo para ver en qué andan los chicos. Es la mejor forma de acompañarlos. Yo me leí los dos libros de El Rubius, y el de comics me gustó. Un poco zarpadito, pero está bueno", termina de decir Guito, justo un segundo antes de que Violeta y sus amigas estallen en un grito agudo y eterno. "Tengo sus libros escondidos entre la ropa por si tengo suerte y me los puede firmar", dice Violeta mirando al cielo.

Melina es la mamá de dos nenas de 11 y 13 años; vino a traerlas a ellas y ahora no sabe dónde están. "Se fueron adelante de todo", dice. No está preocupada, sabe que las chicas están junto a los de su misma edad, en pleno éxtasis. "Veo que hay muchos papás acompañando a chicos, que en promedio tienen 15 años. Mis hijas me pidieron por favor que las traiga, y acá estoy, descubriendo qué es lo que les gusta tanto de Internet."

Nicolás tiene 8 años y vino especialmente para ver a Vegetta: "Me gustan sus videos de Minecraft y me hace reír." Dice que no mira la tele, sólo dos canales: "El otro día hablaba con un amigo de que en la tele ¡nos pusieron una propaganda como de media hora!" YouTube, para él como para tantos chicos, es más divertido: "Miro los videos cuando quiero, especialmente los fines de semana cuando me despierto", dice Nico, mientras sacude su enorme y colorida espada de diamantes idéntica a la que Vegetta empuña en su juego favorito, el Minecraft. Adrián, su papá, dice que ya se aprendió los nombres de los youtubers y que entiende que es la forma en la que se entretiene su hijo. Nicolás dice que le gustaría filmarse jugando al Minecraft, pero que su papá juega mejor que él.

En el Club Media Fest, los españoles El Rubius, Mangel, Vegetta, Willyrex, entre muchos otros, la estadounidense Lana, el venezolano Dross y los locales JuliánSerrano, Magnus Mefisto, Alejo Igoa, Orni, Vedito y más, se presentarán en vivo frente a sus seguidores. El evento reúne lo que sus organizadores llaman nuevas figuras y social artists de los segmentos de gaming, humor, música, belleza, vlogging y música. Habrá nuevos escenarios, paneles y conferencias dirigidas a la industria del entretenimiento, y a los chicos y chicas que quieren convertirse en youtubers. Además, habrá un área de exposición, y espacios de esparcimiento y recreación especialmente dedicados a los padres.

Tres españoles con millones de seguidores

El Rubius

Gamer y humor

Su nombre real es Rubén Doblas Gundersen y tiene 25 años. Nació en Málaga, España, y es el segundo youtuber más seguido en habla hispana. Está en el top 20 de los más populares del mundo

Mangel

Gamer y humor

En YouTube desde 2006. Su nombre real es Miguel Ángel Rogel y tiene 24 años; también es español. Junto a El Rubius forman la dupla que hace reir a sus fanáticos con videos de delirantes bromas y sketches

Sr. Cheeto

Cocina y videojuegos

En su canal, este youtuber español con más de un millón de seguidores conjuga sus dos grandes pasiones: cocinar y jugar a los videojuegos. De hecho, su nick proviene del "skin" de su personaje en Minecraft

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas