Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los telegramas de las PASO contenían llamativos errores

LA NACION Data relevó más de 16.000 documentos; de ese trabajo surge que 48% tenía irregularidades

Lunes 19 de octubre de 2015
SEGUIR
LA NACION
0

Las elecciones primarias del 9 de agosto pasado dejaron en evidencia la inquietante fragilidad del sistema electoral argentino. Ya en el primer eslabón del recuento provisorio de votos, que es la confección de los telegramas electorales con los resultados de cada mesa de votación, se evidenciaron serias falencias, según pudo dar cuenta un relevamiento que realizó LA NACION Data: de 16.311 telegramas analizados, el 48 por ciento presentó irregularidades.

En medio de la expectativa que rodea las elecciones presidenciales del 25 próximo, en las que, según las encuestas, un porcentaje ínfimo de votos podría definir la convocatoria o no a un ballottage, la confección de los telegramas adquiere en esta oportunidad una relevancia singular. Dicho en otras palabras, cualquier margen de error en el llenado de los telegramas podría tergiversar el escrutinio provisorio y, por ende, la difusión de las primeras tendencias.

Al tratarse de un trabajo manual que efectúa cada presidente de mesa, a menudo agobiado después de una larga jornada electoral, es frecuente encontrar telegramas con inconsistencias. Las primarias de agosto pasado no fueron la excepción: la investigación de LA NACION Data arrojó que el 36% de los telegramas analizados presentaron casilleros vacíos (lo que se presta a que una mano pícara los complete de manera discrecional); un 15% no informó sobre la cantidad de sobres contenidos en la urna; en un 7% no figuró el DNI del presidente de mesa, y otro 3% no contenía siquiera su firma.

El director nacional electoral, Alejandro Tullio, confirmó esta situación: en el escrutinio provisorio, el 3% de los votos de todo el país no pudo ser computado porque los telegramas eran, directamente, ilegibles. En el distrito más importante, Buenos Aires, la cantidad de telegramas que no se escrutó llegó al 5%, indicó el funcionario a LA NACION.

"Hubo unos 6000 telegramas que consignaron cero voto, cuando deberían haberlos tenido", precisó Tullio, quien, no obstante, procuró no dramatizar la situación. "Las diferencias en los resultados del escrutinio provisorio y del definitivo -que realiza 48 horas después la justicia electoral- fueron muy pequeñas en las últimas primarias. El Frente para la Victoria obtuvo un 0,28% más; Cambiemos, un 0,03% más, y UNA, un 0,07% menos de votos", dijo. Además, aclaró que el domingo habrá menos boletas con candidatos, después de la depuración de las primarias, lo que "reduce la posibilidad de errores".

Aun así, ante la perspectiva de un escenario reñido, y sobre todo tras el escándalo electoral en Tucumán, la oposición requirió al Gobierno y a la justicia electoral que se adopten medidas que contribuyan a la transparencia. "Si el número de telegramas mal confeccionados es muy alto, también lo será la desviación del resultado", advirtió la diputada Patricia Bullrich (Unión Pro).

En este sentido, la Cámara Nacional Electoral y la Dirección Nacional Electoral -que depende del Ministerio de Justicia- acordaron algunas medidas para achicar el margen de error en la confección de los telegramas. Una de ellas consiste en que el telegrama y el acta de escrutinio -que irá dentro de la urna- serán idénticos en su diseño, por lo que se reduciría el margen de error cuando el presidente de mesa copie los resultados de un formulario a otro. Otro dato: los telegramas se remitirán en sobre cerrado -antes iban sueltos- a los centros de transferencia de datos del Correo Argentino, donde habrá fiscales. En ese lugar los telegramas son digitalizados y luego procesados en el Centro de Gestión de Datos por la empresa española Indra. Allí se cargan los datos y se dan a conocer las primeras tendencias.

Ante una eventual elección reñida, la Justicia avisó: habrá que esperar al escrutinio definitivo -que está a su cargo y tiene validez legal-, que se inicia 48 horas después de la elección. Éste es el mensaje que les impartirán los jueces de la Cámara Nacional Electoral, Santiago Corcuera y Alberto Dalla Via, a los jefes de campaña de los candidatos, este jueves.

Durante el encuentro los camaristas exhortarán a los dirigentes políticos a que, en caso de una elección así, no se apuren a instalar ganadores o sospechas de fraude con los resultados del escrutinio provisorio. "Nuestra intención es apurar el conteo definitivo; por eso, hemos dispuesto que primero se cuenten los votos de las categorías a presidente y vicepresidente", indicó a LA NACION Hernán Gonçalves Figueiredo, secretario de la Cámara Nacional Electoral.

Hoy, todos los sondeos de opinión anticipan unas elecciones presidenciales con final abierto. El candidato oficialista, Daniel Scioli, marcha primero, pero apenas araña el 40% de intención de voto. Mauricio Macri, el candidato opositor, está segundo a una distancia de entre 9 y 12 puntos. Ningún sondeo se atreve a pronosticar con certeza si habrá ballottage. Tal vez esta incógnita tampoco se devele la noche del 25.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas