Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Horror en Ostende: cuáles son los giros que tomó la investigación del crimen del bebé

El padre del menor asesinado pasó de ser el principal sospechoso a estar en libertad; la madre fue imputada en la causa tras incurrir en contradicciones

Miércoles 21 de octubre de 2015 • 10:49

La conmoción por el crimen del bebé de poco más de un año no se disipa en Ostende. En esa tranquila localidad de la costa bonaerense, la aparición del cadáver de Benjamín generó un sinnúmero de interrogantes que tuvieron al papá como el principal sospechoso. Sin embargo, anoche, Aguilera fue liberado y Ayala, madre del menor quedó imputada.

En pocos días la investigación en torno al asesinato tomó varios giros e incluso se reencauzó.

Lunes

1130 horas: un vecino que caminaba por la calle encuentra el cadáver de Benjamín, abandonado en un lote de la intersección de las calles Gaona y Dante, a unos 300 metros de uno de los accesos a Ostende por la ruta 11 y a dos cuadras de la Escuela Secundaria N° 2.

La policía realiza peritajes en la zona donde encontraron al niño
La policía realiza peritajes en la zona donde encontraron al niño. Foto: LA NACION / Mauro V. Rizzi

Primeras pericias: A pesar de que el cuerpo tenía señales de haber sido asesinado, el deterioro provocado por animales de rapiña y roedores arroja las primeras dudas. Muy pronto, el fiscal de la causa, Juan Pablo Calderón, ratifica que Benjamín fue asesinado en algún momento del sábado último.

Detenciones: Leonardo Aguilera, el padre del niño, de 30 años, fue aprehendido como principal sospechoso, tras las primeras declaraciones de la madre.

Segundas declaraciones: Tras declarar ante la fiscalía, la madre del niño, Claudia Ayala (22) quedó detenida por el vaivén en el que incurrieron sus dichos y su incapacidad para explicar, entre otras cosas, por qué no hizo la denuncia por la desaparición del niño.

Martes

Testimonios de las vecinas: Las mujeres que viven cerca de la casa de la víctima dijeron que la madre sometía al niño a maltratos y lo dejaba solo. Afirmaron que la acusada se mostró indiferente cuando se enteró del hallazgo del cadáver.

La policía realiza peritajes en la zona donde encontraron al niño
La policía realiza peritajes en la zona donde encontraron al niño. Foto: LA NACION / Mauro V. Rizzi

Coartada: Aguilera, el padre del niño, que había reconocido que apenas mantenía con Ayala una relación informal, aseguró que había pasado todo el fin de semana en la localidad de Maipú, a 120 kilómetros, con otros tres hijos, en casa de la abuela. Su cuñado, Alberto Márquez, reconoció que Aguilera lo había acompañado tanto a la ida (el viernes) como al regreso (el domingo) de Maipú.

Liberación: la Policía comprobó, a través de testigos, que Aguilera no estuvo en Ostende el día del asesinato, y lo liberó, tras 24 horas tras las rejas de una comisaría en General Madariaga.

Imputación: Con los testimonios de vecinos, la coartada del padre, y otros indicios (como el que apuntaba que Benjamín tenía partida de nacimiento, pero no DNI porque nunca se lo habían gestionado), el fiscal Calderón decidió imputar a la madre. Calderón considera que tiene elementos suficientes para procesar a Ayala por homicidio agravado por el vínculo y solicitar su prisión preventiva.

Te puede interesar