Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El primer sacudón de la temporada de polo

El novato Washington derrotó al tradicional La Aguada en el Abierto de Hurlingham; un equipo de amigos que promete

Sábado 24 de octubre de 2015 • 12:05
0
Celebra Facundo Sola, alma y líder de Washington
Celebra Facundo Sola, alma y líder de Washington. Foto: LA NACION / Sergio Llamera

Esos muchachos revoleaban tacos y se abrazaban a caballo. Desde la tribuna llegaban gritos. Saltaba gente en los palenques. Parecía que los de la enorme W en la camiseta habían salido campeones mundiales. En realidad, habían ganado un partido en el Abierto de Hurlingham HSBC de polo, pero para ellos el triunfo se parecía a una conquista grande. Así la festejaron.

Y con razón. Surgieron de la clasificación, venían exigiendo la caballada desde hacía casi un mes, y con 31 goles de handicap tumbaron a un rival de 34 y una organización de muchos años. Washington 13 vs. La Aguada 12, por la 2° fecha de la Zona A en el predio de Pilar de la AAP, fue la primera sorpresa de la Triple Corona de 2015. Y por cómo juegan estos jóvenes o novatos en este nivel, puede haber otras más adelante. Quizá ya no lo serían tanto.

Perder por 10 goles contra La Dolfina puede ocurrirle a casi cualquier equipo. De hecho, Las Monjitas, con 34 de valorización, cayó por 11 ayer. Pero ya en ese debut en Hurlingham Washington mostró signos positivos. Suele pasar que impresionan bien al principio los conjuntos clasificados, pero éste da la impresión de que puede ser importante a largo plazo. Ataca mucho, todos manejan bien la bocha, y la tremenda pegada de Alfredo Cappella Barabucci desde atrás -casi convirtió un penal de media cancha, y la bocha picó cerca de la línea de fondo- ayuda a tomar velocidad y a hacer un polo abierto.

A La Aguada lo vapuleó de entrada (7-1 a comienzos del tercer chukker), y luego aguantó, en un encuentro que se volvió ríspido por discusiones, pero bien jugado. Es que a Washington, por características propias, le conviene eso: tiene buen taqueo y caballada respetable. "Jugamos ordenaditos en defensa, vamos para adelante y para atrás bastante simplemente, sin complicarnos", explicó Diego Cavanagh.

A fines de 2014, Cavanagh y Ezequiel Martínez Ferrario tenían idea de compartir equipo. Y lo mismo Cappella Barabucci y Facundo Sola por su lado. Facu, que dejó La Aguada para encarar un proyecto propio, llamó a los otros dos y pronto se formó el cuarteto. "Somos amigos, sobra la buena onda, y hoy en día eso es mucho en un equipo. Influye en la cancha. Este equipo tiene mucha garra y una amistad enorme; nos matamos por el otro. Esta alegría está en el top 2 de mi carrera", contó Martínez Ferrario, el "Gallego". "No tiene precio jugar con amigos", añadió Cappella Barabucci.

El alma de Washington es Sola, un cordobés de 23 años formado polísticamente en el club que ya cumplió 111 años. Él anheló jugar en este nivel con la W, y lo cumplió. Anheló también hacerlo con amigos, y lo cumplió. "¡Y ahora esto es un placer! Impresionante, increíble. Soñaba ganar un partido, y ahora vamos a ganar más. Estoy chocho. Estamos chochos: la familia, el equipo, el pueblo, todo Washington. No sé qué más pedir", explotó de alegría Facundo, que ni consultó a sus amigos a cuál entidad representarían cuando los invitó a unirse. "Nunca me preguntaron por qué club iban a jugar. Fui muy egoísta: ¡se juega por Washington!", narró, divertido, el 3.

En tanto, Ignacio Novillo Astrada, el líder de La Aguada, reconoció méritos ajenos: "No sé si fue sorpresa que perdiéramos. Todo puede pasar. Washington es duro, juega bien, y empezamos muy mal. En los primeros chukkers nos sacaron una diferencia grande y remontarla, en canchas que no están en buenas condiciones, es complicado. Entraron más concentrados que nosotros, con más ritmo, más fuerza, y nosotros tardamos un poquito en engranar".

De Washington se podía esperar algo bueno. Ya irrumpió con energía, disruptivamente. Y no se contenta con el sacudón de ayer. "Es una felicidad enorme. Cuando armamos el equipo, lo hicimos no sólo para clasificarnos, sino para entrar en el Abierto y ganar partidos, y acá está el resultado. Washington está como para ganar tres partidos más en la temporada", confió Martínez Ferrario. Por lo pronto, ya hay un hecho como para sustentar las palabras.

La Dolfina no afloja: goleó a Las Monjitas

Salvo en la final de Tortugas, La Dolfina ganó sus partidos este año por al menos 10 goles. Ayer le tocó a Las Monjitas sufrirlo: 18-7 (8-0 en los últimos tres períodos), por la Zona A. El Abierto de Hurlingham seguirá hoy, también en Pilar, con Alegría vs. Magual, a las 14, y Ellerstina vs. Chapaleufú, a continuación.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas