Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Empleos

 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Un test para hacer buena letra

Empleos

Cada vez más procesos de selección incluyen el análisis de una carta de presentación manuscrita para evaluar la personalidad del candidato.

 
 

Que el destino laboral penda del palito de la t o del punto de la i parece un absurdo reduccionismo. Sin embargo, cada vez son más las consultoras y empresas que exigen que las cartas de presentación que acompañan los currículum sean manuscritas para realizar un análisis grafológico, una técnica proyectiva gráfica que analiza la escritura autógrafa.

Claro que la metodología no es tan simple como analizar cada firulete por separado. El examen contempla el emplazamiento, dirección, forma, inclinación y velocidad de la escritura, entre otras características.

Según sus adeptos, el grafoanálisis revela aptitudes como el temperamento y la capacidad de reacción, y actitudes como el desarrollo de la conducta relacionada con lo afectivo, las interrelaciones y la honestidad.

La mayoría de los profesionales utiliza la técnica como método de corroboración después de una selección curricular. Otros depositan mayor confianza en sus conclusiones.

"En un proceso de selección, miramos la carta manuscrita y los currículum. Si veo que la letra es mala (en sentido grafológico), ni miro dónde trabajó la persona. De lo contrario, paso a sus antecedentes. Ahorro mucho tiempo y el resultado es muy bueno", comentó Silvia Coton, de la consultora Coton y González.

Por el contrario, para Mirta Sastre, grafoanalista y selectora de Tiempo Real Consultores SA, la técnica es "una herramienta adicional importante, rápida, que no genera desgaste para el postulante".

Acerca de la carta de presentación, opinó que "es un referente más de preselección que luego debe ser corroborado con escrituras más espontáneas o el aval de una persona responsable de la autenticidad del documento".

Daniel Perinetti, presidente de D & A Consultores aseguró que un examen grafológico no es serio si el manuscrito llega por correspondencia. "Podés eliminar a un buen candidato sólo porque alguien le escribió la carta."

En las empresas

En diciembre último, Milva Fina, responsable de selección de personal de Coca Cola-Femsa, realizó un curso de grafología y, en la actualidad, testea el método.

"Tengo que hacer el diseño del informe grafológico tal como lo hice con el psicotécnico. Estoy probando con algunas búsquedas. La grafología es útil siempre que se la complemente con otras técnicas. De lo contrario, es adivinación", explicó.

"Es válida -advirtió- si se la usa para evaluar datos requeridos por el perfil buscado, pero no para investigar cuestiones extralaborales."

Por su parte, María Eugenia Minvielle, técnica en grafología y asistente en selección y capacitación de Pan American Energy, coincidió en la necesidad de corroborar los resultados.

"Comenzamos a utilizarla ahora. Revela muchos datos, pero se deben realizar estudios complementarios de actitud, coeficiente mental y otros propios del puesto buscado", expresó.

Manuscrita o no

Pero lo realmente importante de la carta, manuscrita o no, es su contenido.

En el libro Su primer currículum , la consultora Martha Alles recomienda que, de no existir pedido expreso, la carta sea tipeada.

Acerca del saludo inicial, sugiere que si se conoce al destinatario se lo llame por su nombre - Estimado Dr. Suárez -. Si no, la frase correcta es De mi mayor consideración .

En cuanto a la estructura de la carta, puede ser dividida en tres partes:

  • Primer párrafo: se expresa el motivo por el que se escribe. Se debe consignar si se responde a un anuncio, se trata de una presentación espontánea o de un contacto personal.
  • Segundo párrafo: hay que tratar de mostrar un elemento diferenciador. Por ejemplo, si se realizó la tarea solicitada en otra empresa, si se tiene disponibilidad inmediata (en caso de búsquedas urgentes), si se residió en el exterior (cuando piden una persona bilingüe).

También, es el lugar indicado para confiar si algún aspecto pedido en el aviso no se cubre.

  • Cierre: la frase de despedida debe ser sencilla, corta, no estridente. Se deben evitar las del tipo Si la suerte me acompaña .

La firma del interesado nunca debe faltar. En el caso de la grafología, mientras el análisis del texto revela aspectos sociales de la persona, el de la firma lo hace respecto de su vida personal.

Argumentos

Los grafólogos sostienen que este método tiene algunas ventajas importantes respecto de otras técnicas:

  • Rápida realización: uno de los exámenes clásicos requiere que el participante escriba 20 líneas.
  • No provoca inhibición: no es necesaria la presencia del grafólogo profesional mientras se realiza el test.
  • Ahorro de tiempo: el análisis puede llevar entre 20 minutos y 4 horas, según el profesional y los atributos por evaluar.
  • Economía: la simplicidad de la metodología abarata costos.
  • Exactitud: además de brindar información completa sobre personalidad y aptitudes, según los profesionales el margen de error es casi nulo.
Marilina Esquivel
TEMAS DE HOYLa muerte de García MárquezIncendio en ValparaísoElecciones 2015Semana Santa