Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Nos da bronca por la ilusión, por la gente y la falta de gol"

Tras la dura eliminación, Mancuello resumió el sentimiento del equipo, que careció de contundencia en la serie; Vera agregó: "Hay que volver a encontrar oportunidades y convertir"

Jueves 29 de octubre de 2015 • 23:55
SEGUIR
LA NACION
0
El lamento del Rojo tras la eliminación
El lamento del Rojo tras la eliminación. Foto: AP

BOGOTÁ (De un enviado especial).- El final del partido mostró en gestos la peor cara de Independiente en la serie. Con el pitazo final del árbitro venezolano José Argote, la carencia de gol del equipo de Avellaneda pagó con la eliminación en la Copa Sudamericana a manos de Santa Fe. Y afloraron los nervios, con Hernán Pellerano desbocado, porque entendía que correspondía que el juego continuara un par de minutos más. Pero no: el juez no quería ni escucharlo y una barrera de policías los separaba.

Ajeno al tumulto, cabizbajo por el desenlace adverso, Diego Vera mostró sensatez y autocrítica. "No hablemos del árbitro. Tenemos que hacernos cargo de nuestro juego. Hay que volver a encontrar oportunidades de gol y convertir. Está claro que nos costó", sentenció el hábil delantero.

"Ellos son buenos, aunque no fueron superiores. Buscamos hasta lo último, pero Santa Fe aprovechó una pelota parada para hacer la diferencia y se nos hizo cuesta arriba", agregó el uruguayo.

Tomó aire Vera, meditó y, de inmediato, se planteó los objetivos a corto plazo. "Ahora hay que levantar cabeza y ganar todos los partidos que nos quedan por el torneo argentino. La idea tiene que ser terminar lo más arriba posible", completó.

A Federico Mancuello, el capitán de Independiente, le costaba un poco más desenfocarse de lo que consideraba un resultado injusto. "Intentamos tener la pelota, pero nos faltó el último toque. Jugamos con nuestra idea, por abajo, pero resulta que sin patearnos al arco ellos se fueron arriba 1-0 en el primer tiempo. No hay excusas con el estado de la cancha ni la altura, pero nos da bronca por la ilusión, por la gente y por la falta de gol pese a que dominamos el partido", expresó. El empate no alcanzó. "Vamos a dar lo mejor en lo que queda", insistió el volante.

Independiente sufrió la falta de potencia ofensiva durante toda la serie con Santa Fe, pese a que empató sobre la hora y consiguió una tenue luz de esperanza. Los delanteros estuvieron erráticos, pero, en realidad, no funcionó el equipo. ¿El ejemplo más claro? El único gol en los dos partidos fue en contra, del arquero Robinson Zapata.

Independiente se quedó sin festejos en el momento más importante de la Copa Sudamericana, en busca de las semifinales. Y eso que en el campeonato local venía con un envión: había goleado a River (3-0) y a Crucero del Norte (4-0). Pero no pudo en Avellaneda, donde el Ruso Rodríguez falló un penal decisivo y fue responsable en el gol que le dio la decisiva victoria a los colombianos, clave para el desenlace final de la serie.

En Bogotá las cosas tampoco salieron bien. Por primera vez sintió de verdad la falta de Lucas Albertengo, que se recupera de una rotura de ligamentos; Diego Vera no tuvo demasiadas oportunidades; a Martín Benítez le faltó el desequilibrio de otros partidos. Y Juan Martín Lucero no jugó todos los minutos. Como si fuera poco, Cristian "Cebolla" Rodríguez reapareció de una lesión y no en su mejor forma física.

A Independiente le faltó gol y, en estos casos, no hay otra forma de pagarlo más que con la eliminación.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas