Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los arcades se resisten a morir en el olvido

Desde clásicos como Frogger y Super Pac-Man hasta fiestas temáticas con máquinas recreativas de la década de 1980, cómo es esta afición que invita a rememorar las épocas de las grandes salas de videojuegos y aventuras en 2D

Sábado 31 de octubre de 2015
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Volver a vivir con los juegos de los 1980
Volver a vivir con los juegos de los 1980. Foto: Marcelo Gómez
La restauración de equipos es también parte del hobby
La restauración de equipos es también parte del hobby. Foto: Marcelo Gómez

"Llegue a hacer 256 pantallas en el Pac-Man original. Luego de eso el juego se bloquea y deja de mostrar las pantallas como si fuera un error de arranque." Éste es más que un récord personal, es la carta de presentación de Sergio Luna un DJ de 48 años, uno de los tantos coleccionistas de máquinas arcade.

Hoy quedan pocas en los salones de máquinas recreativas que supieron ser enormes locales, invitando a los jugadores a vivir grandes aventuras a cambio de una ficha. Se debe recordar que los arcade tienen otras características que los flippers.

"A fines de los años 90 con la popularización de Internet, consolas y juegos online comenzaron a cerrar las salas de videojuegos y muchas comenzaron a transformarse en locutorios donde la nueva generación pasaba horas con los juegos de PC en red. Esto abrió el mercado de la compra y venta de máquinas arcade a particulares" afirma Diego Álvarez, un coleccionista de Necochea.

La mimada de la casa

La premisa es simple: adquirir maquinas difíciles de conseguir y llevarlas a su estado original, "las maquinas más buscadas de arcades en todo el mundo son y serán, Space Invaders, Pac-Man, Super Pac-Man y Ms Pac-Man; en segundo lugar Galaga, Galaxian y Donkey Kong Jr de Nintendo", dice Sergio Luna, otro aficionado a este hobby. "La joya de mi colección es un Super Pac-Man que conseguí hace 9 años. Es muy buscado porque es el único mueble de toda la serie que tiene la forma de la boca del Pac-Man en sus laterales", continua orgulloso.

Silvio Alciato no solo se dedica al arte de la restauración de arcades y pinballs, sino que tiene una colección muy particular que viene directamente desde las profundidades del océano. "Tengo el arcade Submarine (http://www.pinrepair.com/arcade/msubmar.htm) la última maquina electromecánica fabricada por Midway en 1979. En vez de pantalla, tiene un periscopio por donde hay que mirar. Llegó a mis manos entremezclado en la compra de un lote de decenas de Pinballs. Aunque al principio no logró despertar mi atención, siempre tuve un cariño particular por él. Recordaba haberlo jugado en algún salón de la Costa Atlántica, de vacaciones. Algunos meses después emprendí su reparación, y quedé realmente fascinado con la complejidad mecánica de la máquina, lo que hizo que decida quedarme definitivamente con ella. Tiempo después, un amigo me regaló él Sea Wolf que, a diferencia del primero, es completamente electrónico, y decidí quedármelo también, para tener una parejita de dos máquinas con la misma temática y distinta tecnología".

Diego Álvarez, de 46 años, comenzó con su colección hace varios años. "En un principio compré un par de arcades populares que aun mantengo como el Tetris y el Frogger y unos años después un amigo me regaló un Space Invaders en su gabinete original". El gran inconveniente son las distancias que Diego debe cubrir para llevar máquinas y conseguir repuestos. "Viviendo en la costa (Necochea) se complica tanto para conseguir nuevas máquinas, repuestos y mano de obra especializada para repararlas como así también para trasladarlas, porque los transportistas no siempre tienen cuidado y siendo bastante voluminosas, pesadas y delicadas, muchas veces terminan dañadas. Para reparar los arcades no queda otra salida que buscar información en Internet, leer manuales y guías de reparación", expresa.

Al respecto, también se puede buscar soporte en los tantos grupos de Facebook que existen sobre el arte de coleccionar arcades. Dos de los más importantes son Arcades & Flippers y Pinballs y Pinballs Argentinos

Artesanos de la nostalgia

Eduardo Fabricante es un nombre que resuena en forma constante en el rubro. Hoy, dueño de Clarck Entertainment, comenzó sus andanzas entre fichas, palancas y botones en 1986. En su empresa reparan, restauran, venden y alquilan maquinas arcade de todo tipo, con la férrea idea de devolverles el brillo que alguna vez supieron tener.

Otra empresa a la que recurrir a la hora de tomarse un viaje a la década de 1980 es Recrearte. En diálogo conla nacion, Pablo Rearte, socio de la firma, dice que "antes comprábamos y restaurábamos los muebles, hoy armamos todo el producto nuevo, tanto el mueble como los componentes eléctricos y de electrónica". Hablando sobre sus clientes, Pablo indica que "la mayoría tiene generalmente de 30 años en adelante. Lo compra el padre para uso propio y con la excusa de que es para el hijo y terminan jugando ambos".

Hacia una nueva generación

Más allá de la innegable nostalgia que producen los muebles y maquinas originales, el mercado se ha actualizado y hoy se ofrecen maquinas multijuegos en muebles arcades con palancas y botones.

Recrearte es una de las firmas que disponen de este tipo de máquinas "Tenemos un multijuegos de desarrollo propio", asevera Rearte.

El sistema se inicia en un menú principal. Allí se encuentran 14 plataformas distintas. Dentro de cada cada una de ellas se ingresa y se encuentran diferentes opciones como juegos, flippers, música, videos, karaoke y también consolas retro como Nintendo, Nintendo 64, Sega Master System, Sega Génesis, Atari, y otras.

Otro de los atractivos de la multijuegos es el arcade, ya que en este sector hay más de mil títulos en las versiones que traían las máquinas de la época, por ejemplo Pac-man, Tetris, Galaga, Space Invaders, Wonder Boy, Street Fighter, Mortal Kombat, entre otras.

En el sector de Pinballs hay 750 flippers, nuevos y clásicos. Dentro de este sector encontramos por ejemplo Adams Family, Terminator, Kiss y Rolling Stones", asegura Pablo Rearte.

En los últimos tiempos también se han popularizado los eventos temáticos con máquinas de arcades para que los invitados pasen un momento distendido.

Eduardo Fabricante es una de las personas que ven futuro detrás de esta moda. "Estamos terminando un salón donde se podrán realizar todo tipo de eventos con máquinas recreativas para jugar, desde tragamonedas, hasta arcades de conducción, flippers y rockolas. También podemos trasladar esa experiencia a cualquier salón de fiestas realizando una ambientación de la década que prefiera el cliente con máquinas de los 1970, 1980, o 1990" comparte orgulloso, él sabe de primera mano que toda moda vuelve y en estos años la demanda de nostalgia digital ha crecido con usuarios que, superando los 40 años, aun parecen niños frente a uno de estos clásicos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas