Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Dolfina venció a La Aguada y es finalista, pero se quedó preocupado

La 28ª victoria sucesiva clasificó al equipo de Cañuelas para la definición del Abierto de Hurlingham, para la cual quedó en duda Adolfo Cambiaso; hoy, Ellerstina vs. Alegría

Sábado 31 de octubre de 2015 • 23:51
0

Todo estaba apacible en La Dolfina . Rozagante. Los seis torneos ganados seguidos, los 27 triunfos consecutivos, el buen juego... Hasta que un día –ayer– apareció lo inesperado: se lesionó Adolfo Cambiaso. No fue una complicación para el encuentro con La Aguada , que el club de Cañuelas ganó ampliamente, por 16 a 10, pero lo es a mediano plazo. Porque ese triunfo, que resolvió el grupo A del Abierto de Hurlingham HSBC, clasificó finalista al ganador, y eso implica que el próximo sábado definirá el certamen. Y además, 13 días más tarde empezará a defender el cetro en el colosal Argentino Abierto.

En otras palabras, viene lo más importante del año en el polo y el mejor jugador está en riesgo físico. A los 3m6s del sexto período, cuando su conjunto vencía por 12-7 a La Aguada, el delantero desmontó por precaución. "Sentí como un pinchazo en el aductor izquierdo. Y no quise arriesgarme. Si hubiera sido una final, quizás habría seguido. Pero íbamos por cuatro o cinco arriba, en un partido feo para jugar", contó a LA NACION consumado el triunfo en un partido que, desde la tribuna, tuvo un aspecto mejor que para los jugadores de La Dolfina en la cancha.

La alarma era en el aductor izquierdo, no en ese derecho que suele darle preocupaciones y al que debe resguardar. De Hurlingham Cambiaso se fue directamente a hacerse análisis. "La ecografía mostró que es una contractura grande; no hay rotura de fibras ni hematoma. Así que vamos a trabajar en eso durtante la semana; si no hay ningún contratiempo y lo llevamos bien, para el fin de semana que viene va a estar", manifestó Juan Carlos Menchón, su preparador físico, que cuida el cuerpo del polista junto al traumatólogo Walter Mira y el kinesiólogo Gonzalo Noguera. Será una semana de mucha fisioterapia y desinflamantes.

El Nº 1 se presentará en la final con una muslera o un vendaje compresivo, que sujetará el aductor. Hoy se determinará el rival, que será Ellerstina o Alegría (ver aparte). En cualquier caso, sobre todo en el primero, se tratará de un adversario que pondrá en riesgo la larguísima serie invicta de La Dolfina, de 28 éxitos, y con ello, el anhelo del récord de conquistar por tercera vez en fila la Triple Corona.

Además, una eventual rotura muscular pondría en duda la participación de Cambiaso en Palermo, tanto en el desafío central del año, el Argentino Abierto –La Dolfina debutará el viernes 20–, como en la exhibición de 80 goles de handicap del sábado 14. La Asociación Argentina de Polo ruega por la salud del crack, máxime cuando no existe un noveno jugador de 10 goles, como eventual reemplazo.

Ribeiro de Andrade, de 8 tantos, fue un correcto sustituto de Adolfito. Lo había hecho muy bien durante tres chukkers en la definición de Hurlingham de 2007, aunque aquello concluyó con Ellerstina levantando la copa. Con el brasileño en la cancha ayer, La Dolfina tuvo un parcial de 4-3 en dos etapas y media. De no estar Cambiaso este sábado, él llevará la camiseta 1. De eso jugó ayer, en una actuación colectiva no imponente pero sí consistente y de lindo polo de a ratos.

"Son muy buenos. Uno no puede equivocarse mucho porque facturan. Pero nos quedan buenas sensaciones porque tuvimos momentos de muy buen juego y mucho ritmo y llevando a cabo el sistema que queremos. Sacamos adelante un buen partido contra el mejor equipo de polo del mundo y de los últimos tiempos", elogió Ignacio Novillo Astrada, el back de La Aguada. Su compañero Agustín Merlos coincidió: "No es lindo perder, pero estuvimos cerca y se jugó bien. Es una buena señal para Palermo".

Buena señal tendrá La Dolfina si su líder se repone a tiempo y en pleno. El camino hacia los récords, si no, puede tener un piquete insalvable.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas