Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
Medio ambiente

La agonía del zoo: animales en peligro y un paradigma en crisis

El deterioro, los manejos polémicos en la concesión y las muertes de animales aceleran la transformación del zoológico de Palermo; por qué cambiará para siempre

Jueves 05 de noviembre de 2015
SEGUIR
PARA LA NACION
0

En la madrugada de la Navidad de 2012, al final de una noche de petardos y sensación térmica de más de 40º, el último oso polar de Buenos Aires apareció muerto en el brete de su jaula. A Claudio Bertonatti, un conservacionista de prestigio que dirigía el Zoo e intentaba impulsar su transformación, se le vino el mundo abajo. Detrás de ese cuadro de "hipertermia y estrés" despuntaba un fracaso múltiple. Su fallido plan de trasladar a Winner a una reserva del hemisferio norte, la incapacidad de la institución para aislarlo del peligro y, en el fondo, la verificación del sinsentido de tener a una bestia del Ártico en un recinto en Plaza Italia. "¿Qué produjo el zoológico por esa especie?", se pregunta Bertonatti a la distancia y responde: "¡Nada!"

Con sus casi 2000 animales, el Zoo de Buenos Aires se convirtió en un problema a resolver, un lugar donde se tensa el límite entre lo biológico y lo urbano, lo político y lo filosófico, lo público y lo privado. La crisis de la institución -deterioro, conflictos gremiales, baja de visitantes, manejos polémicos en la concesión, muertes dudosas y una fauna exótica desproporcionada- coincide con un cambio de paradigma que se da en todo el mundo.

Dos meses antes de la muerte del oso polar, un visitante lo filmaba en una suerte de coreografía robótica, entrando y saliendo de la cueva de hormigón y rotando el cuello en loop. Bertonatti lo define como "tics por aburrimiento". Los militantes de la liberación animal lo llaman zoocosis, conductas estereotipadas y repetitivas producidas por el cautiverio. Las padecía Winner y las padece Mara, la elefanta asiática que es propiedad del circo Rodas y que alterna sus días entre la intemperie y el habitáculo del Palacio Hindú, esa construcción formidable que replica el templo de la diosa Nimaschi de Mumbai. Si a Mara la juntan con los otros dos ejemplares de su especie, terminan a los golpes.

Fin del modelo victoriano

El Zoo de Palermo es uno de los últimos parques victorianos, basado en el antiguo modelo británico en el que las fieras eran exhibidas como trofeos a la Reina. El presidente Sarmiento encomendó su desarrollo al brillante naturalista Eduardo Holmberg, que replicó el esquema del de Londres, con jardines curvilíneos, lagos y edificaciones que emulan la arquitectura de origen de las especies. De aquel emprendimiento moderno y sofisticado a este presente, el Zoo proyecta una parábola de la Argentina del último siglo y medio. La que empieza con el sueño romántico de la generación del 80, sigue con el desmanejo municipal sufrido a partir de los 60, deriva en la privatización de Menem y colapsa en esta crisis que obliga a repensar todo.

El Zoo declara una colección de 2000 animales. Foto: LA NACION / Fernando Gutierrez
La elefanta Mara en el Palacio Hindú, patrimonio histórico del Zoo. Foto: LA NACION / Fernando Gutierrez
Uno de los dos rinocerontes que están en el sector africano. Foto: LA NACION / Fernando Gutierrez
La orangutana Sandra, reconocida judicialmente como "persona no humana". Foto: LA NACION / Fernando Gutierrez
Un hipopótamo pigmeo. Foto: LA NACION / Fernando Gutierrez
Los leones están entre los más visitados en el zoo. Foto: LA NACION / Fernando Gutierrez
Los chimpancés, en el área de primates. Foto: LA NACION / Fernando Gutierrez
Uno de los tres tigres de bengala blancos de la colección. Foto: LA NACION / Fernando Gutierrez
Parte de la fauna autóctona del parque. Foto: LA NACION / Fernando Gutierrez
Una siesta al sol en el sector de los primates. Foto: LA NACION / Fernando Gutierrez

"La pertenencia de los animales a la comunidad moral se viene discutiendo en el mundo desde hace años", apunta Gerardo Biglia, abogado y referente de la agrupación SinZoo. "Seguimos viendo a los animales como una mercancía. Eso es lo más perverso del zoológico, porque está apuntado a chicos, y se les enseña que está bien encerrar individuos para nuestro entretenimiento."

Más allá del núcleo activista, todas las partes hoy reconocen que se impone un cambio. El punto es cuán profundo será. El Gobierno porteño presentó en abril, a través de la Agencia de Protección Ambiental (APRA), un bosquejo de transformación. Desde entonces hubo pocas noticias visibles, al menos buenas. La pelea gremial se agudizó y los trabajadores denunciaron un estado general de abandono. "No hay siquiera un protocolo de seguridad", decía alguien del equipo de veterinaria pocos días antes de la fuga de dos maras patagónicas , una de las cuales murió atropellada en plena Avenida Santa Fe. "Si en este momento se escapa un tigre, salimos todos corriendo."

"Un zoológico básicamente es explotación, entretenimiento y lucro. Lo demás es verso. Y Palermo hoy es el fucking Guantánamo de los animales "
Malala Fontán, activista de SinZoo

El plan del Gobierno porteño es que Jardín Zoológico S.A. -accionistas locales que quedaron desde los primeros tiempos de la privatización- llegue lo mejor posible al final de la concesión (diciembre de 2017), retenida en 2012 mediante un remate impulsado por el Ejecutivo. Desde el macrismo, hoy muchos asumen esa subasta como un error. El plan es intentar revertir la decadencia activando algunos cambios rápidos, impulsar la transformación mediante una ley y retomar el control del parque en 2017. "Sabemos que se impone una reconversión", dice Gabriel Astarloa, titular de la Dirección de Concesiones. "Ir contra eso es como ir contra la ley de gravedad."

Mientras el Ejecutivo desarrolla su proyecto a través de una Comisión de Transformación, los legisladores Adrián Camps (Partido Socialista Auténtico) y Hernán Rossi (UCR) piden discutir los suyos. Patrocinado por SinZoo, el proyecto de Camps propone la conversión del zoológico en un centro de educación ambiental y una Cruz Roja para animales rescatados del tráfico, eliminando toda exhibición.

"No hay nada que inventar", opina Bertonatti, tan crítico de la gestión actual como de los "exquisitos de la libertad animal". "El modelo a seguir ya fue ideado por la World Association of Zoos and Aquariums. Hay que cambiar el concepto recreativo por uno educativo. En este momento en Palermo hay 200 especies y cinco proyectos de conservación, cuando debería ser al revés. Los activistas que siguen pidiendo que se cierre el zoológico no se dan cuenta de que es una estrategia poco inteligente. Es como pedir que cierren los hospitales públicos porque funcionan mal."

La experiencia de Bertonatti en el Zoo ilustra la crisis de época. Museólogo y naturalista con treinta años de trayectoria en Vida Silvestre, en 2012 venía de dirigir la Reserva Ecológica Costanera Sur y el rumor era que su prestigio sería utilizado por los accionistas como carta de triunfo para extender la concesión. Aceptó el cargo sabiendo a qué lugar llegaba, pero confió en su capacidad de transformarlo. Colgó en el despacho los retratos de sus héroes Holmberg y Clemente Onelli y elaboró un proyecto basado en modelos como el Centro de Conservación del Bronx. A poco más de un año de haber asumido, Bertonatti entendió que su plan maestro nunca obtendría la inversión necesaria. "Acepté el cargo para transformar el zoo, no para acompañar su decadencia", dijo al renunciar.

En el medio se le murió un oso polar de apenas siete años en Navidad, la versión macabra de una publicidad de Coca-Cola. "Heredé una población que era un disparate", explica Bertonatti, que poco antes había propuesto al directorio el traslado a reservas de tres animales "estrella": Winner, Mara y la orangutana Sandra (reconocida como "persona no humana" en un fallo judicial reciente). Era una forma de descomprimir tensiones y presentar al Zoo como una institución ecológicamente sensible. Los accionistas aceptaron. Empujado por una vocación científica casi épica, Bertonatti planeó enviar a Winner al hemisferio norte a cambio de un par de nutrias gigantes y así devolverle a la Argentina una especie extinta. Había avanzado en conversaciones con Chicago y Cali, pero siempre algo trababa la maniobra.

La muerte del oso fue el principio del fin de su gestión. Bertonatti se fue y las malas noticias siguieron. En octubre de 2014, la jirafa Lara, de un año de edad, fue trasladada desde Palermo a Río Negro. "Se hizo todo de un día para el otro", asegura un cuidador. Cuando llegó a destino, sola en su primera noche lejos de la madre, la jirafa entró en pánico, comenzó a correr por el recinto y se partió el cuello contra una pared. La madre, Jackie, tuvo dos nuevas crías, una de las cuales murió la semana pasada al cumplir 13 días .

En las últimas vacaciones de invierno, dos lobas marinas murieron con el veterinario del acuario de licencia durante la temporada alta de exhibiciones, que en rigor están prohibidas por la legislación. Gabriel Aguado, director técnico del Zoo, niega que la negligencia o el estrés tuvieran algo que ver.

¿Hay futuro para el zoológico?

Aguado comenzó como veterinario del parque en 1980. Vivió el colapso municipal y la euforia privatizadora. A fines de los 90 la primavera había terminado y comenzaba una nueva fase de decadencia. Se fue a fundar Temaikén, donde trabajó más de una década. Ahora quiere replicar el modelo de espacios abiertos y colección de fauna racional que instauró en Escobar. Los activistas creen que entre Temaikén y Palermo sólo hay una diferencia de forma, no de fondo, pero Aguado considera que eliminar los "recintos carcelarios" ya sería un avance significativo.

"El diez por ciento de la población mundial los visita una vez al año. Con ellos se puede trabajar en la concientización "
Gabriel Aguado, director del Zoo

"Este zoológico puede ser atacado por muchas razones, pero cumple la función de liberar animales", pondera Aguado. "El proyecto de conservación del cóndor andino lleva más de 120 animales nacidos en cautiverio y devueltos a la vida libre. Por supuesto que falta muchísimo pero, ¿cuál es la fortaleza de los zoológicos? El diez por ciento de la población mundial los visita una vez al año. Con ellos se puede trabajar en la concientización. Hay que tener más animales autóctonos y sumar proyectos de conservación, pero algunos animales exóticos tiene que haber porque sino la gente dejaría de venir."

"Los conservacionistas se preocupan por las especies; a nosotros nos interesan los individuos", dice Malala Fontán, de SinZoo. "Un zoológico básicamente es explotación, entretenimiento y lucro. Lo demás es verso. Y Palermo hoy es el fucking Guantánamo de los animales."

Durante octubre, el clima interno empeoró. Los trabajadores hicieron dos paros en reclamo de mejores condiciones. Tensando la cuerda con la empresa, un cuidador dijo: "Si seguimos así, no llegamos a 2017 con los animales vivos". "Los resultados de la concesión están a la vista", dice el legislador Camps. "Los recintos se vienen abajo."

La visibilización de la crisis, además de impactar en las boleterías (en la década pasada se registraban 35.000 visitantes diarios en vacaciones de invierno; este año se llegó a apenas 8000), llevó al Gobierno a firmar un acta que garantiza el cumplimiento del contrato de concesión y revisa el pliego de licitación para redireccionar las inversiones. Más allá del canon mensual de 1.010.000 pesos -la empresa está saldando su deuda en un plan de pagos, según indican desde el Ministerio de Desarrollo Económico-, los fondos asignados a la restauración edilicia se transfirieron a nuevas prioridades: parquización, construcción de un recinto que recree el hábitat de los Esteros de Iberá y transformación de la jaula de los papiones sagrados, probablemente el espacio más deprimente de todo el parque, donde se amontonan en pocos metros una decena de primates.

Apreciar un cambio significativo demandará tiempo, voluntad e inversión. Ese "ámbito digno de la zoolatría" que soñaron los fundadores hoy es una especie de leyenda negra para una parte de la sociedad. Bertonatti dice melancólicamente: "El rumbo se perdió hace muchísimos años".

También hace muchos años que Adolfo Holmberg, sobrino de Eduardo y director del zoo entre 1924 y 1944, escribió el Decálogo del Buen Visitante. El punto 8 enunciaba: "Compadece a las pobres bestias cautivas". El dilema filosófico que surge cuando un humano confronta con un animal enjaulado no es un invento de la corrección política reciente, pero a toda idea le llega su momento. "Ese predio -dice Gerardo Biglia- tiene que devolver a los animales algo de todo lo que les arrebató."

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas