Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El histórico papelón de la campaña del miedo

Luis Majul

SEGUIR
LA NACION@majulluis
Jueves 05 de noviembre de 2015
0

La campaña sucia y del miedo impulsada por Cristina Kirchner y bendecida, en principio, por Daniel Scioli no sólo está resultando un verdadero fracaso. Se encamina además hacia el papelón histórico e incluso podría repercutir en el futuro político de algunas figuras del Frente para la Victoria que esperaban "salvar la ropa" ante una posible derrota. Hicieron todo mal. De manera atropellada. Poco profesional. Con un nivel de desesperación y amateurismo pocas veces visto. En primer lugar, los asesores de campaña más reconocidos y exitosos -incluido el tan mentado João Santana- recomiendan, antes de lanzar el plan de ataque, verificar algunos datos básicos. El primero es confirmar que el candidato que denuncia tenga un considerable nivel de credibilidad y conserve altos índices de imagen positiva y muy poca negativa. O que, por lo menos, la imagen positiva sea superior a la de su adversario. No por una cuestión moral: se trata de uno de los parámetros que pueden garantizar la efectividad de la campaña negativa.

Pero el Frente para la Victoria empezó el ataque masivo justo cuando la espuma del resultado del 25 de octubre estaba en su nivel más alto y Mauricio Macri registraba un récord de imagen positiva. Y al mismo tiempo en que la figura de Scioli llegaba a su registro más importante de imagen negativa. Así, la sensación de que se trata de un manotazo de ahogado se acrecentó, hasta volver la movida patética.

El segundo requisito para que la campaña del miedo sea exitosa es que el mensaje sea contundente, creíble, y que sea emitido de manera coordinada. Sin dudas, ruido ni desprolijidad. Sin desinteligencias internas y sin pases de facturas que vengan de la misma organización política. En este caso sucede todo lo contrario. El mensaje es errático y los argumentos se van cambiando sobre la marcha. Las desafortunadas afirmaciones del ministro de Salud, Daniel Gollán, que alertó sobre la posible interrupción de elementos oncológicos si gana Macri, fueron criticadas por figuras del mismo FPV, como el senador José Pampuro.

Por otra parte, las acusaciones contra Cambiemos, en general, carecen de verosimilitud. Un ejemplo: se advierte que Macri podría privatizar la educación, quitar los planes sociales y despedir a empleados públicos en forma masiva. Pero nada de eso anunció, y nada de eso hizo en los ocho años que tiene al frente del gobierno de la ciudad. Otro elemento determinante que explica el rotundo fracaso y el camino al papelón es que la campaña no se limita a los mensajes partidarios, sino que se utilizan cuentas oficiales y direcciones de organismos públicos para reproducir datos no confirmados o mentiras alevosas. Hay decenas de ejemplos para citar. Uno es el de la ministra de Economía de la provincia de Buenos Aires, Silvina Batakis, que reprodujo desde su cuenta de Twitter la falsa información de que la gobernadora electa María Eugenia Vidal eliminaría el programa Envión, que da asistencia a 50.000 personas en situación de vulnerabilidad. Batakis borró el tuit en cuanto la alertaron del desastre, pero no pudo limpiar las huellas de la maniobra. Otros usuarios de redes sociales lo habían capturado para enrostrarle su decisión. Para colmo, no se trata de una funcionaria cualquiera. El propio Scioli la presentó como la futura ministra de Economía si llegara a ocupar la presidencia. El candidato a presidente sólo la desautorizó: "Compró pescado podrido". Éste fue otro de los grandes errores que cometieron los jefes de campaña del oficialismo. Como a Dilma Rousseff el método le había servido para ganarle a Aécio Neves en segunda vuelta por una diferencia mínima, creyeron que en la Argentina podría suceder lo mismo. Pero, otra vez, no tomaron en cuenta elementos básicos. Porque la Argentina no es Brasil. Los planes sociales del gobierno de Dilma tienen un alcance y un impacto mucho más profundos que la Asignación por Hijo o cualquiera de los programas que se acumulan de manera desordenada aquí.

Scioli tampoco es Rousseff. Es el candidato no deseado de Cristina, la verdadera jefa de campaña del FPV. Además, las piezas publicitarias que lanzó el Partido dos Trabalhadores de Brasil y que diseñó Santana son casi perfectas: su estética es impecable; su mensaje, verosímil y unívoco. Aquí, el primer spot de la campaña sucia y negativa salió desde una cuenta de Facebook de un usuario ciber-k. Se trató de una mala copia, bastante berreta, de los spots de Dilma Presidenta. Se viralizó de inmediato. Sin embargo, como el usuario y sus responsables no estaban seguros de si sería políticamente correcto sostener semejante discurso, lo quitaron después de un tiempo de YouTube.

Pero hay una diferencia más grave entre Brasil y la Argentina. Si un funcionario de Dilma hubiera usado su cuenta para agitar una campaña sucia, habría sido acusado de "delito electoral" y probablemente condenado por usar fondos públicos para cometer una irregularidad. En la Argentina, no sólo Gollán, Batakis y @casarosada cometieron delito electoral: también la agencia oficial Télam, el canal público, con 6,7,8 a la cabeza, decenas de universidades públicas y hasta jardines de infantes usaron los bienes del Estado para insultar y descalificar al candidato de Cambiemos. Para colmo, los responsables de las redes sociales de la campaña de la oposición respondieron con inteligencia y creatividad. Los hashtag #SiGanaMacri y #CampañaBu son un gran ejemplo de cómo se puede neutralizar un ataque burdo y desorganizado con un poco de humor bien pensado. La decisión de Macri de contar que su hija Antonia le había preguntado si era cierto que después del 10 de diciembre los clásicos huevitos de chocolate vendrían sin sorpresa como consecuencia de su elección como presidente puso todavía más sal en la herida abierta de Scioli.

Las campañas negativas, sucias o llamadas a acrecentar el miedo deberían ser repudiadas. No importa el partido político que las impulse. En ese sentido, uno de los voceros de Scioli, Gustavo Marangoni, recordó el domingo pasado que el asesor estrella de Pro, Jaime Durán Barba, también había agitado una contra Daniel Filmus, la última vez que el ex ministro de Educación compitió contra Macri por la jefatura de gobierno. Era una llamada grabada que daba a los porteños información dudosa, disfrazada de pregunta formal. Hay un expediente abierto por la jueza María Servini de Cubría que confirmó la responsabilidad de Durán Barba y de sus socios, y los procesó. No se trató de una acción masiva y de la envergadura que tiene la campaña contra Macri. Pero existió y no hay por qué minimizarla.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas