Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Nuevas ramificaciones de la denuncia por facturas apócrifas contra Suris

Según información relevada por la AFIP, la operatoria involucra a un importante empresario bonaerense

Domingo 08 de noviembre de 2015
SEGUIR
LA NACION

Las facturas truchas del bahiense Juan Ignacio Suris no sólo llegan hasta Lázaro Báez. Desde Bahía Blanca, también alcanzan a Juan Carlos Mancinelli, un empresario bonaerense que en los últimos años exhibió capacidad de llegada a la estructura del gobierno provincial, según confirmó LA NACION sobre la base de registros de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), documentos judiciales, testimonios de empresarios y fuentes al tanto de la operatoria.

Los sabuesos de la AFIP tocaron a la puerta de Mancinelli tras seguir los rastros de las facturas truchas que su empresa Servicios Emiser SA recibió de CVP Industria, una firma de Suris que figura desde mediados de 2011 en la base de datos sobre usinas de facturas apócrifas de la AFIP ("Base Apoc").

Con todo el material acumulado, la AFIP radicó una denuncia penal en 2014 contra Mancinelli, quien fue indagado el 22 de abril de este año por la jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado.

Desde entonces, se encuentra con falta de mérito mientras se terminan algunas medidas de prueba pendientes -incluido un peritaje contable- para definir si se lo sobresee o procesa.

La investigación de la AFIP comenzó en Bahía Blanca, donde los sabuesos detectaron una red de evasión que resultó mucho más amplia y sensible de lo que jamás imaginaron.

A tal punto de que terminó por provocar el cierre temporal de la Regional en esa ciudad por orden de Ricardo Echegaray y su reapertura posterior, pero ya desarmada la pesquisa sobre Báez y bajo el control de dos guardianes: Juan Pablo Fridemberg y Norberto Filipini, tal como reveló LA NACION el año pasado.

Seguir la ruta de esas facturas truchas llevó a detectar que tres grupos locales de empresas colaboraron con Austral Construcciones en sus presuntas maniobras de evasión. Pero también llevaron a la AFIP a detectar que CVP Industrias de Suris prestó servicios a la firma Servicios Emiser, de Mancinelli.

Con esos indicios, los inspectores de la AFIP en Bahía Blanca dispusieron la "orden de intervención" número 686378 sobre Mancinelli y la número 686381 sobre su firma Emiser. Y luego les imputaron que recibieron supuestas facturas truchas de Suris por algo más de $ 1,6 millón (más IVA) y $ 1,2 millón (también más IVA). Pero al igual que con Báez, poco más ocurrió dentro de la AFIP.

Mancinelli es una figura cercana a Scioli desde hace años. Además de figurar en la denuncia por presunto enriquecimiento ilícito del gobernador, fue el director técnico del equipo La Ñata Sporting Club, de fútbol. También aparece como uno de los empresarios que patrocinó la construcción del microestadio para el club.

Su empresa, mientras tanto, ganó las licitaciones para la construcción de paradores turísticos en la costa bonaerense -Claromecó, La Lucila del Mar, Miramar, San Clemente del Tuyú y Mar Chiquita- y Luján. Y es en esta operatoria donde apareció Suris con su empresa y sus facturas, aunque el abogado de Mancinelli, Federico Schumacher, descartó ante la consulta de LA NACION que la denuncia sea una movida de la AFIP contra Scioli, sino un "coletazo" por Suris.

De hecho, la construcción de los paradores no es el único contrato que Mancinelli obtuvo del gobierno bonaerense. También ganó una licitación para limpiar un tramo del río Luján.

Para esa obra, Servicios Emiser cotizó a $ 16.5 millones mediante una unión transitoria de empresas (UTE) con Centro Construcciones, que publicita eventos en el estadio de La Ñata.

Denunciado por la AFIP y ya frente a la jueza Arroyo Salgado, Mancinelli dijo ignorar que la firma de Suris fuera trucha y que acudió a ella por estrictas necesidades logísticas: "Emiser ganó las licitaciones para construir los paradores y busqué empresas para realizar las obras", planteó durante su indagatoria ante Arroyo Salgado.

Mancinelli, sin embargo, no se limitó a defenderse. Pasó al ataque y argumentó durante su indagatoria que él cumplió con las obras y que, por el contrario, la AFIP abusó de su buena fe, acaso en connivencia incluso con Suris.

Según el empresario, tras la primera visita de la AFIP, buscó toda la documentación para defenderse y llamó a los sabuesos.

"Cuando volvieron, uno o dos meses después, me comentaron que se trataba de algo muy grande y que habían disuelto la agencia [por la Regional] de Bahía Blanca porque había presuntos empleados de AFIP metidos adentro de esa organización [evasora mediante facturas truchas]; es más, hoy pienso que están todos juntos, la gente de CVP [por Suris] con la gente de AFIP. Estoy totalmente convencido", sostuvo. Y redobló su apuesta: "Me siento estafado por la AFIP".

El letrado de Mancinelli, Schumacher, confía en que la Justicia terminará por darle la razón. "Mi cliente no fue «cómplice» de Suris, sino su víctima -remarcó-. Operó con él cuando todavía no estaba bajo sospecha por facturas truchas y las obras se hicieron."

Te puede interesar