Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La gran fiesta del golf argentino

Miércoles 11 de noviembre de 2015

Los colores suelen tener connotaciones que se aplican de acuerdo con una determinada circunstancia. El verde puede asociarse a la naturaleza y a la perseverancia. Casualmente, los dos jugadores premiados en el 110º VISA Open de Argentina presentado por OSDE salieron a la cancha el último día con una remera verde. La primera seguramente fue empacada en Glasgow, Kentucky; la otra, en Montevideo, Uruguay. Pertenecieron a Kent Bulle, el norteamericano que ganó el Abierto con un score de -11 y a Juan Álvarez, el aficionado mejor ubicado que quedó a un golpe de la punta. La naturaleza la aportó el imponente marco del Jockey Club de San Isidro; la perseverancia corrió por cuenta de estos ganadores que domaron a la mítica Cancha Colorada de Alister MacKenzie.

El Abierto Argentino finalizó luego de una semana inolvidable. Demostró que no sólo es el séptimo campeonato más antiguo del mundo y el más tradicional de habla hispana, sino también el mejor organizado de la región. Desde la preparación de la cancha, los detalles en el set up del campeonato y la "atmósfera de Major" con sus tribunas, sus carpas corporativas y su sector de gastronomía y tiendas. Este año volvió a ser televisado en vivo gracias a la colaboración de FiberCorp, saliendo por Cablevisión, DirecTV y, vía streaming, a través de www.aag.org.ar. Fue asimismo sede de importantes eventos, como el reconocimiento a los ganadores argentinos en los diferentes tours durante 2014 y 2015 (estuvieron presentes Ángel Cabrera, César Monasterio, Fabián Gómez, Tomás Cocha, Jorge Fernández Valdés y Julián Etulain) y la entrega del Premio AAG a Rómulo Zemborain, ex presidente de la entidad rectora del golf nacional, por su manifiesto aporte al crecimiento del golf en nuestro país. El mandato de Zemborain se destacó por la creación del mejor Driving Range y la mejor Escuela de Golf de Sudamérica, el salto cualitativo del Abierto de la República, la proyección internacional de la AAG, el aumento de los golfistas y el desarrollo de las canchas y los clubes.

Queda un balance claramente positivo. Además de felicitar a los vencedores, es justo reconocer a los que hicieron posible este éxito. Fundamentalmente, los jugadores, los sponsors, los integrantes del Jockey Club, las comisiones y el staff de la AAG, la Prensa, los voluntarios, el público y todos aquellos a los que involuntariamente se podría omitir en este momento. El Abierto es la gran fiesta del golf argentino.ß

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.