Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los extranjeros

Destino internacional. Cada vez más, Buenos Aires es una ciudad elegida por artistas, curadores y galeristas de distintos países que encuentran en la escena porteña una gran usina creativa

De izq. a der.: Linda Neilson, Samuel Lasso, Christian Newby, Kirsten Mosel, Julián León Camargo y Sylvie Argerich
De izq. a der.: Linda Neilson, Samuel Lasso, Christian Newby, Kirsten Mosel, Julián León Camargo y Sylvie Argerich. Foto: LA NACION / Emiliano Lasalvia
Domingo 15 de noviembre de 2015
SEGUIR
PARA LA NACION

LINDA NEILSON (galerista, Escocia)

"Todavía existe una bohemia"

Es escocesa y conoce el país desde 1998, cuando venía de visita con su marido, el artista argentino Ral Veroni. Vivieron en Glasgow y en Valencia, y en 2006 recalaron en Buenos Aires. Aunque está formada en Bellas Artes, inclinó su carrera hacia la gestión cultural. Tras trabajar en varias galerías, inauguró la suya, Mar Dulce, hace cinco años en Uriarte 1490. "Estamos muy contentos acá, porque todavía existe una cosa bohemia, que ya no queda. Hay posibilidades, es una ciudad donde se puede abrir una galería. En Escocia es inimaginable (por créditos, contratos y previsiones a largo plazo), pero acá surgió la posibilidad y en pocos meses abrimos con la primera muestra. Hay voluntad de hacer, de encontrar la manera de cumplir los proyectos", dice. El espacio es diminuto pero con encanto propio (ventanal de vidrio repartido, hogar, jardín), y marcó la opción por el pequeño formato, que en parte es la clave del éxito: accesible y transportable. Viven en Caballito, donde los extranjeros son residentes y nadie los toma por turistas.

SAMUEL LASSO (artista, Colombia)

"Hay muchas posibilidades artísticas"

Tiene la risa fácil de los 24 años. O de la gente alegre. Lleva siete en Buenos Aires, y cada tanto viaja un par de meses a su país de origen, Colombia. En San Juan de Pasto, una región en conflicto, lo esperan eternamente su novia (desde hace casi una década) y su familia. Estudia arte en la Unsam mientras avanza su carrera de artista, representado por Hilo Galería. Acaba de tener un Solo Project en BA Photo, participó en ArtBO y en diciembre tendrá otra exhibición individual en Pinta, en Miami. Ganó el premio Arte Joven 2015, organizado por la embajada de España en Colombia, Colsanitas y la galería Nueveochenta. También es uno de los artistas que cursa la residencia impulsada por La Ira de Dios y trabaja como asistente de Karina Peisajovich: "Aprendo bastante, desde técnica hasta cómo encarar algunas situaciones propias del mundo del arte". Su obra une fotografía, dibujo y escultura en instalaciones. "La Argentina tiene muchas posibilidades artísticas -cuenta-. Estoy muy contento, tengo amistades acá, pero también extraño. Mi obra siempre remite a Colombia."

CHRISTIAN NEWBY (artista, Estados Unidos/Gran Bretaña)

"La escena es muy cálida y solidaria"

Nació en Virginia, Estados Unidos, pero a los 27 viajó a Escocia por una maestría y luego se instaló en Londres, donde vive con su esposa española. Ahora pasa tres meses en Buenos Aires porque resultó seleccionado para un intercambio entre Gasworks (Londres) y URRA (Buenos Aires), en alianza con arteBA Fundación. Multidisciplinario, busca en su obra la influencia de artes y oficios, artes aplicadas, diseño, arte textil, bordado o logos de marcas. "En el espacio doméstico es posible ver referencias históricas, sociales y estéticas. Hay una relación entre los lugares y las personas que lo habitan", analiza. Por eso, está contento con su estadía en dos casonas añosas de San Telmo. "En una vivo y está refaccionada. La otra es una gran mansión abandonada que uso de taller. Son como el antes y el después: lo que pasó cuando se acabó el dinero", analiza. "La escena artística es muy local, muy cálida, con una solidaridad interna que hace que se mantenga vibrante", opina. Cuando vuelva a Londres comenzará un doctorado en Kingston. Viajar, estudiar y crear son lo suyo.

KIRSTEN MOSEL Y JULIÁN LEÓN CAMARGO (artistas y galeristas, Alemania / Colombia)

"Faltaba un espacio para la experimentación"

Kirsten Mosel llegó de Alemania y Julián León Camargo, de Colombia; se conocieron hace cuatro años en las aulas de Proyecto PAC. "Fuimos la primera promoción. Éramos los únicos extranjeros y eso generó complicidad. Nuestras obras también tienen mucha afinidad", cuenta Camargo, que antes había hecho una residencia en Berlín. "Viendo la escena local pensamos que quizá faltaba un espacio para la experimentación, donde lo comercial no estuviese en primer plano", dice Mosel.

Así nació Espacio Kamm (Mario Bravo 1136), que funciona casi como una residencia: "Antes de la muestra el artista trabaja acá un mes. Hicimos un lugar como el que nosotros, como artistas, quisiéramos que nos den. Cada invitado desarrolla un proyecto pensado específicamente para este lugar, con el tiempo y la distancia necesarios, y un aporte nuestro para la producción". Encontraron para eso una casa con dos salas despojadas, una ventana a la calle y un patio de recepción. "Normalmente hacemos muestras individuales, y por eso no queríamos un galpón inabarcable, sino una casa habitable", dice Camargo. "Estamos muy cerca del artista en su proceso y lo acompañamos en el desarrollo de su obra, y eso es muy enriquecedor para nosotros", cuenta Mosel.

Hasta el sábado próximo la sala mayor está tomada por una instalación suya, Zonda Cuts; son telas plásticas recortadas como ejercicio pictórico (foto). Antes han tenido muestras individuales Andrea von Lüdinghausen (Alemania) y los argentinos Gaspar Acebo, Mariana López, Lorena Fernández, Bruno Gruppalli y Santiago de Paoli, entre otros. El año pasado, montaron también un open studio con artistas residentes en la Casa Suiza y el suizo-argentino Gian Paolo Minelli. Ahora planean intercambios de artistas con espacios similares en Colombia y Alemania, y trabajan en relación con Ivo Kamm, el galerista que los representa como artistas en Zúrich. "Acá la escena es muy rica, hay muchos artistas generando cosas todo el tiempo -dicen-. Al estar tan autonutrida, pareciera que se aísla. Por eso, tratamos de funcionar como puente con nuestros países. Nos gustaría abrir caminos."

SYLVIE ARGERICH (curadora y galerista, Francia)

"Hay energía y dinamismo"

Es francesa y llegó al país como mochilera hace doce años, sin saber que iba a quedarse tanto tiempo. Hoy tiene su espacio propio, Sputnik (Enrique Finochietto 545), totalmente autogestionado, que funciona como plataforma de experimentación curatorial y de difusión para artistas visuales emergentes. "Me entusiasmó ver que había muchas ganas de hacer, pese a la falta de recursos", cuenta. En una gran casa en el límite entre San Telmo y Barracas, abrió a fines de 2013 y ya expusieron treinta artistas de diez países, como Ignacio Fanti, Taca, Francisco Estarellas, Ana Clara Soler, Catalina Schliebener y Pablo Insurralde, entre otros. "En mi país los artistas tienen mucho más apoyo que acá y eso genera un clima aburguesado. Acá hay mucha energía y dinamismo", dice Argerich, formada en curaduría.

Aunque Sputnik se presenta como galería, no tiene fines comerciales. "Me interesa ver cómo funciona el sistema -analiza-. Hay un desfasaje entre los artistas y el mercado del arte, muy flojo. Para hacer todo a pulmón hay que tener mucha convicción." Argerich la tiene.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.