Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El voto en blanco, otro dato incierto que puede influir

En octubre fue del 2,5%, pero los analistas y los partidos coinciden en que aumentaría

Sábado 21 de noviembre de 2015
SEGUIR
LA NACION
0

Un domingo de lluvia en alguna ciudad de Portugal, el voto en blanco -para sorpresa de muchos- sacó más del 80% y puso en apuros a un gobierno. Ni siquiera José Saramago, autor de la novela Ensayo sobre la lucidez, podría imaginar semejante escenario en el ballottage de mañana, aunque la ficción pudo eventualmente hacerse realidad en la Argentina del "que se vayan todos". Hoy, con mucho menos, el voto en blanco podría inclinar la balanza en favor del próximo presidente. Pueden ser uno, dos o tres puntos de diferencia que resulten claves para definir la elección.

La evolución del voto en blanco es una incógnita que miran de reojo tanto los encuestadores como los equipos de campaña de Mauricio Macri y Daniel Scioli. Todos coinciden en que un aumento resulta ine-vitable ante un escenario con sólo dos opciones. El sciolismo tratará de evitarlo; al macrismo, en cambio, puede asegurarle la victoria. ¿Cuánto se moverá respecto del 2,5% de las generales de octubre?

"El voto en blanco en una elección como ésta puede cambiar el escenario completamente porque lo que le falte a un candidato le sobrará al otro", sostuvo la consultora Mariel Fornoni (Management&Fit). Y explicó que, a pesar de que la tendencia del voto en blanco en los ballottages suele ser ascendente, se trata de un voto "impredecible". "Una cosa es lo que le gente dice y otra cosa es lo que finalmente hace", remarcó. En la última encuesta de Management&Fit, la proyección del voto en blanco para el ballottage llegó hasta el 4%.

La izquierda y otras fuerzas han "militado" por el voto en blanco. Incluso, el ex candidato del FIT Nicolás del Caño exigió espacios gratuitos en radio y televisión para pedir por esa opción. "Habrá más votos en blanco que en octubre, porque el votante progresista difícilmente se sienta identificado con los candidatos", afirmó la socióloga Graciela Römer.

En el búnker de Cambiemos fueron optimistas. "No creemos que vaya a crecer demasiado. La campaña se polarizó mucho". Y jugaron con la posibilidad de un "voto escondido" en favor de Mauricio Macri: "Ojo que hay muchos que dicen que van a votar en blanco, pero después hacen otra cosa".

En el oficialismo, Scioli intentó convencer hasta último momento a los indecisos y a los que evalúan votar en blanco o impugnar. "Un 20% de la gente puede cambiar su voto", lanzó antes de la veda.

En comicios generales, entre 1983 y 2001, el promedio de voto en blanco fue del 3%. El pico histórico de las últimas décadas fue en 2001, al calor del "que se vayan todos", cuando alcanzó un promedio nacional del 6%. Como si se tratara de un presagio de Saramago, si los votos en blancos se sumaban a los nulos, esa opción llegaba a ubicarse como la opción más votada en Capital o Santa Fe.

En la anterior elección presidencial, en 2011, el voto en blanco llegó al 3,5%. Y en octubre fue del 2,5%.

El ballottage porteño puede ser una mejor medida de comparación, ya que el voto en blanco fue motivo de disputa. Ya eliminado de la segunda vuelta, el kirchnerismo -junto a otras fuerzas- hizo campaña por el voto en blanco. En ese contexto, Pro y ECO se enfrentaron por el lugar que debía tener el voto en blanco en la pantalla del nuevo sistema electoral porteño. Finalmente, el voto en blanco cosechó el 5%.

"Por el nivel de polarización, por la magnitud de esta elección y por lo que representan ambos candidatos, hay condiciones más favorables para el voto en blanco en el ballottage presidencial que en el porteño", argumentó Römer.

"¿Qué pasó con todos los votos kirchneristas que iban a ser en blanco?", chicanearon desde Pro. Y recordaron que las encuestas previas a los comicios porteños le otorgaban un número mucho más elevado a esa opción, pero la mayoría luego se volcó en favor de Martín Lousteau, de ECO. El 5% de los votos, entonces, pudo haber resultado decisivo, ya que la diferencia entre Horacio Rodríguez Larreta y Lousteau fue de apenas el 3%.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas