Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Mujeres victorianas

Arte

La exposición de fotografías de Julia Margaret Cameron, que se exhibe en el MoMA, revela el carácter revolucionario de su mirada.

HASTA principios de marzo, el Museo de Arte Moderno de Nueva York presenta la muestra Julia Margaret Cameron´s Women , organizada por el Art Institute de Chicago. La exposición se propone revisar la obra de la fotógrafa en clave de género y mostrar la compleja visión de una mujer victoriana acerca de su propio sexo.

La idea de dividir la obra de un retratista según la identidad sexual de sus modelos puede parecer, a priori, simplista. No lo es en el caso de la trayectoria singular de Cameron. La artista, de nacionalidad británica, nació en Calcuta en 1815 y desde muy joven se instaló en Inglaterra junto a su marido. Con los años, regresaría a la India y pasaría sus últimos días en Ceilán, donde murió en 1879. Entre los datos salientes de su biografía, se cuenta el de ser tía-abuela de Virginia Woolf.

Cameron tuvo por primera vez una cámara en sus manos a los 50 años, cuando para los promedios de la época era una persona bastante mayor y, por cierto, bastante fuera de lo común. No sólo la gran mayoría de sus fotos son retratos de mujeres, sino que éstos presentan diferencias muy significativas en relación con los retratos masculinos.

Heroínas trágicas y mitológicas

Los hombres que captó su cámara eran personajes brillantes de la intelectualidad de la época, que posaban frente a la cámara sin máscara alguna, o en todo caso, teatralizando la imagen que tenían de sí mismos. Esas fotografías llevan como título los nombres de los modelos, entre los que se cuentan Charles Darwin, Thomas Carlyle, el pintor George Frederic Watts, figuras que participaban de la selecta y extravagante órbita social de Cameron.

Casi la totalidad de los sesenta retratos femeninos que integran la exposición del MoMA son de bellas y jóvenes mujeres que caracterizan a heroínas trágicas y personajes de la mitología griega.

Es en estas fotografías donde la intensidad de Cameron encuentra su expresión más compleja. Las modelos aparecen en estas fotos con el pelo suelto -algo que en el siglo XIX sólo se veía en la intimidad de los dormitorios- y el gesto lánguido, abandonado y sensual. Representan a Ofelia, Zoe o Egeria. Como en el caso de los retratos de hombres, las fotos llevan por título el nombre del personaje representado, y anulan cualquier referencia a la identidad de la modelo y a la actualidad inglesa.

Esta marcada división de los retratos entre luminarias masculinas y bellezas femeninas, se corresponde con la idea que se tenía de lo femenino en una época en que las mujeres destinaban sus energías exclusivamente a la organización de la casa. Julia Margaret Cameron -que tuvo cinco hijos y adoptó a cinco huérfanos- cumplía con las reglas sociales al pie de la letra, pero las combinaba con un apasionamiento creativo bastante difícil de contener, según señaló la mismísima Virginia Woolf.

En algunas de las fotografías de la muestra se ve cómo Cameron transgrede los códigos. Desde el punto de vista formal, todas sus obras se caracterizan por un audaz fuera de foco que en la época era considerado defectuoso. Lewis Carroll, que expuso en una oportunidad junto con Cameron, comentaba no sin ironía: "Sus fotos están tomadas a propósito fuera de foco; algunas son muy pintorescas y otras simplemente feas, sin embargo ella habla de sus fotos como si fueran un triunfo del arte".

Esta exposición intenta mostrar que, en la mujeres de Cameron, no solamente se revela una artista devota de las formas, más preocupada por perseguir un ideal de belleza extraviado en el tiempo que por las convenciones fotográficas del momento. En algunos retratos -especialmente en los que tomó durante diez años a su sobrina favorita, la misteriosa Julia Jackson-, Cameron va más lejos: hace una secuencia de retratos íntimos, atormentados y desafiantes de quien fue madre de Virginia Woolf. .

Por Inés Katzenstein
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYAmado Boudou procesadoArgentina en defaultConflicto en Medio OrienteTorneo Primera División