0

Las olas y el viento: descubriendo nueva poesía desde Mar del Plata

Matías Moscardi
Matías Moscardi
La antología de Matías Moscardi, editada recientemente por Letra Svdaca, permite encontrar las afinidades electivas en las voces jóvenes del género
Daniel Gigena
0
30 de noviembre de 2015  • 16:11

"Después de la reunión con los chicos de la editorial, esa misma tarde, llegué a mi casa, me senté frente a la computadora, abrí un archivo de Word y alisté, ahí, los diecisiete nombres de poetas que aparecen acá", escribe Matías Moscardi (Mar del Plata, 1983) en el prólogo de Las olas y el viento. Su antología se plantea como un circuito poético que atraviesa diversos rincones y refugios literarios: librerías y editoriales, grupos, presentaciones de libros y festivales de poesía, proyectos y espacios culturales que desarrollan su actividad en la ciudad atlántica. La idea del recorrido, apunta Moscardi (doctor en Letras por la Universidad Nacional de Mar del Plata, poeta, narrador y traductor), tiene además un correlato afectivo: las afinidades o los contrastes entre poéticas, el activismo puesto en juego para la producción, edición y circulación de textos poéticos; la juventud como condición de posibilidad (no de dato estadístico) para la escritura. La ciudad se convierte, en la antología editada por Letra Svdaca, en una caja de resonancias para temáticas específicas y universales, para la filtración de coincidencias estéticas o formales, en un espacio donde confluyen consensos y diferencias, enlaces y archipiélagos de sentido.

Para esta producción, seleccionamos a seis poetas de Las olas y el viento, ya disponible en librerías de Buenos Aires y, por supuesto, de la Perla del Atlántico, destino turístico y base de poetas.

Luciana Caamaño (Mar del Plata, 1984).

Forma parte de la organización del Festival Independiente de Poesía de Acá, que se realiza anualmente en Mar del Plata. Publicó, entre otros títulos, Cocorita (Dársena3, 2006), No le digas que murió Chabrol! (Spirla Jetty, 2011) y Los grados del escándalo (Sacate el Saquito, 2013).

Lo que está en el medio no es el mar

si importa todo

entonces

no importa nada,

a mí la boludez ya no me gusta

es un sabor, cómo te explico? vos sabés,

no soy mejor que antes

pero tengo mis límites

digamos que soy un campo

y que ajusté las cercas

eso,

o que soy un animal y admití

los preceptos de la domesticación.

eso que uno cree que es el corazón

se siente como una muela cariada,

porque vaya a saber qué fue de aquello

un robo,

un olvido,

un descuido

como el negativo de un truco de magia,

en un momento

dejás de tener

lo que tuviste

Gastón Franchini
Gastón Franchini

Gastón Franchini (Maipú, 1977)

Dirige la editorial Goles Rosas, fundamental espacio de difusión de la poesía de la ciudad de Mar del Plata. Publicó seis libros, entre ellos Bonus Tracks (2000), Aguirre (2009) y La cola del león (2014).

carraspea

lou reed

la noche se come una manzana

y dos.

toda la ciudad.

bla bla

la noche nos llegó a los pies

*

canciones

los truenos y la lluvia

pasan silenciosos

el tocadiscos levanta el brazo

el diario

habla de Vietnam

un tipo llamado perón

vuelve

*

dos tipos ponen luces

en un camión

"se ha roto el mundo"

llevo una vela en cada

mano

repito tu número

476-0998

Flavia Garione
Flavia Garione

Flavia Garione (Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 1990)

Participa en la organización del Festival Independiente de Poesía de Acá y codirige los sellos Honesta y Luz Mala. Publicó Museo local (Sacate el Saquito, 2012) y Mi mente es como un dj malo (Neutrinos, 2013).

(poema inédito de Temporada de tornados)

En Dallas

va a pasar un tornado

-dicen los noticieros

que es el peor en

50 años-

y va a derribar la ciudad.

150 tornados

hubo esta temporada.

La brevedad los mantiene

en suspenso.

Mientras un tornado se acerca

a mi casa

voy leyendo cartas viejas.

Una dice te amo.

Otra dice

me decepcionaste

otra vez.

Facundo Giménez (Mar del Plata, 1984)

En el sello Vox, publicó en 2013 la plaqueta de poesía Cena.

¿Te acordás cuando

afuera

había una república de perros

que no nos dejaba dormir?

Hoy son mis dientes

los que me mantienen alerta,

todas las noches,

el comienzo de una pesadilla

cuyo final, siniestramente, intuyo,

un auto que se para o no

en la puerta del departamento,

una voz que no es tu voz

que piensa y concluye,

en términos más

o menos convincentes

que yo soy

una mierda.

Nicolás Pedretti (Mar del Plata, 1983)

Publicó varios libros, entre ellos: Fabián Gianola y otros poemas (Goles Rosas, 2010), El clima perfecto (hInvisible, 2013) y Bardo (Santos Locos, 2014). Sus textos y dibujos se pueden ver aquí.

Me gustaría ser millonario.

Me gustaría no tener que trabajar ocho horas.

Me gustaría poder estar todo el día al pedo,

tomando mate y conectado a Internet.

Pero no puedo.

Ayer iba caminando para mi casa

y un tipo me abrazó y me dijo:

-Estás robado, amigo, dame el celular.

Le dijo que no tenía el celular,

porque lo había dejado en mi casa cargando porque la batería

me anda mal.

El ladrón me dijo:

-Bueno, no importa, dame plata.

Le dije que no tenía, y era verdad, no tenía.

No tenía nada.

-Sos una rata -me dijo el chabón-, estás tiradísimo-. Y se fue.

Caterina Scicchitano
Caterina Scicchitano

Caterina Scicchitano (Buenos Aires, 1992)

Publicó en 2014 Be a Body (Gigante) y está por editar en Malos Pasos su segundo libro: Limonada. Tradujo a Noah Cicero (Gaucho bipolar). Administra este sitio.

Hay tres políticas remarcables en cuanto a lo que va a pasar

tres páginas en este libro van a estar manchadas con aceite

y esas van a definir tres sinónimos de "soledad"

que se adjudiquen a tu personalidad.

pero no vas a saberlo porque inevitablemente vas a comer

y manchar tus dedos sin querer

y tocar rostros que no te pertenecen

rostros que quisieras tener en tu cama.

La idea de vivir resguardado en la idea de mil chicas independientes es comodidad.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.