Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Reparaciones

Cómo despegar un empapelado

En Casa

Es un procedimiento sencillo, pero a veces puede complicarse. Aquí, le brindamos una serie de sugerencias que hará más llevadera la tarea

Aunque es posible recubrir un empapelado viejo con uno nuevo, si la base no se encuentra bien pegada habrá que desprender el antiguo revestimiento mediante algunos procedimientos específicos. Hasta hace poco tiempo ese tipo de trabajo requería un gran esfuerzo, sobre todo si la pared ya tenía el recubrimiento de varios papeles. Actualmente existen diversos productos y algunos se pueden mezclar con agua. Esto facilita la operación: actúan sobre los papeles en desuso, logrando que se reblandezcan y sus adhesivos se disuelvan.

Cada papel, un mundo

  • Comunes: sólo hay que humedecerlos con agua y aplicar algún producto disolvente que ayude a retirarlos por medio de una espátula y los dedos. El trabajo se acelera si previamente se realiza una pasada liviana con un disco de alambre colocado en un taladro o una amoladora para facilitar la absorción del líquido.
  • Lavables: están recubiertos con un tratamiento impermeabilizador. Esta característica obligará a que se necesite realizar un lijado previo con un disco abrasivo fijado a un taladro o amoladora o un repaso manual de lija en grano grueso envuelta en un taco.
  • Vinílicos: gruesos y resistentes, se despegarán con una espátula, empezando a trabajar desde arriba y humedeciendo directamente el adhesivo por detrás del papel por quitar y sobre la pared o superficie posterior. Un rascador o cepillo con hoja intercambiable puede resultar un útil complemento para la tarea.

Los pasos

1. Para comenzar el trabajo es necesario lijar el papel que ya tiene la pared. Una manera de hacerlo es utilizando un taladro o una amoladora.

2. Para que el líquido penetre en forma correcta se utiliza una pinceleta. Los papeles corrientes se humedecen con agua y algún disolvente.

3. Si el papel es grueso y el muro no es poroso, otra forma de quitarlo es empleando aceite liviano por medio de una aceitera pequeña.

4. Una vez humedecido el papel, se puede retirar utilizando una espátula o una rasqueta. El trabajo se realiza desde arriba, cuidando de no dañar la pared.

Materiales y precios

  • Cepillo de alambre para acoplar al taladro eléctrico: desde $ 2,90 hasta 11 (Electro Service 57).
  • Disco abrasivo: $ 6,50 (Electro Service 57).
  • Hoja de lija gruesa: desde $ 0,30 hasta 0,50 (Electro Service 57).
  • Removedor líquido: un litro $ 3,50; en gel, 4,50 (Electro Service 57).
  • Espátula: desde $ 1 hasta 2,20 (Electro Service 57).
  • Scrapper: desde $ 1,70 hasta 9 (Electro Service 57).
  • Aguarrás: un litro desde $ 1,50 hasta 2 (Electro Service 57).
  • Taladro eléctrico: desde $19,95 hasta 190 (Easy Home Center).

Paredes prolijas

  • Si se trata de una superficie impermeable, el papel puede despegarse desde arriba. Esta tarea se realiza aplicando, por medio de una pinceleta, un aceite liviano, querosén o aguarrás a medida que se lo va quitando. La manera de hacerlo es tirando desde arriba hacia abajo.
  • Siempre se debe procurar que el revoque o enduido no se desprendan. Si esto ocurre habrá que realizar nuevamente el trabajo de alisado antes de volver a cubrirlo con el nuevo empapelado.
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsThomas GriesaLa reforma del Código CivilCongreso 2014