Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

FIFAgate: se entregó José Luis Meiszner, que tenía pedido de captura internacional

El ex presidente de Quilmes y ex Secretario General de Conmebol se presentó en los tribunales de Quilmes y recibió el beneficio del arresto domiciliario: "Es un paciente coronario y está deprimido", dijo su abogado; Eduardo Deluca, otro dirigente argentino acusado por la Justicia de Estados Unido, también pidió la eximición de prisión

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 09 de diciembre de 2015 • 09:11
Meiszner, en los tribunales de Quilmes
Meiszner, en los tribunales de Quilmes. Foto: LA NACION / Santiago Hafford
0

Se entregó el primer dirigente argentino involucrado en el FIFAgate, el escándalo de corrupción en el fútbol que investiga la Justicia de los Estados Unidos. Se trata de José Luis Meiszner, el ex presidente de Quilmes y hasta hace pocos días Secretario General de Conmebol, quien tenía pedido de captura internacional desde el jueves pasado.

El dirigente se presentó en los tribunales de Quilmes en la mañana de este miércoles. Estaba acompañado por su hijo Andrés y por el abogado Luis Daer, que también asesora judicialmente a Aníbal Fernández, el Jefe de Gabinete y una persona cercana a Meiszner. La defensa pidió el arresto domiliario alegando que el ex secretario de Conmebol tiene problemas de salud y que el próximo 8 de febrero cumplirá 70 años, la edad necesaria para recibir ese beneficio. "Sufre problemas cardíacos. Además, tiene un cuadro de depresión por la situación que está viviendo", argumentó el letrado en rueda de prensa.

"Meiszner sufre problemas cardíacos. Además, tiene un cuadro de depresión por la situación que está viviendo "
Compartilo

En horas de la tarde, ante la consulta de canchallena.com, el abogado Daer confirmó que el juez Federal de Quilmes Luis Armella, le otorgó el beneficio del arresto domiciliario con caución. "Se trataba de un paciente coronario, con dos operaciones a corazón abierto además de sufrir de hipertensión", explicó el letrado.

"Fue una definición muy rápida de la Justicia y estoy agradecido por la condición clínica de mi defendido. Ya está descansando en su hogar y sigue a disposición de la Justicia", completó Daer.

El otro dirigente argentino en problemas. Por otra parte, el abogado de Eduardo Deluca, otro ex Secretario General de Conmebol y sobre quien también también recayó el pedido de captura internacional, presentó un escrito en el juzgado del juez Daniel Rafecas solicitando la de prisión domiciliaria con los mismos argumentos de Meiszner, que le sería concedido pese a la recomendación realizada por el fiscal federal Gerardo Pollicita.

Hernán Caremi, abogado del dirigente, le confirmó a canchallena.com que el pedido de arresto domiciliario "se debe al estado de salud" del dirigente. Deluca presenta "un cuadro de obesidad crónica con hipertensión, riesgo coronario y diabetes. Es la tercera presentación que hace Deluca desde mayo, pero la primera como acusado".

Rafecas es quien tramita el pedido de extradición solicitado por Estados Unidos en el marco de la causa que investiga el escándalo de corrupción en la FIFA.

De todas formas, y más allá de que reciban este beneficio, la Justicia norteamericana pretende que todos los involucrados en el FIFAgate declaren en Estados Unidos.

La semana pasada, el ex dirigente de Quilmes había presentado su renuncia a su cargo como Secretario General de Conmebol con una carta dirigida a Luis Segura. Según argumentó el dirigente, que dejó formalmente el puesto que desempeñaba desde 2011, la decisión la tomó para que el próximo presidente de AFA tenga "la más amplia libertad" para designar a su reemplazante.

La mano derecha de Grondona. Meizner forjó su carrera como dirigente en Quilmes, en donde lo homenajearon al llamar al estadio con su nombres. A los más de 30 años que pasó en el Cervecero también se suma su larga experiencia en la AFA, donde se ganó la confianza de Julio Grondona, a quien acompañó hasta el último día de su vida.

"Mi relación personal con Julio Grondona es simple. Hay que partir de la base de que estar sentado en esta silla, a cuarenta centímetros de la silla del vicepresidente de la FIFA, no es algo logrado por concurso", había declarado Meiszner en alguna oportunidad. Luego del escándalo que explotó en mayo pasado con la detención de siete dirigentes, se alejó de la exposición mediática y casi no participó de las decisiones del organismo que regula el fútbol en la Argentina.

La semana pasada, ante el pedido de detención librado contra Meiszner, el propio Aníbal Fernández se había referido al tema: "Quiero creer que no tiene nada que ver, pero que lo investiguen", había dicho en rueda de prensa. "Si lo van a investigar, que metan el cuchillo hasta el hueso y que lleguen hasta donde tengan que llegar; si no, se mete a todos en la misma bolsa".

Fernández detalló que a Meiszner lo conoce "hace 35 años" y tiene "una excelente relación", aunque advirtió: "Hace muchos meses que no hablo".

fc/jp/ae/js

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas