Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El financiamiento colectivo online llega a la industria del real estate

Una plataforma propone a pequeños y medianos ahorristas invertir montos desde 10.000 pesos en inmuebles y apostar a su revaluación

SEGUIR
LA NACION
Lunes 14 de diciembre de 2015
0

Después de años de lidiar con restricciones que afectaron a la actividad, las expectativas de mejora repuntan en el mercado inmobiliario. En este contexto, la inversión en ladrillos adquiere nuevas formas, como reflejo de tendencias globales que llegan al país.

La conquista de la tecnología y la economía colaborativa sobre distintos sectores también alcanzó al real estate, que adaptó el crowdfunding a sus negocios. Mientras se expande en el mundo, y brilla sobre todo en los Estados Unidos, esta modalidad de financiación colectiva se constituyó en una opción en el mercado local desde el lanzamiento de Crowdium, una compañía del grupo nacional Newlink Capital.

Se trata de una plataforma de financiamiento colectivo, un modelo popularizado en el país por sitios como Idea.me, para impulsar proyectos de impacto social. En este caso, Crowdium aplica el concepto a proyectos inmobiliarios, y habilita a inversores pequeños y medianos a invertir online desde montos de $ 10.000. Es decir, permite a quienes no cuenten con lo suficiente para adquirir una propiedad, poner su dinero en activos inmobiliarios, sin negociaciones complejas. E incluso diversificar riesgos poniendo fichas en distintos proyectos.

"El modelo está pensado para clientes con capacidad de ahorro, cuyo antecedente en los últimos años podrían ser los que invertían en cocheras o camas náuticas. Es gente que tiene ahorros que puede inmovilizar, que no llega a 100.000 o 150.000 dólares para comprarse un departamento, y quiere invertir en inmuebles porque es un resguardo de valor y revalorización", dice Mariano Nejamkis, ex fundador y líder de Zonaprop.com, CEO de la compañía lanzada en noviembre.

La alternativa no es apta para ansiosos. El plazo mínimo para que la inversión rinda frutos es de tres años, en los primeros inmuebles disponibles. A una tasa que oscila en esos proyectos, entre 10 y 17,5% anual en dólares. Por caso, estima Nejamkis, en el proyecto Riviera, (un edificio ubicado frente al Puerto de Olivos), la rentabilidad esperada a tres años es de entre 30 y 35%. "El cliente invierte pesos y retira pesos al final del periodo, pero al precio del dólar", explica. En el caso de la Estancia Villa María, en la zona Sur de Buenos Aires, la promesa de rentabilidad es de entre 60 y 70% a cuatro años. En cada caso, habrá que hacer el cálculo sobre la conveniencia contra otras opciones de inversión, como plazos fijos, con tasas mayores al 20% anual.

En cuanto al riesgo, la selección de inmuebles que se ofrecen en la plataforma, dice el CEO de Crowdium, tiene algunas cualidades: "Debe ser un proyecto de bajo riesgo, con un buen recorrido de precios esperado, por la zona o por el producto, de calidad premium". El negocio, amplía, se agranda porque la empresa se encarga de lograr un menor precio al del mercado, que mejora la rentabilidad. Mientras se espera el momento para la venta, Crowdium los inmuebles son alquilados y la renta se reparte.

Aunque las primeras propuestas de inversión son unidades en los inmuebles mencionados, a futuro, los inversores encontrarán en la plataforma desarrollos de pozo, oficinas con contratos de alquiler a largo plazo, loteos en emprendimientos exclusivos y otros.

El vehículo financiero sobre el que se erige Crowdium es un fideicomiso, en el que participan los inversores que, en principio, se estima entre 100 y 200. Aunque en proyectos más grandes podrían multiplicarse.

Del otro lado, la propuesta para los desarrolladores es financiar proyectos, con una nueva cuota de clientes antes ajenos al mercado.

El especialista José Rozados, director de la consultora Reporte Inmobiliario, considera que "el crowdfunding es vehículo potable", pero advierte a los inversores sobre el administrador de las inversiones de este tipo porque, "la plataforma puede ser buena, pero el negocio no". Por eso, dice, "la confianza, los antecedentes, son clave para saber si la inversión puede generar rentabilidad o la revaluación que se promete". Y agrega otro punto a tener en cuenta: la liquidez que puede tener el producto, es decir, qué posibilidades concretas existen de salir del negocio. A la luz del cambio de gobierno, el experto pone un signo de interrogación en la atracción del financiamiento colectivo en mercados donde hay crédito hipotecario accesible. Algo que, a su entender, no ocurrirá en el corto plazo en la Argentina. Aunque, es sabido, la inversión en ladrillos en la Argentina tiene un componente aspiracional.

El modelo de crowdfunding se expande en el mundo y en el país; las claves de su funcionamiento

El mecanismo

Inversores

Apunta a pequeños y medianos inversores que estén dispuestos a esperar la revaluación de los inmuebles por un mínimo de tres años

Cuánto

La plataforma local admite montos desde los 10.000 pesos, aunque espera que un promedio mayor, en torno de los 100.000 y 200.000 pesos

Ejemplo

Una propiedad de $ 10 millones se divide en 1000 participaciones de $ 10.000 cada una que se ofrecen en inmobiliarias o se autogestionan online

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas